“No se puede comprar renta fija pensando en rentabilidades pasadas”


El mundo de las inversiones ha cambiado en los últimos años y, de cara a futuro, la clave estará en saber adaptarse a los nuevos tiempos. “No se puede comprar renta fija pensando en rentabilidades pasadas”, asegura Daniel Vaquero, director de inversiones de Popular Banca Privada. Desde J.P. Morgan AM consideran que el mayor riesgo actualmente en esta clase de activo es la duración y apuestan por productos de gestión flexible, al igual que desde Natixis Global AM.

Las tres entidades participaron recientemente en un evento organizado por la división de banca privada de Popular en Pamplona que reunió a 50 clientes de la ciudad. Este evento forma parte de la serie de encuentros que el banco está organizando por toda España junto a seis gestoras internacionales.

En términos generales, en opinión de Vaquero, la situación se mantiene estable, con un crecimiento global en el entorno del 3,5% previsto para este año, una “cifra razonable, pero con una composición distinta”, pues, si bien en los últimos años la fortaleza mundial se basaba en los emergentes, actualmente, son los países desarrollados los que más aportan a ese crecimiento global. “En definitiva, se están ajustando los equilibrios del mundo, aunque los emergentes volverán a liderar el crecimiento en el futuro”, asegura Vaquero.

El experto considera que las medidas de relajación monetaria que han implementado los distintos bancos centrales en los últimos años han estado justificadas, si bien, “han influido en los activos y todos lo hemos sufrido”. Ahora llega el momento, al menos en Estados Unidos, de retirar esos estímulos y Vaquero considera que la Fed perdió una buena oportunidad en su reunión de septiembre para ir “normalizando la situación” y cree que, si bien, la hoja de ruta está clara (el retirar los estímulos), queda abierta la cuestión del cuándo se hará. “La Fed va a retirar los estímulos no por miedo a un repunte en la inflación, sino porque la economía va dando muestras de fortalecimiento”, dice. “Así que es importante que la retire pero sin crear más distorsiones de las que ya ha provocado en los mercados”.

En la firma de banca privada creen que los tipos se irán normalizando al alza en los próximos años, si bien, recuerda que “no se puede comprar renta fija pensando en rentabilidades pasadas”.

“Tenemos que acostumbrarnos a gestionar en un entorno menos confortable para la renta fija. Hay valor pero ya siendo más selectivos y gestionando de manera más táctica”, explica Vaquero, quien recuerda que no existe un sustituto perfecto para el depósito. En la entidad, el año pasado ya estaban infraponderados en este tipo de activo y actualmente apuestan por una gestión flexible, que permita capturar las mejores oportunidades del mercado. Así, en renta fija han eliminado el riesgo, potenciando la parte más conservadora del activo y, por el contrario, asumiendo mayor riesgo en la parte de la renta variable de las carteras.

Pilar Martí-Fluxá, de J.P.Morgan AM, coincide con Vaquero en que el mayor problema actual es cómo afrontar la gestión de la renta fija. “El mayor riesgo actualmente es la duración así que lo mejor es evitarlo con una gestión flexible, con productos que puedan moverse entre distintas estrategias. Se trata de aprovechar las oportunidades y, en crédito, hay que ser más selectivo y diversificar bien”, asegura.

"Nos enfrentamos a un periodo más complicado con los niveles actuales de tipos de interés y un escenario de posible subida de tipos. Por ello es clave incluir en la cartera estrategias de renta fija global y flexible que diversifique a nivel geográfico y cuente con calidad crediticia, que harán más robusta y sólida la cartera de los inversores y al mismo tiempo son capaces de encontrar el retorno allá donde este. La renta fija global permite mejorar los riesgos de una cartera que actualmente suelen estar sobre expuestas tanto a España, como a Europa", dice Christian Rouquerol, de Natixis Global AM.

En cuanto a España, el director de Inversiones de Popular Banca Privada reconoce que es difícil hablar de brotes verdes con crecimientos estimados de entre el 0,2% y el 0,7% para 2013. Sí que destaca ciertos síntomas de mejora y, en todo caso, cree que lo que ha variado principalmente ha sido la percepción que del país se tiene en el extranjero. “Se han hecho reformas, se han hecho los deberes y eso se percibe”, dice. “Lo pero del ajuste macro podemos decir que se habría pasado ya”. En todo caso, recuerda que un aspecto es la situación macroeconómica de un país y otra los mercados financieros, de ahí, que la bolsa española esté siendo una de las mejores de todo el mundo este año.

Respecto a los mercados emergentes, Rouquerol destaca que con la retirada de estímulos por parte de la Fed, las estrategias de carry trade que se han implementado en los últimos tiempos perderán su atractivo y se mantiene la duda de que estos países mantengan su fortaleza sin las entradas de nuevos flujos de capitales. En general, cree que los fundamentales de estos países son buenos y que el riesgo que hay que vigilar es, principalmente, la inflación.

Por productos concretos, las apuestas de las entidades serían el Gestión Flexible de Popular Banca Privada, el JPMorgan Global Income, de J.P.Morgan AM y el Loomis Sayles Multisector Income, de Natixis Global AM.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído