Tags: Gestores |

No intente predecir datos macro o eventos políticos: no sirve para nada


A menudo, los gestores de fondos se obsesionan con tratar de predecir la evolución económica y, concretamente, el PIB. Realizan exhaustivos análisis para tratar de determinar cuál será el dato de crecimiento del próximo trimestre. El problema es que tanto esfuerzo podría servir para muy poco en materia de inversiones. “El crecimiento económico no se traslada a los retornos de la renta variable. Puedes predecir el PIB, pero al mismo tiempo las bolsas ofrecer rentabilidades muy negativas. El PIB no es un buen predictor del comportamiento de los mercados”, asegura Ian Ormiston, gestor de renta variable europea en Old Mutual Global Investors en la presentación celebrada por la entidad en Oxford (Reino Unido).

En la firma se muestran convencidos de que una de las razones que explica el hecho de que muchos gestores no sean capaces de batir a los índices de referencia frente a los que se comparan sus productos es la insistencia de estos profesionales en tratar de predecir eventos o datos macroeconómicos. Hacerlo supone una labor muy complicada e inútil. En Old Mutual Global Investors ésta es una convicción muy extendida. Además de Ormiston, la defiende Ian Heslop, cogestor del Old Mutual Global Equity Absolute Return, fondo con las calificaciones Favorito de los Analistas y Blockbuster Funds People. “Aunque aciertes en tu predicción, queda una segunda parte: averiguar cómo va a reaccionar el mercado”, subraya.

En su opinión, las lecciones de los últimos años deberían servir como un importante recordatorio para aquellos que se dedican a intentar anticipar el futuro y posicionarse para sacar partido de su predicción, dado que los mercados reaccionan a menudo de manera imprevisible. Se pueda dar la paradoja de que dos hechos en apariencia muy similares podrían ser interpretados de manera muy diferente por los inversores. Lo vimos con el BCE. En 2015, durante los 30 días posteriores a los estímulos monetarios anunciados el 22 de enero por Mario Draghi, el EuroStoxx 50 reaccionó con una subida del 5%. Sin embargo, el 10 de marzo de 2016 el presidente de la autoridad monetaria anunció más estímulos monetarios y, durante los 30 días siguientes, el índice paneuropeo cayó un 2%.

Dicho de otra forma: el gestor que hubiese anticipado en marzo de 2016 el nuevo programa de compra de activos del BCE y se hubiese posicionado pensando en una reacción del mercado similar a la de 2015 se habría equivocado. Otro ejemplo muy claro lo vimos con el comportamiento registrado por el mercado tras la fuerte depreciación del renminbi. En agosto de 2015 la divisa china se depreció un 3%, lo cual fue recibido durante el siguiente mes por el MSCI World con una caída del 7%. En mayo la caída del yuan fue del 2% y, sin embargo, el índice global de renta variable no registró variación. ¿Y qué decir de lo sucedido en 2016 con el triunfo contra todo pronóstico del Brexit o de la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos?

“Reconozcámoslo. Casi nadie predijo que los partidarios de abandonar la UE iban a ganar el referéndum. Y, sin embargo, lo hicieron. Pero eso no significa que los que hubiesen acertado con su predicción también hubiesen dado en el clavo con el posicionamiento”, afirma Heslop. Hagamos memoria: antes del referéndum, muchos de sus clientes se mostraban preocupados por la exposición a bolsa británica y, paradójicamente, fue el mercado que mejor se comportó. Y no solo eso. Durante los siete días posteriores al 15 de junio, el FTSE 100 subió un 5% ante la expectativa de que, tal y como arrojaban las encuestas, se impusiese la opción de la permanencia. A partir del 23 de junio, una vez conocido el resultado del referéndum, el FTSE 100, lejos de corregir, subió otro 3% durante los siguientes siete días. Los problemas también afectaron a los gestores de renta fija.

Según explica David Simner, gestor del Fidelity Euro Short Term (producto con calificación Blockbuster Funds People), “un gestor que hubiese sabido con antelación el resultado del referéndum habría posicionado su cartera de forma defensiva, primando la deuda pública frente a los activos de riesgo, como es lógico. Quien lo hubiese hecho habría sido un héroe en los dos días posteriores a la celebración del referéndum, pero a mediados de la siguiente semana estaría registrando un peor comportamiento que el mercado. Esto es algo increíble, que demuestra hasta qué punto los mercados se han vuelto impredecibles. El escenario es tan complejo que, aunque tuvieses la habilidad para saber de antemano lo que va a suceder a nivel político o económico, podrías tomar decisiones equivocadas”.

¿Y qué decir el caso más reciente, el de las elecciones de Estados Unidos? Algunas entidades llegaron a pronosticar caídas superiores al 10% en caso de que el candidato republicano ganase las elecciones, una posibilidad a la que las encuestas daban una probabilidad muy baja, de apenas el 10%. Y, sin embargo, desde el 8 de noviembre, el S&P 500 ha subido casi un 10%. “Pronosticar los eventos macro no solo es muy difícil, sino contraproducente. Lo que funciona hoy, podría no hacerlo mañana. Si quieres crear una cartera consistente a lo largo del tiempo, tienes que crearla de forma que esté muy diversificada por estilos de inversión. Si apuestas por una cartera value, te irá bien en algunos periodos, cuando ese estilo esté de moda, pero mal en otros. Lo mismo ocurre con el momentum, growth, baja volatilidad… Lo que funciona hoy, podría no hacerlo mañana, por eso es necesario no quedarse anquilosado e ir adaptando la cartera”, indica Heslop.

Su visión coincide con la de otros muchos profesionales de la industria, que consideran que tratar de predecir datos macro o eventos políticos es perder el tiempo. "No tiene sentido. Es muy difícil calcular cuál será el impacto de los eventos políticos en los mercados. Tanto el Brexit como la victoria de Trump han tenido una influencia muy breve en los mercados por lo que, a la hora de realizar tu trabajo como gestor, lo que te dice la experiencia es que, cuando se producen estos eventos, en realidad apenas tienes que hacer nada. Simplemente debes mantener la cabeza fría y ser fiel a tus convicciones", resume Christian Schoen, miembro del consejo y responsable de ventas institucionales en Erste AM, quien acaba de estar de visita en España para presentar el Erste Bond Emerging Markets Corporate, fondo con la calificación Consistentes Funds People.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído