No nos dejemos llevar por las modas


Hace unos días vivimos la exitosa salida al mercado de la red social Twitter que provocó que las acciones se revalorizasen un 72,69% en su primer día de cotización, debido a una extraordinaria interés por las acciones de la compañía. Hay que recordar que cuando cualquier inversor toma una decisión de compra de acciones, lo que esta comprando son los beneficios futuros de la misma. En el caso de Twitter, con los resultados actuales de la compañía no podríamos justificar de ningún modo la compra de las acciones, pero hagamos un simple análisis de sus expectativas de futuro, basado en los datos que nos ofrece Bloomberg acerca de las estimaciones del mercado.

En el año 2013 la compañía espera acabar con unos ingresos de 534,46 millones de dólares, lo que supondrá un EBITDA  de 52,3 millones, si bien en beneficio neto se quedaría en negativo (-0,19 centavos por acción).

Para 2014, se estima que la compañía incremente sus ventas “solo” un 78.95% hasta los 1145.31 millones, para generar un EBITDA de 180,04 millones, aunque en beneficio neto sigue quedándose en negativo: esta vez  en -0,02 centavos por acción.

En 2015 parece ser el año en el cual Twitter pasaría a tono positivo en sus resultados, con un crecimiento de ventas estimado del 58,84% hasta los 1819,17 millones, por los que generaría un EBITDA  de 362,42 millones y en este caso el beneficio por acción se situaría en positivo de 0,16 centavos lo que, sobre los niveles actuales, supondría un PER de unas 270x.

Visto que aún no queda suficientemente justificada una inversión, sigamos mirando de cara a un futuro halagüeño.

En 2016, si creciesen sus ventas en un 56,52%, se situarían las ventas en 2847,44 millones, para un EBITDA de 720,11 millones. En este caso el benéfico se disparará hasta los 0,48 centavos por acción, lo cual supone un PER de unas 90x.

Pero bueno, es una empresa que tiene unas altas tasas de crecimiento, ya que en 2017 se estima que crezca otro 60,35% sus ventas, lo que supondría unas ventas de 4565,83 millones, por los que generaría un EBITDA de 1.524 millones y un beneficio por acción de 1,28 (PER de 33.5x).

En resumidas cuentas, tendremos que esperar más de 4 años para ver unas valoraciones que no nos den algo de vértigo, esperando unos crecimientos espectaculares, lo cual hay que recordar que son estimaciones, y ya sabemos como resultan las estimaciones a medida que nos alejamos en los plazos.

El ruido del corto plazo hace imposible estimar, al igual que en cualquier compañía, cuál va a ser el comportamiento de la misma. Y en el largo plazo, aunque la compañía pudiera tener un comportamiento positivo, considero más acertada la inversión en multitud de compañías alternativas, con una larga trayectoria, líderes de sus respectivos mercados, con una importante posición de caja, con planes de recompra de acciones y con unas estimaciones para un plazo similar mucho menos exigentes en crecimientos pero que ofrecerían descuentos mucho más atractivos. ¿Cuáles serían estas compañías? Pues, a pesar del gran comportamiento del S&P 500, compañías como Boeing, Johnson & Johnson, Cisco, Procter & Gamble...... podrían ser buenos ejemplos.

Aunque me pueda perder alguna moda, con su correspondiente comportamiento espectacular, evitaré el consiguiente paso de la misma, ya que considero que la rentabilidad/riesgo que ofrece la compra de acciones de Twitter no compensa sobre una larga lista de valores.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído