Nace N+1 SYZ Agencia de valores para ofrecer servicios de banca privada


El grupo bancario suizo SYZ & CO ha creado N+1 SYZ Agencia de valores, para ofrecer servicios de banca privada. La nueva entidad, que ha recibido la aprobación de la CNMV, estará dirigida por Alfonso Gil y cuenta con dos oficinas en Madrid y Bilbao. La sociedad está en manos de SYZ & CO en un 50% y el resto se divide entre N+1 y distintos ejecutivos.

Los planes de la nueva agencia de valores pasan por abrir nuevas oficinas en distintos sitios de España para captar clientes de altos patrimonios. “Tras los grandes sobresaltos de estos diez últimos años, son muchos los inversores decepcionados por las inversiones que ahora buscan especialistas libres de conflictos de intereses, que ofrezcan una gestión orientada hacia la protección del capital que, a la vez, optimice las oportunidades de inversión al margen de los índices bursátiles. Con un sistema de comisiones transparente, la alineación de intereses de clientes, empleados y accionistas, y una gestión basada en convicciones fuertes, N+1 SYZ responde claramente a esas expectativas ”, dice Alfonso Gil, CEO de N+1 SYZ, en una nota remitida por la entidad.

Perspectivas económicas 2011

Según los economistas de SYZ & CO, la reactivación económica mundial debería proseguir en 2011, a un ritmo similar al de 2010. La situación en Estados Unidos parece más bien favorable, con el anuncio del nuevo programa de flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal y la mejoría progresiva de las estadísticas económicas, sobre todo en el mercado laboral, y la decisión reciente de prolongar la rebaja fiscal. El riesgo de recaída en recesión parece haber quedado definitivamente descartado, y todos los indicadores apuntan hacia un crecimiento, sin duda moderado, pero aún así sólido.

Europa, por su parte, sigue partida en dos. Por una parte, los países del Norte, encabezados por Alemania, deberían salir bien parados. De ese modo, Alemania podría alcanzar en 2011 un crecimiento superior al 2%. En cambio, la situación del Sur de Europa seguirá siendo problemática, con la deuda soberana como principal espada de Damocles. Esta crisis institucional podría lastrar los mercados de forma duradera, aunque el impacto psicológico parece superior al peso real de las economías afectadas. En efecto, los PIB griego, irlandés y portugués no suman más que el 6,3% del PIB de la zona euro, y si se añade a España la cifra asciende al 18% solamente.

Para no sofocar la reactivación, la política monetaria de los países desarrollados debería seguir siendo acomodaticia, a diferencia de los países emergentes, que se verán forzados a aplicar políticas más restrictivas para evitar el sobrecalentamiento. Con este panorama, las inversiones en renta fija y en liquidez resultan poco atractivas. Con unas perspectivas de crecimiento algo inferiores a las de 2010, pero una salud financiera deslumbrante para la mayor parte de las empresas, la renta variable sigue siendo el vehículo de inversión predilecto para 2011, principalmente en Europa. Las empresas europeas, bien implantadas en los mercados emergentes, se benefician del dinamismo de esos países y de una mayor competitividad, gracias a la debilidad persistente del euro. Sin embargo, pueden surgir periodos de fuerte volatilidad durante las fases en las que aumente la preocupación respecto a los problemas que ensombrecen los mercados. También podrían producirse fuertes divergencias de evolución entre los títulos; de ahí la importancia de la selección de valores individuales.

Noticias relacionadas

Lo más leído