Modelos de negocio


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Lo primero perdonen por la irregularidad en las fechas, pero es que tenemos una agenda que echa chispas, y cuando no estamos aquí, estamos allá.

Pero en fin, vamos al tema. Miramos al mundo y comprobamos que hay tres nuevos archimillonarios y que ninguno de ellos somos nosotras. Esto nos da que pensar claro, porque somos de talante reflexivo (ah la palabra talante, hace mucho que no se oía).

El caso es que analizando el fenómeno Alibaba, nos hemos dado cuenta de que los chinos que han dado con el ábrete Sésamo del año han hecho un refrito de cosas ya existentes, que si un poquillo de Twitter, una parte de Amazon y otras cosillas de las redes sociales y de los buscadores. Claro, que se tiene que ocurrir. Lo mismo se les ocurrió hace años a un político catalán y a su familia. Ellos cogieron el modelo de ciertas organizaciones de los alrededores de Palermo y lo mejoraron porque no necesitaban ni matones, ni restaurantes con manteles de cuadros, ni tipos con camisa negra y corbata blanca muy mal encarados. Y oye, pues les funcionó de maravilla.

Pero que como lo nuestro no es ni programar código ni ocupar las instituciones con ánimos extractivos, pues hemos decidido fijarnos en la cosa de las letras. Y se nos ha ocurrido escribir un libro sobre la historia de un joven mago con una cicatriz en la frente que se alía con un grupo de atractivos vampiros con varios siglos en cada pata para ir a la búsqueda del Santo Grial. En algún momento tenemos que añadir algún escarceo tipo Sombras de Grey, claro. Y por aquello de enlazar con nuestro tema, pues resulta que los guardianes del Santo Grial, que en realidad esconde un crecimiento robusto sin inflación, son dos sabios muy buenos que se llaman Janet y Mario, pero sus mensajes a veces son difíciles de interpretar. Pensamos que va a ser un bombazo. Estén atentos.

De momento estamos en la fase de recopilación de información. De nuestros protagonistas lo sabemos todo y nada a la vez. 100% seguro que el siguiente movimiento de tipos de Janet será al alza, el dilema es cuándo. La última reunión concluyó con el mantenimiento del añadido “por un periodo prolongado de tiempo” de tipos bajos, que vienen siendo seis meses de gracia, el pistoletazo de la cuenta atrás. Fueron dos los únicos miembros de la Fed que votaron en contra de mantener dicha coletilla, los mismos dos que se retirarán en el primer cuatrimestre del año que viene, Mr. Fisher y Mr. Plosser, Dallas y Philadelphia, respectivamente, máximos exponentes del ala hakwish. Mientras, vamos conociendo unos datos macro que no auguran prisas para revisar el escenario descontado por el mercado.

En Europa, Draghi se ha convertido en el maestro del suspense. Reunión a reunión nos va dando la dosis necesaria para mantener la expectación hasta el siguiente capítulo. Y aunque sigue el modelo ya establecido por la Fed y el BoE, el momento de la trama en el que se encuentran es distinta: mientras éstos están en el desenlace, en Europa estamos en el desarrollo, el nudo de una historia que dura demasiado. Así, Mr. Mario, obligado a actuar en solitario, protagoniza una cruzada no sólo contra la deflación y una economía inerte, sino también contra la inacción política que caracteriza a Europa. Él y sus renovadas promesas de política monetaria lo hacen como el único que vela por los intereses agregados del conjunto de la Eurozona, por mucho que le pese a Alemania. En principio.

La historia real está por escribirse.

De momento, la subasta de TLTRO de la semana pasada dejó un cierto tono amargo en el paladar de los inversores, en tanto que la demanda de crédito fue menos de lo que se anticipaba el mercado. Con ello, su balance apenas se incrementa y la liquidez en el Eurosistema se reduce con respecto a los niveles del segundo trimestre del año. Resultado final: freno a la recuperación de las expectativas de inflación y apreciación del euro. Porque si la finalidad de las subastas es reactivar el flujo de crédito a empresas y consumidores, primero tendrán que ser las propias entidades las que demanden liquidez. La subasta de diciembre nos dará la clave pues ya habremos conocido los resultados de test de estrés a la banca. Antes queda que empiece octubre, lo que viene siendo la semana que viene, cuando se espera que empiece a comprar deuda financiera vinculada a préstamos (ABS) e hipotecas (covered bonds).

Mucho trajín y del serio.

Menos mal que también ha empezado Gran Hermano y la campaña a la alcaldía de Madrid. Un best seller no se cocina sólo.

Los bearish gruñen de nuevo en Wall Street. La Fed tiene un plan.

 

Buena semana,

Lo más leído