Monetarios que baten al IPC


Históricamente los monetarios han estado alejados de las pérdidas, pero, según publica Expansión, en 2008 han dado más de una sorpresa desagradable a los clientes.La inclusión en sus carteras de emisiones privadas, pagarés de bancos y titulizaciones les ha llevado a los números rojos durante el pasado año. Así, un 80% de los fondos monetarios y de renta fija a corto plazo en euros de los cerca de 500 que se ofrecen en el mercado español ha terminado el pasado año en positivo, pero otro 20% ha tenido que presentar números rojos a sus clientes.



La clave para mantenerse alejado de las pérdidas ha sido contar con una cartera 100% en emisiones del estado, algo que muy pocos tenían a mediados de 2008.



Según un estudio realizado por Funds People de las carteras de junio, poco más de 50 productos presentaban unas inversiones totalmente enfocadas a las emisiones gubernamentales. No obstante, las entidades han ido recomponiendo sus carteras a medida que pasaba el año, les vencían los títulos privados en la cartera del fondo y los sustituían por emisiones del Estado.



Un vistazo a los fondos con las mayores rentabilidades, deja a ver a tres productos de Mediolanum, dos de Gesmadrid y otros tantos de BNP Paribas, todos ellos con rentabilidades por encima del 5,4%. En los primeros puestos también aparecen la mayoría de fondtesoros, productos que invierten en deuda del Estado y que en los últimos años habían perdido glamour a favor de fondos más sofisticados.



Estos productos han logrado ofrecer rentabilidades por encima del precio del dinero al incluir en sus carteras emisiones a medio plazo que se han visto beneficiadas por la tendencia a la baja de los tipos de interés y la fuerte demanda de activos seguros. A medida que fue transcurriendo el año y aumentaban las incertidumbres, se disparó la demanda de bonos del Estado de países desarrollados, lo que fue haciendo aumentar el precio de estos activos.



Refugio ante la crisis

La rentabilidad media en 2008 de esta oferta más conservadora ha sido del 1,19%, una cifra en principio decepcionante si se compara con las ofertas al 4% ó 5% en depósitos a un año. No obstante, si se toma sólo el 80% de los productos que terminó el año en positivo (eliminando aquellos más afectados por las emisiones privadas en cartera), la rentabilidad media asciende al 3,02%, una cifra que duplica la inflación del último ejercicio (el indicador adelantado se situó en el 1,5%).



Es decir, si el inversor optó por un producto con una reducida ponderación en emisiones privadas, posiblemente ha logrado su objetivo de batir a la inflación. Dos tercios de los 500 fondos monetarios y de renta fija a corto en euros terminaron 2008 por encima de ese 1,5% de la inflación.



En el otro extremo de la clasificación, aparecen 40 productos que pierden más de un 5%, unas pérdidas inaceptables para un cliente que invirtió en un producto con un perfil marcadamente conservador y de protección del capital.



Estos fondos representan el 8% del total de esta oferta de menor riesgo que existe en el mercado español. Muchos de estos productos posiblemente protagonizarán procesos de fusión en los próximos meses y serán integrados en otros fondos, debido a la dificultad que tendrán para ser comercializados a partir de ahora después de acumular pérdidas sustanciales durante el último ejercicio.



De cara a 2009, el inversor que se decante por este tipo de productos buscando la máxima seguridad deberá optar por fondos con carteras que mantengan una baja exposición en emisiones privadas y con duraciones en torno a los doce o dieciocho meses, el máximo permitido en este tipo de productos.



Rentabilidades sostenibles

A diferencia de los depósitos, que ya están reduciendo sus rentabilidades para los próximos doce meses y que posiblemente lo harán con más fuerza en primavera, a medida que se vayan produciendo las rebajas de tipos por parte del BCE, los monetarios todavía pueden confeccionar una cartera con activos con rentabilidades del 3% durante los próximos doce meses.



Para aquel ahorrador dispuesto a asumir algo más de riesgo, resultarán interesantes los fondos de inversión que incluyan en sus carteras emisiones privadas con vencimientos a no más de dos años. En este caso, podrán beneficiarse de diferenciales de rentabilidad atractivos después del castigo sufrido este año.

Lo más leído