Muchos caminos, una meta: conseguir rentabilidad


La presión por generar rentabilidad es muy elevada, y lograrlo muy difícil.  Gestores de fondos han analizado, en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por Algar Global Fund, las formas de construir la rentabilidad de las carteras, el papel que juega el binomio alfa-beta en ellas y las posibilidades de la gestión alternativa.

Ignacio Cantos, director de Inversiones de Atl Capital, afirma que procuran generar alfa en todo: “Casi todas nuestras carteras, incluso las que incluyen índices o fondos de terceros, siempre tienen algo de inversión directa para intentar generar esa alfa”.  En cuanto a la beta, lo que se busca es que el perfil de riesgo del fondo esté donde debe estar, es decir, que si debe encontrarse en torno al 50, se mueva entre al 55 y el 45. También explica que muchas veces la beta puede generar alfa, “entonces puedo permitirme ese exceso de beta por una cierta generación de alfa”.

Sobre este asunto, Francisco Blasco, responsable de renta variable y fondos de fondos de Imantia Capital, considera que hay que diferenciar qué se entiende por beta: si se busca exposición pura a renta variable, a mercado, o bien si el objetivo es formar una cartera de lo que podríamos llamar best ideas que generen alfa. En este último caso, si los valores en los que el gestor confía tienen mas beta (como, por ejemplo, las empresas del sector automovilístico), automáticamente se incrementa la beta de la cartera, y si son valores con menos beta (como las utilities o las compañías de telecomunicaciones), la beta se va a reducir. Respecto a la beta como exposición a mercado, considera que “tiene que ir definida por el perfil de riesgo del producto y del cliente al que se le vende”, y advierte que de cara a ese cliente es clave tener en cuenta su horizonte temporal y aversión al riesgo.  

Dos_con_B

Beatriz Paredes Camuñas, asesora de Algar Global Fund, afirma que "el posicionamiento sigue siendo de cautela frente a riesgos geopolíticos todavía sin clarificar, aunque nos acercamos a un punto de inflexión en el que los principales factores de incertidumbre se deberían ver despejados, lo que nos permitirá tener una mayor visibilidad. Nuestra estrategia mientras tanto se ha centrado en bajar la beta general y favorecer valores de mayor capitalización". Incide, así mismo, en el comportamiento más volátil que tuvieron el año pasado los valores pequeños. Destacando que la beta pasada no ha tenido reflejo en la beta efectiva.

Jean Claude Felguera, gestor del Algar Global Fund, explica que el fondo, además de analizar las compañías y sus fundamentales, examina con mucho detalle el performance pasado de las compañías “porque el pasado tiene una lectura muy potente que nos pone sobre aviso del nivel de riesgo sistémico de cada valor”. Con ese criterio, el fondo en el último año redujo su exposición a las empresas de pequeña y mediana capitalización y ahora los valores con un volumen de negocio inferior a los 1.000 millones de euros representan menos del 15% de nuestro portfolio, cuando hace dos años ese porcentaje era del 50%. “Miramos estos factores de riesgo, que para nosotros son muy importantes. Pensamos que el entorno hace que el riesgo en estos valores de pequeña y mediana capitalización sea importante, aunque las expectativas futuras puedan ser todavía positivas”.

En ocasiones la búsqueda de alfa lleva a incorporar a las carteras fondos de retorno absoluto, especialmente en años como el pasado, tan negativos para todas  las clases de activos. Pero al final no fue una buena opción en la mayoría de los casos. “No es que estos productos no valgan, pero sí se ha comprobado que las correlaciones son mucho mas fáciles, más positivas, con entornos favorables de mercado que con entornos negativos”, afirma Ignacio Cantos.

Dos_con_Corbata

Aunque no todas las experiencias son iguales. Benito del Rincón, director del departamento de las carteras de fondos de SabadellUrquijo Banca Privada, explica que en las carteras de la entidad incluyen de media un 25% de gestión alternativa y, “aunque 2018 no fue un buen año para este tipo de gestión, ha sido la única clase de activos que prácticamente no nos ha quitado rentabilidad. Es cierto que no nos ha dado ese 2%-3% que esperábamos y que históricamente nos había aportado, pero no nos ha restado. En parte se debe a la selección, ya que el sector se ha comportado muy mal y de nuevo la gestión alternativa ha sido una gran decepción”.  

Íñigo Colomo, director de Inversiones de March AM, reconoce que invierten poco en gestión alternativa. Pero no es un problema de confianza en estos activos y en su capacidad para generar alfa, “tiene que ver con lo que es el circulo de competencia, con el desarrollo de capacidades. Simplemente consideramos que tenemos mayor expertise y visibilidad en otras áreas donde invertir”. A su juicio, es vital poder explicar claramente los procesos por los que se ha llegado a un determinado resultado.

De la misma opinión es Francisco Blasco: “Queremos hacer nosotros el asset allocation en nuestras carteras y saber en todo momento cómo se van a comportar en todas las situaciones de mercado”. Reconoce que en ocasiones han mantenido posiciones en algún fondo alternativo que, en teoría, descorrelacionaba totalmente con las carteras y del que se pensaba que tenía una posición de cobertura y, en cambio, cuando el mercado ha caído también lo ha hecho el fondo. En este punto introduce el debate sobre el gestor: “Cuando inviertes en un fondo de retorno absoluto, estás invirtiendo también en la gestión discrecional de una persona, y en este punto es muy importante la transparencia y acceso a la información para conocer la estrategia que está llevando a cabo en todo momento".

Dos_con_gafas

A Benito del Rincón le parece una buena opción incluir en las carteras fondos de terceros porque supone diversificar el riesgo gestor: “Estas incorporando otra visión que puede coincidir o no con la tuya. Es un ejercicio de humildad. Diversificamos países, sectores, igual tiene sentido dentro de tu cartera diversificar tu propia visión e incorporar la de otra gente: a lo mejor unos años se equivocan y otros aciertan; unos años te pueden quitar algo de rentabilidad pero otros pueden compensar tus errores”.

Íñigo Colomo está de acuerdo en que diversificar el riesgo gestor es una lección de humildad, pero afirma sentirse más cómodo “diversificando el riesgo gestor en activos predecibles. De hecho, dentro de la oferta de valor para clientes en March AM ofrecemos fondos de fondos porque pensamos que tener acceso a los mejores gestores en activos que conocemos bien puede añadir tanto un extra de rentabilidad final como un efecto diversificación muy interesante” añade.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas