Nordea: el IFO alemán pone más presión sobre el BCE para lanzar un QE a la europea


El índice IFO alemán, tomado como indicador adelantado de la actividad empresarial en el país, ha firmado su cuarta caída consecutiva, sembrando dudas sobre la fortaleza de la locomotora germana. Como observa Holger Sandte, jefe de análisis europeo de Nordea, ha caído la actividad productiva, pero también el sentimiento en el sector minorista. “Eso es preocupante porque el consumo privado es el principal motor de crecimiento para la economía alemana”, indica. En cambio, el sentimiento ha permanecido estable en el sector de la construcción.

Los resultados de este indicador del clima empresarial alemán, realizado a partir de una encuesta en la que se mide el clima económico, la situación empresarial actual y pronósticos para el futuro, llegan después del preocupante dato del PIB germano en el segundo trimestre, cuando se contrajo un 0,2%. El experto de Nordea considera que, en ausencia de la publicación de datos del tercer trimestre, lo que indica el IFO es que no se debería esperar “más que un repunte técnico respecto al segundo trimestre, no una mejora guiada por el momento de mercado”.

Sin embargo, la opinión de Sandte es que Alemania no está tan sujeta a posibles reformas internas como bajo el influjo de shocks externos: “Lo mejor que podría ocurrirle a la economía alemana sería una relajación de las tensiones geopolíticas y que Francia haga esfuerzos verdaderos por revivir su economía, que va más allá de reemplazar al gobierno. Mientras que no estoy seguro de lo primero, soy escéptico con lo segundo”.

Llegados a este punto, el representante de Nordea emula a Hamlet al preguntarse “¿QE o no QE?”. Considera probado que estos datos no van a hacer más que incrementar la presión sobre el BCE para que tome medidas más extremas con las que dar impulso a la recuperación, y “el QE está claramente en la cabeza de algunas personas del Consejo de Gobierno del BCE”.

Pese a que sobrevuele la sospecha de un programa de alivio cuantitativo, la visión de Nordea es que de momento no se producirá, al menos en los próximos meses, dado que todavía tienen que hacer efecto las medidas que anunció Mario Draghi en junio. Su evaluación de la situación concluye así: “¿QE o no? Dependerá de lo exitosos que sean los TLTRO y cuán bajas serán las expectativas de inflación en el cuarto trimestre de 2014 y el primero de 2015”.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente