Nicolas Walewski se incorpora al Old Mutual European Best Ideas


Nicolas Walewski, fundador de Alken Asset Management, ha sido seleccionado como uno de los gestores del Old Mutual Best Ideas Fund, un  producto multigestor que combina las mejores ideas de inversión de hasta diez gestores estrella de renta variable europea.

La incorporación de Walewski, que llevaba más de un año siendo seguido por el fondo de Old Mutual, se realiza para equilibrar la cartera del producto, que recientemente había adquirido un cierto sesgo hacia crecimiento con la entrada de Daniel Nickols (de Old Mutual GI). 

Lee Freeman-Shor, el gestor y creador del Old Mutual European Best Ideas, destaca que Walewski aporta un estilo de valor distinto al de otros gestores que ya forman parte del equipo del fondo. “Los gestores ven buenas oportunidades y no temen una caída del mercado. No tienen una visión negativa desde el punto de vista macro. Esperan buenos resultados para los próximos tres años”, asegura Freeman-Shor. 

“El entorno ya no es binario, de risk on/ risk off. Y una muestra del optimismo es que los gestores, que pueden tener hasta un 25% en efectivo, están ahora todos completamente invertidos”, agrega.

El fondo ha conseguido batir a su índice de referencia, el MSCI Europe, desde su lanzamiento y en cada uno de sus años de existencia, salvo en 2011. En lo que va de año, el fondo obtiene una rentabilidad del 13,22%, frente al 8,8% del índice, con datos a 16 de agosto recogidos por Fund Radar, la herramienta de búsqueda de fondos de Allfunds Bank para Funds People. En cinco años, el producto obtiene una rentabilidad del 40,12% frente al 4,46% del MSCI Europe.

El fondo, que nació como Skandia European Best Ideas, ha cambiado de nombre tras la compra de Skandia por parte de Old Mutual y acaba de obtener el rating cualitativo “Gold” de S&P Capital IQ. Ha cumplido cinco años de historia y cuenta con un patrimonio de unos 250 millones de euros.

“Queremos generar alfa a partir de las mejores ideas de los mejores gestores. Cada gestor selecciona 10 valores. Puede invertir hasta un 25% en un solo valor, lo que implica que ningún valor pesa más del 2% de la cartera total”, comenta Freeman-Shor.

“Queremos que la cartera total del fondo tenga una porción activa (Active Share) alta. Queremos que la cartera sea muy distinta del índice”, señala. El objetivo es que el 80% de la cartera del fondo sea diferente del índice de referencia.

Con la entrada de Walewski (que coincidió con la salida de Cedric de Fonclare, de Jupiter, y de Raj Shant, de Newton), el número total de gestores dentro del fondo es de nueve (el máximo es de diez). Los otros gestores seleccionados son Damien Lanternier (L'Echiquier), James Inglis-Jones (Lion Trust), Crispin Odey (Odey AM), Dirk Enderlein (Wellington), Daniel Nickols (Old Mutual GI), Richard Plackett (BlackRock), Marc Renaud (Mandarine) y Henrik Husted Knudsen (Danske).

Rotación baja
Freeman-Shor explica que cualquier cambio de gestor, de ahora en adelante, seguramente se haría sólo por necesidades de construcción de la cartera. En los últimos años, por ejemplo, decidió incorporar a dos gestores de renta variable de Reino Unido (Nickols y Plackett) al considerar que la inversión en libras puede ofrecer protección natural en momentos de caída del mercado.

“Buscábamos reducir las caídas. Analizamos la posibilidad de utilizar opciones y derivados como cobertura pero no encontramos ninguna fórmula que funcionara. La libra es una buena protección y por eso incorporamos dos gestores británicos que ya hacía tiempo que estaban en el fondo global”, destaca.

Para Freeman-Shor, la ejecución es fundamental. Por eso exige que cualquier gestor que se pueda incorporar al fondo maneje una cartera de prueba al menos durante un año (lo normal es que sean dos) para analizar al detalle todas sus operaciones. “La ejecución es más importante incluso que las ideas”, dice.

Hace algún tiempo, tuvieron conversaciones con Bestinver para incorporarles al fondo, pero no se concretó un acuerdo. “Ellos no estaban muy convencidos y a nosotros nos parecía que tenían un sesgo muy marcado hacia valores pequeños”, explica Freeman-Shor.

El fondo evita los valores poco líquidos. “No queremos valores muy pequeños, me obsesiona la liquidez”, señala. Además, busca gestores con baja rotación. El fondo usualmente mantiene una exposición alta hacia compañías medianas.

El equipo de Old Mutual GI no hace apuestas macro, pero aplica un proceso consistente de construcción de cartera que le permite hacer frente a los riesgos macro. “La clave en los últimos años ha sido buscar compañías que no dependen del crecimiento europeo”, explica. Y destaca el caso de Crispin Odey, que se muestra muy positivo con Estados Unidos.

Freeman-Shor tiene más de 14 años de experiencia en el sector. Antes de Old Mutual y Skandia, había trabajado para Schroders y Winterthur. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído