Tags: Renta Fija |

Joachim Fels (PIMCO): "No hay recesión, hay moderación pero aún crecimiento"


Sonaba hace tiempo una canción que decía que cualquier tiempo pasado nos parece mejor. En los mercados sucede a menudo, especialmente en ejercicios como el actual en los que invertir sorteando la volatilidad es un reto. Mientras, la economía americana vive su segundo mayor ciclo expansivo de la historia. Se mantiene el crecimiento, pero ralentizado. Esta es una de las claves del mensaje que Joachim Fels, Director general y Asesor económico mundial de PIMCO, se ha encargado de transmitir en Madrid la semana pasada. "Ha empezado ya la última parte del ciclo aunque no estamos aún cerca del final".

Las perspectivas que maneja PIMCO para los próximos 12 meses así lo reflejan. El pico del crecimiento económico se habría alcanzado entre finales de 2017 y principios de 2018, y es en este año en el que la economía global en su conjunto atraviesa una suerte de punto de inflexión caracterizado por la debilidad del bloque emergente, Europa y Japón frente a EE.UU. cuyo dinamismo marca la divergencia. 

Así, de un año 2017 caracterizado por el crecimiento económico sincronizado, nos movemos hacia un 2019 marcado por la sincronización pero, esta vez, de desaceleración económica. La clave, a día de hoy, la tiene la economía de EE.UU. que a partir del año que viene verá diluido el efecto de estímulo fiscal de la política impositiva de Trump al tiempo que se notarán los efectos del endurecimiento financiero derivado del aumento del dólar y el progresivo ajuste monetario de la Fed. A partir del año que viene, se espera que otros de los principales bancos centrales se sumen al endurecimiento monetario.

Según la visión de mercado de PIMCO, el riesgo más relevantes en el corto plazo deriva de la política comercial a nivel mundial. Dentro de Europa, la situación italiana y la reacción de los mercados, así como la estrategia de salida del BCE y sus implicaciones en el mercado de bonos y divisasww. 

De momento, la gestora aleja el riesgo recesión pues no ven indicadores de sobrecalentamiento de la economía americana. Según Fels, en los próximos seis o 12 meses tendrán más señales para predecir una recesión, aunque para ellos la fecha clave es 2020. "Las expansiones económicas no se mueren de viejas, siempre hay algo que las mata. Esperemos que no sea la Fed".

Implicaciones para los mercados.

Según la casa americana, no se sabe cuando el mercado se dará la vuelta, si bien la curva de rendimientos del Tesoro casi invertida indica que estamos al final del ciclo. Y es en esta última parte cuando "las valoraciones están más ajustadas en todos los activos (crédito, bonos, acciones) por lo que es fácil pillarse los dedos", señala Fels. "Estamos entrando en un entorno de mayor volatilidad; es tiempo de ser cauteloso y centrarse en activos líquidos que sean capaces de reaccionar cuando aumenta la volatilidad". "Aunque otro riesgo de fin de ciclo es vender demasiado pronto", y quedarse fuera de mercado.

Por activos, y dado que "en la última parte del ciclo el crédito corporativo se comporta peor que la renta variable", en su posicionamiento estratégico están neurales en acciones e infraponderados en crédito. Si embargo, dentro de la parte de crédito sí les gusta los bonos de titulización hipotecaria no emitido por agencias (non-agency residential mortgage), adecuado para este momento del ciclo. Además, los bonos ligados a la inflación pueden resultar interesantes como cobertura de la inflación, un elemento de riesgo más en el corto plazo. En términos de duración, mantienen una infraponderación fuera de EE.UU., concretamente en Japón y Reino Unido. 

Otra oportunidad de inversión se puede encontrar en materias primas, un sector que lo hace bien hacia el final de las fases de expansión económica.

Respecto a los mercados emergentes, Fels demanda una mayor claridad antes de aumentar el posicionamiento, aunque de forma selectiva pueden encontrar oportunidades. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído