Tags: Europa | Japón |

No, ¡la zona euro no es Japón!


TRIBUNA de Christophe Morel, economista Jefe de Groupama Asset Management. Comentario patrocinado por Groupama AM.

En un contexto de muy bajos tipos de interés, incluso negativos, y baja inflación, el espectro de una japonización de la economía europea ha resurgido con fuerza desde principios de año. Aunque la zona euro tiene similitudes con el Japón de los años 90, su potencial de crecimiento actual debería evitarle cualquier riesgo de estancamiento, siempre que haya progreso en la gobernanza europea.

Desde principios de año, el tema de la japonización de la economía europea ha regresado con fuerza en la escena mediática. Es cierto que el momento es particularmente oportuno ya que los tipos de interés en la zona euro han alcanzado un nuevo mínimo histórico. El contexto macroeconómico en el Viejo Continente, marcado por un crecimiento lento y una inflación desesperadamente baja, también es propicio para el resurgimiento del espectro de la japonización.

Está claro que la zona euro tiene similitudes con la situación que Japón ha experimentado desde principios de la década de los 90: una crisis financiera y económica mundial, un problema de deuda privada, además de la deuda pública y, finalmente, una débil articulación entre políticas fiscales y monetarias. Los propios mercados financieros están transmitiendo claramente este mensaje de una japonización con, por un lado, los tipos de interés de los países core a cero o incluso negativos y, por el otro, los mercados de acciones europeas, al igual que el mercado de acciones japonés, que recientemente no han tenido una tendencia alcista. La actual debilidad de la inflación en Europa, a pesar de la recuperación del crecimiento económico, oscurece aún más el panorama de la zona euro.

Potencial de crecimiento alcista en la Eurozona
Todos los ingredientes juntos parecen, a primera vista, validar la tesis de la japonización de la economía europea. Sin embargo, puede ser excesivo, por no decir prematuro, caer en la trampa. Y por una buena razón: ¡la zona euro claramente no es Japón! De hecho, a diferencia de Japón, donde el crecimiento nominal del PIB es casi cero desde hace 30 años, el PIB nominal en la zona euro ha estado en una tendencia alcista en los últimos años. Esta tendencia también debería seguir aumentando gracias, sobre todo, a la demografía del Viejo Continente.

Por supuesto, como muchos países desarrollados, Europa se enfrenta al desafío del envejecimiento de la población y, en última instancia, a una caída de su población activa. Sin embargo, la extensión del fenómeno está fuera de toda proporción con Japón. De hecho, se espera que la población activa deje de disminuir en Europa en 2030, mientras que ha estado disminuyendo en Japón desde principios de la década de los 90 hasta el punto de ser un pozo sin fondo. Además, a diferencia de Japón, que casi no tiene inmigración, Europa ha demostrado recientemente su capacidad para abordar el problema demográfico a través de la inmigración, sobre todo Alemania. Esta política migratoria en Europa, que no ha estado exenta de consecuencias para su estabilidad, hace posible que la zona euro mantenga una población activa dinámica.

Ningún escenario de deflación en Europa
Además, el nivel de endeudamiento de la zona euro está lejos de la de Japón. Las cifras hablan por sí solas: la deuda pública alcanza el 240% del PIB en Japón frente al 85% en la zona euro y la deuda corporativa es el 160% del PIB en Japón frente al 105% en la zona euro. Por lo tanto, ni la dinámica ni los niveles de endeudamiento en la eurozona pueden compararse hoy con la situación japonesa.

Aún más, el funcionamiento del mercado laboral en Europa le permite, en esta momento, protegerse frente a cualquier riesgo deflacionista. De hecho, la mayor rigidez del mercado laboral europeo protege de la caída de los salarios nominales, a diferencia de Japón. Esta situación se explica por el hecho de que la tasa de cobertura de la negociación colectiva y la protección de los empleados son más altas en Europa que en Japón. Por lo tanto, ahora estamos descartando cualquier escenario de deflación para la eurozona, contrariamente a lo que Japón ha podido experimentar en los últimos años.

Contexto de estanflación prolongada
Sin embargo, la zona euro está lejos de estar completamente fuera del peligro. De hecho, continúa presentando ciertas características de un proceso de japonización. Europa sigue debilitada por el peso de sus deudas (públicas y privadas) en un contexto donde los tipos de interés se mantendrán muy bajos durante un largo periodo de tiempo. Por otro lado, si se descarta cualquier escenario de deflación en la actualidad, la zona euro, como todos los países desarrollados, todavía se enfrenta a un entorno de estanflación prolongada marcada por un crecimiento lento, envejecimiento de la población activa, baja inflación, expectativas de inflación a largo plazo amenazadas con quiebra, endeudamiento elevado y, finalmente, políticas monetarias con margen de maniobra reducido. Por lo tanto, Europa tiene mucho que ganar al fortalecer y consolidar su arquitectura institucional para lograr una mejor articulación de las políticas monetarias y presupuestarias, a fin de evitar cualquier estancamiento en la crisis económica.


AVISO LEGAL

Este documento está destinado exclusivamente para fines informativos.
Groupama Asset Management y sus filiales declinan toda responsabilidad en caso de alteración, cambio o falsificación de que este documento pudiese ser objeto.
Las informaciones contenidas en este documento son confidenciales y están reservadas al uso exclusivo de sus destinatarios.
Queda prohibida la modificación, uso o difusión total o parcial no autorizada.
Rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras.
Todo inversor debe tener conocimiento previo a cualquier inversión del Folleto o del documento de datos fundamentales para el inversor (KIID) de la IIC en cuestión. Estos documentos y cualquier otro documento de publicación periódica se pueden obtener gratuitamente mediante una simple solicitud a Groupama AM o a través de la web www.groupama-am.com.
Las informaciones contenidas en dicho documento se basan en fuentes que consideramos fiables, pero no garantizamos que sean exactas, completas o válidas.

Este documento ha sido elaborado sobre la base de informaciones, proyecciones, estimaciones, expectativas y suposiciones que tienen un componente de juicio subjetivo. Los análisis y conclusiones son la expresión de una opinión independiente, formada a partir de la información pública disponible en una fecha determinada y después de la aplicación de una metodología propia de Groupama AM.
Teniendo en cuenta el carácter subjetivo e indicativo de estos análisis, no constituyen un compromiso o garantía de Groupama AM o asesoramiento personalizado de inversión.
Este documento no contractual no constituye de ninguna manera una recomendación, una solicitud de oferta, ni una oferta de compra, de venta o de arbitraje, y en ningún caso debe interpretarse como tal.
Los equipos comerciales de Groupama Asset Management y sus filiales están disponibles para que pueda obtener una recomendación personalizada.

Profesionales
Empresas