“Ni Grecia ni Portugal serán capaces de hacer frente por sí mismos a sus obligaciones”


"Con unas pésimas perspectivas económicas, Grecia no será capaz de hacer frente por sí misma a sus obligaciones, por lo que los tenedores de su deuda deben esperar quitas que podrían ir desde el 60% hasta el 80%”. Así lo cree David Herro, director de inversiones de renta variable de Harris Associates, gestora afiliada a Natixis Global Asset Management, quien considera que Portugal será otro país que requerirá de la ayuda del FMI o de sus socios europeos para cumplir con sus compromisos. “Aunque ambos países apenas representan el 5% de la economía europea, el ruido que generan es importante”, afirma.  

 

En otro extremo, Herro destaca que países que también atraviesan un momento difícil, entre los que cita a España e Italia, están poniendo en marcha las reformas estructurales que necesitan sus economías, sobre todo en lo que respecta a las modificaciones introducidas en el mercado laboral. “Lo bueno es que ambos gobiernos han puesto en marcha medidas para ajustar el mercado de trabajo, algo fundamental para países que no pueden realizar ajustes en el tipo de cambio de su divisa”, señala el experto. “Irlanda ya ha realizado ajustes en este sentido y ese es uno de los motivos que explica por qué el país está logrando salir de la crisis”. 

 

En su opinión, la crisis de deuda soberana europea ha dejado las valoraciones de muchos blue chips a niveles muy atractivos. “Hay empresas de gran calidad cotizando a precios bajos, en tanto que estamos encontrando buenas y sólidas empresas con sólidos flujos de caja y rentabilidades por dividendo de entre el 3% y el 5%, incluyendo empresas de consumo y entidades financieras”, indica Herro. No obstante, en este último punto el director de inversiones de Harris Associates considera que a la hora de entrar en el sector bancario europeo conviene ser muy selectivo. 

 

“Se pueden encontrar entidades financieras con una exposición muy baja a deuda griega y portuguesa y que, pese a contar con un sólido modelo de negocio y unos costes estructurales bajos, se han visto especialmente castigadas en bolsa por razones de corto plazo o meramente por el hecho que supone estar dentro de un grupo que lleva la etiqueta de banca europea y que, por consiguiente, actualmente representan una atractiva oportunidad de inversión”, asevera el experto.