“No es momento de heroicidades, sino de sobrevivir a la crisis”


“Los 100.000 millones de euros que Europa ha puesto encima de la mesa para salvar a las entidades financieras españolas en problemas no constituye en sí misma una solución duradera para la crisis de deuda, sino una mera forma de ganar un tiempo que resulta imperioso para sacar adelante el plan maestro que necesita Europa”. Así lo considera Asoka Wöhrmann, responsable de inversiones y director de DWS Fund Management, quien además señala a la reunión del Consejo de la UE prevista para finales de esta semana como el momento en el que se podría dar a conocer dicho plan.

En un artículo publicado por el experto de DWS Investments, Wöhrmann afirma que mientras no se produzca un avance claro por parte de las autoridades gubernamentales en ese sentido, existen pocas razones para abandonar la postura de neutralidad que predomina en todas sus carteras. “No es momento de heroicidades, sino de sobrevivir a la crisis”. El resultado de las elecciones griegas ha disminuido las tensiones después de muchas semanas decepcionantes, si bien Antonis Samaras tendrá que encontrar una fuente de ahorro y ocuparse de algunas de las cuestiones presupuestarias pendientes para que la troika le conceda fondos adicionales, asegura.

A su juicio, ésta sería la única manera para evitar un impago. La envergadura de la tarea que tiene por delante puede ser incluso mayor, ya que Grecia sigue inmersa en una complicada situación económica. “La economía interior, el comercio exterior, la posición de liquidez… todo permanece igual o, como el equilibrio presupuestario, en peor situación que nunca”. Por este motivo, Wöhrmann entiende que el escabroso viaje que ha iniciado Europa no termina con las elecciones griegas; “en el mejor de los casos, hemos sorteado algunos obstáculos que ya están fuera del camino, pero aún queda el tramo más largo”.