“Ni 20, ni 30, ni 40.000 millones de euros hunden al sistema financiero español”


El segundo semestre de año promete ser movido en lo que al sector bancario español se refiere, tal y como pronostica Álex Fusté, economista jefe del Grupo Andbank, quien cree que al menos dos o tres entidades “de las pequeñas” de un total de diez que han quedado tras la reestructuración financiera verán aflorar nuevos agujeros de pérdidas. Eso sí, a su juicio, aunque no sabe la cantidad concreta de la que se trata en su conjunto ni tampoco quiere aventurar nombres, “ni 20.000, ni 30.000, ni 40.000 millones de euros hunden al sistema financiero español”, más cuando, de producirse, se atajaría con lo que él mismo denomina la “doctrina Dijsselbloem” en honor al actual ministro de Finanzas de Holanda y presidente del Eurogrupo, una mezcla de ayuda financiera proveniente de los ciudadanos y, en gran medida, de los bonistas, que sufrirían quitas. No así de los depositantes, aspecto que descarta Fusté. “Hay que pasar por el dolor, es bueno”, recuerda el economista jefe de Andbank, positivo ante la posibilidad de que, tras este, “ya no veamos nuevos agujeros”.

La parte positiva para España, en opinión de la firma, es el “gran esfuerzo y sacrificio” que está llevando a cabo su sector privado, justo “el que ha provocado la caída de la prima de riesgo hasta los niveles actuales” (en torno a los 300 puntos básicos) y “el único que puede incentivar reducciones adicionales”. Andbank estima que esta podría acabar el año en los 250 puntos básicos. También el sector exterior español “está dando una buena respuesta”, según Fusté. No obstante, el rapapolvo por parte de su economista jefe se lo lleva el Gobierno de Mariano Rajoy, “enfrascado en aspectos clave”, algunos como la reforma de las administraciones públicas, la profundización en la reforma del sistema financiero o la falta de unidad de mercado, enumera Fusté.

En lo que se refiere a la reforma del sector financiero, “aunque es cierto que ha habido provisiones, se necesitarán más”, estima Fusté. Además, critica las “nacionalizaciones a medias” vistas hasta ahora y pone en el ojo del huracán al Sareb, que “puede llegar a tener problemas de capital si sus activos pierden más valor”.

Curiosamente, el único actor del Estado que “ha hecho muy bien sus deberes”, opina Fusté, es el Tesoro Público, que “puede plantarse en julio con un 70% o un 75% de sus necesidades de capital cubiertas”, lo que le dejaría por delante un “último trimestre muy cómodo”.

¿Germanización o “desgermanización” de la eurozona?

Andbank considera que, en Alemania, “la opción política de Angela Merkel está cohesionando el sentido de la unión -en referencia a la eurozona-”, un país en el que, como recuerda Fusté, “el Partido Socialista ha pasado de defender los eurobonos a declarar que no sería malo dejar caer a algún país en la región”. Y eso conllevaría un “efecto dominó” detrás.

Por tanto, según el economista jefe de la firma de banca privada, se está produciendo una germanización en la política fiscal de la eurozona y una “desgermanización” en su política monetaria. Con la primera, “se solventa el problema a largo plazo”, mientras que, con la segunda, “el problema a corto plazo”, contextualiza Fusté, quien ve “lógico” que la unión bancaria se retrase “hasta que no haya un mecanismo único de liquidación de bancos”.

Mientras tanto, los activos de deuda de los países del sur de Europa “seguirán beneficiándose siempre y cuando Japón siga manteniendo en activo su política expansiva”, señala el economista jefe de Andbank.

Discriminación entre emergentes

Según Fusté, “los mercados emergentes se han visto castigados por un movimiento de salida masiva en respuesta a los temores por el fin en el ciclo de commodities”. Andbank cree que “es hora de discriminar los emergentes relacionados con commodities de los emergentes no tan dependientes de ellas”, es decir, discriminar países del primer grupo como Sudáfrica, Brasil, Australia o Nueva Zelanda en favor de países del segundo grupo como China, Tailandia, Malasia, Indonesia o Filipinas.

Reciente modificación de su asignación de activos

Andbank realizó varios ajustes en las carteras durante la semana pasada, según cuenta su director de Inversiones, Francisco Platón. Por un lado, en los perfiles más conservadores aumentaron el peso de la renta fija a corto plazo en detrimento de activos con mayor duración, siendo la renta fija a corto plazo “el activo en el que mantenemos la mayor sobreponderación para este perfil”. Por otro, para perfiles que toleran más volatilidad y con un horizonte temporal más amplio -moderado, equilibrado y riesgo alto-, “vemos potencial a la renta variable tras haber permanecido infraponderados durante este último mes”, en concreto, a la renta variable europea, española, japonesa (cubriendo su divisa) y a la del sudeste asiático.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído