Tags: Renta Variable |

No se haga demasiadas ilusiones con el reciente rebote del value frente al growth


El mercado está rotando; el value ha vuelto. Tras años quedándose atrás a favor del growth, en la última semana las compañías de sectores cíclicos están acelerando en las subidas frente a empresas de nichos catalogados como defensivos. La banca, las energéticas, el retail… son las industrias que mejor se están comportando al calor de los renovados estímulos monetarios. Pero para Didier Saint-Georges, miembro del comité de inversión de Carmignac, aún es pronto para hacerse ilusiones con el cambio de tendencia.

Primero, porque hay que entender qué tipo inversión se comporta mejor en cada momento del ciclo:

Captura_de_pantalla_2019-09-18_a_las_12

En 2015, en plena fase de recuperación económica, había que estar en renta variable, especialmente cíclicos. En cambio en 2018, en la fase tres, cuando los bancos centrales ajustaron su política monetaria pese a la ralentización de la economía, la liquidez era el rey. Ahora Saint-Georges diría que estamos en la fase cuatro. Es decir, que los activos clave serían la renta fija y los sectores growth. Y así ha sido durante buena parte del año.

La duda es cuándo se moverá el ciclo de vuelta a la fase 1, la de recuperación. No sería la primera vez que los mercados se anticipan a ese giro en la tendencia. Ya vimos un fuerte rally de ello en la segunda mitad de 2016, que luego se templó y se revirtió de vuelta a favor del growth.

Es demasiado pronto, insiste Saint-Georges, porque hay países que aún están en fase de desaceleración. Por ejemplo, Estados Unidos, que alargó la fase final del ciclo gracia a los recortes fiscales del año pasado. También ve seria la situación en China. Y aunque el gobierno chino está apoyando a la economía con estímulos monetarios, estos no están al nivel de los empleados en 2015. “China es consciente de que los paquetes de liquidez anteriores han ido a fomentar la vieja economía. Tiene un plan para reequilibrar su sistema, pero necesariamente tiene que pasar por una fase de desaceleración. Lo que pasa es que justo coincidió con la guerra comercial”, explica el experto.

Es comprensible que tras años de ensanchamiento del spread entre value y growth los inversores se quieran adelantar al rerating. “Pero hay una clara razón por la que los inversores cíclicos siguen decepcionados”, cuenta Saint-Georges. Y lo explica con el siguiente gráfico:

Captura_de_pantalla_2019-09-18_a_las_12

Estamos en un mundo de bajo crecimiento. Y de esa tarta cada vez más pequeña solo unos pocos se reparten la mayor parte. De ahí que el dinero fluya hacia las (pocas) compañías que logran rascar una mejora de beneficios, por muy caras que coticen.

¿Entonces? ¿Si no es value, significa que hay que seguir comprando valores growth ¿Pues con las elevadas valoraciones, Saint-Georges tampoco lo ve como una opción clara y generalizada. Así que, si es demasiado temprano para entrar en unos y demasiado tarde para los otros, significa que los inversores deberán hacerse a la idea que la rentabilidad que podrán rascar de la beta del mercado será muy baja. “Ahora es poco útil hacer una apuesta por la direccionalidad”, asegura el experto.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído