Newcits vs. hedge funds: complementarios pero no sustitutivos


Ahora que parece que vuelve a estar de moda, deberíamos parar un minuto a pensar qué es el retorno absoluto. Si aceptamos que es una cosa tan “simple” como lograr rentabilidades positivas con independencia de la evolución de los mercados, habrá que volver a algo más básico aún: cualquier rentabilidad por encima de la tasa libre de riesgo, implica un riesgo.

Esa obviedad es aún más complicada ahora que pocos se atreven a señalar a un activo como tasa libre de riesgo. Bonos del gobierno alemán? Podría ser, pero en estos días más de un inversor dudará de eso. Gobierno español o italiano? Más dudas, desde luego.

Asumido que el riesgo existe, que no cunda el pánico! Es sin duda una buena noticia, porque sin riesgo no habría posibilidad de retorno ni siquiera para aquellos que dediquen el tiempo y trabajo de valorar y comprender si el riesgo asumido puede ser recompensado.

En los últimos meses estamos viviendo el desarrollo de una nueva industria de inversión alternativa empaquetada en vehículos bajo la legislación UCITS III y en muchos casos, con liquidez en incluso diaria. Esos fondos ya tienen nombre: newcits y me preocupa que inversores que no quieren oír hablar de hedge funds, inviertan casi a ciegas en fondos newcits.

Ahora que el comportamiento de esa incipiente industria está siendo positivo es el momento de alertar de sus riesgos y pedir a los inversores y distribuidores profesionalidad y adecuación a las necesidades y apetito de riesgo de sus clientes.

La memoria a veces es muy corta, pero no caigamos esta vez, ante la desesperación producida por una liquidez remunerada prácticamente al 0%, en el error de vender inversión alternativa como sustitutiva a la tesorería.

No todas las estrategias del mundo de los hedge funds son replicables en formato UCITS. Hay diferencias en cuanto a los límites de concentración, activos aptos y sobre todo, liquidez. Toma especial importancia en estos nuevos vehículos el análisis cualitativo. En la mayoría de los casos la clave reside en juzgar si la estrategia que un gestor aplicaba en su hedge fund es o no extrapolable a un fondo con ventanas de liquidez mucho más frecuentes y un universo de activos aptos más reducido.

Con independencia del marco legal aplicable a los newcits, estos tienen unos riesgos diferentes, como contrapartida, liquidez y utilización de instrumentos más complejos.

¿Qué podemos esperar de los newcits? Algo muy parecido a lo ofrecido por estrategias como long short equity, CTAs o los Global Macro, pero no arbitraje de convertibles, event driven o aquellas estrategias más ilíquidas. No todo el mundo hedge es “ucitable”. De hecho, sólo las estrategias más direccionales lo son y por tanto, cabe esperar mayor correlación con los mercados en la industria de Newcits que en la de hedge funds. Los primeros posiblemente lo hagan mejor en mercados alcistas, pero los segundos protegerán mejor capital en mercados bajistas.

Sepamos qué esperar de unos y otros y utilicemos lo más adecuado para cada inversor, pero no matemos a los HF antes de tiempo. Si se invierte con un gestor en función de su talento poner restricciones innecesarias a ese talento posiblemente no sea una estrategia de inversión adecuada. Las tendrá que poner quien tenga determinadas necesidades de liquidez o aversión a determinados riesgos, pero hay y habrá inversores para los que los hedge funds “con cafeína” resultarán más adecuados que los newcits.