No solamente de invertir vive Buffett


El estilo de inversión de Warren Buffett aparece reiteradamente en diferentes medios de comunicación como modelo de gestión que cualquier portfolio manager debería estudiar y analizar. Hay publicados numerosos libros y artículos que examinan las claves del éxito que ha llevado a su empresa, Berkshire Hathaway, a lograr un exceso de rentabilidad media anual sobre las T-Bills del 19%, cuando la media del mercado de renta variable ha sido del 6,1%.

Son archiconocidos los gustos inversores de Buffett: compañías bien establecidas, de negocios que posean una ventaja competitiva importante y sostenible en el tiempo y de fácil comprensión y, sobre todo, que estén baratas. Las compañías tipo son blue chips de negocios tradicionales y líderes en su sector.

Esta parte, de la que no me voy a ocupar, hoy día es la más conocida por los inversores y estudiantes de mercados financieros de todo el mundo. Sin embargo, el éxito de Buffett no radica única y exclusivamente en el proceso de selección de activos, como subraya un artículo recién publicado por The Economist. El artículo se basa, a su vez, en un estudio de dos investigadores de la Universidad de Nueva York y de AQR Capital Management.

Para estos investigadores, Buffett ha tenido dos aciertos importantes:

Primer acierto: aunque las compañías donde Buffett invierte tienen una beta baja y una rentabilidad esperada menor a las del conjunto del mercado, se ha demostrado que las compañías con beta baja tienen una rentabilidad ajustada al riesgo mucho mayor que las de beta alta.

Segundo acierto: el apalancamiento. La única manera de compensar esa rentabilidad esperada menor es apalancándose. Según The Economist, el apalancamiento medio ha sido de un 60% sobre el capital. Además, cuanto más barato te financies, más beneficio obtendrás a igualdad de retorno de tu inversión, como es obvio. Pues bien, Buffett se ha venido financiando de dos maneras fundamentales:

1) Vía bonos: al haber sido durante mucho tiempo AAA, sus costes de financiación por esta vía fueron relativamente pequeños.

2) Vía compra de compañías aseguradoras: podríamos decir que Buffett siguió la premisa de que “si no encuentras financiación barata, cómprala”. Buffett entró en el mundo asegurador en el año 1967 con una adquisición y el flujo del exceso de primas sobre las incidencias tenidas le ha venido reportando una financiación estable y a unos costes extremadamente bajos. Para hacernos una idea, la media de coste de financiación desde el año 1976 ha sido de 309 puntos básicos menos que la T-Bill y 381 puntos básicos menos que el tipo de la FED o 388 puntos básicos menos que el LIBOR a 6 meses.

Yo, si fuera un gestor de fondos de inversión, podría decir: “Así cualquiera obtiene rentabilidades”. Pero no lo voy a hacer. La gente que hace fácil lo difícil son genios e inimitables.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído