Tags: Renta Fija |

Mirabaud Global Strategic Bond logra una rentabilidad anualizada del 2,7% con un 1,8% de volatilidad desde su creación


TRIBUNA de Elena Villalba, directora general de Mirabaud Asset Management para la Península Ibérica y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud AM.

Cerramos un 2019 que no ha sido fácil para los mercados de renta fija, pero, desde nuestra experiencia, el inversor que ha conseguido mantener la calma y huir de decisiones precipitadas ha conseguido recoger sus frutos, especialmente aquél que ha apostado por una cartera bien diversificada globalmente. Todo apunta a que la tendencia en cuanto a complejidad del entorno no cambiará mucho en 2020, no nos engañemos, pero habrá oportunidades que pueden ser realmente provechosas si se apuesta por esa diversificación, estrategias muy selectivas y fondos que incluyan activos de calidad.

En este contexto, en Mirabaud Asset Management nos sentimos especialmente satisfechos con el comportamiento que está mostrando la estrategia Mirabaud - Global Strategic Bond I cap. USD liderada por Andrew Lake, experto especializado en renta fija de Mirabaud Asset Management. Se trata de una herramienta basada en la selección especializada que, siguiendo los criterios ASG, detecta las mejores oportunidades del mercado de renta fija allá donde se encuentren. Y lo hace incluyendo todas las tipologías de activo: bonos soberanos, bonos corporativos investment grade, high yield, deuda de mercados emergentes y bonos convertibles.

Gracias a su flexibilidad y a la alta diversificación de sus más de 190 posiciones, el fondo arroja muy baja volatilidad y un importante track record. La rentabilidad anualizada de esta estrategia en dólares desde su creación en julio de 2014 es del 2,7%, con una volatilidad del 1,8%. Y cumple el objetivo de preservación del capital, una máxima que siempre nos marcamos en Mirabaud.

Global Strategic Bond es una herramienta total return que, sin dejar atrás áreas clave como son la liquidez y la transparencia, persigue la diversificación del riesgo y la preservación del capital. Este modelo operativo ha hecho a Mirabaud - Global Strategic Bond I cap. USD merecedor de cuatro estrellas Morningstar y clasificación Citywire +. A 30 de noviembre de este año, la estrategia contaba con 560 millones de dólares bajo gestión.

El objetivo que se han marcado Andrew Lake y Fatima Luis, cogestora del fondo, radica en generar una rentabilidad positiva con una volatilidad menor que la de sus competidores a lo largo de varios ciclos. Para lograrlo, el equipo parte de un enfoque top down y trabaja con un modelo de gestión activa, tanto de la duración como de la exposición crediticia a lo largo del ciclo económico. De hecho, es precisamente esta gestión la que se erige como principal impulsor del rendimiento del fondo.

En base a esta gestión activa, el fondo logra detectar las mejores oportunidades en cada momento de mercado. En este sentido, en el actual momento de mercado, con un entorno económico de bajo crecimiento, pero no excesivamente dañado, y sin deterioro del comercio, el crédito debería tener un rendimiento superior, por lo que el equipo de gestión del fondo ha sumado a la cartera valores high yield de calidad, incluido el sector energético, así como ha añadido una mayor exposición a mercados emergentes y ha decidido mantener posición, aunque reducida, en los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Con esta estrategia, el equipo gestor logra sacar provecho de las ineficiencias en los mercados de renta fija y de los períodos de volatilidad. Por ejemplo, la duración a que nos referimos ha jugado su parte este año: la gran exposición a los bonos del Tesoro de los Estados Unidos ha funcionado especialmente bien.

El equipo de Lake aprovecha, además, las oportunidades de valor relativo de distintas regiones geográficas, sectores y componentes de todo el universo de renta fija. En este sentido, y como siempre ha defendido el gestor, es fundamental invertir de forma totalmente flexible, lo que permite definir la duración y los posicionamientos del fondo, tanto geográficos (no olvidemos que los ciclos son distintos según la zona geográfica) como de tipo de activo, en función del ciclo económico y de la macro. Invertir en distintas zonas y sectores dentro del universo de renta fija proporciona, en definitiva, flexibilidad y permite alcanzar las mejores opciones disponibles.

Otro de los puntos diferenciales en la gestión de este fondo está en que el riesgo de la cartera se gestiona por un grupo muy especializado de expertos que trabaja estrechamente con el equipo de Andrew Lake, pero, a la vez, reportando directamente y de forma independiente al CEO de Mirabaud Asset Management, lo que aporta gran valor añadido frente a otras herramientas del mercado de renta fija global.

Cerramos un año complejo y entramos en un 2020 en que el perfil del territorio económico sigue siendo difícil de predecir. En esta situación, la clave del éxito reside a menudo en la capacidad de efectuar cambios rápidos en la asignación de activos. Una vez más, los resultados, en este caso de Mirabaud - Global Strategic Bond, avalan la apuesta de Mirabaud Asset Management por un modelo de gestión activa, flexible y sin restricciones, que permite a nuestros gestores de renta fija global poner el foco en implementar las mejores ideas y extraer valor real en cualquier momento del ciclo de mercado.

No quiero despedirme en esta ocasión sin desear desde esta tribuna a todos los lectores de Funds People y al magnífico equipo de la revista un muy feliz 2020 que, seguro, vendrá cargado de retos, pero también de buenas oportunidades. Mis mejores deseos para todos en el año que acabamos de empezar.

Profesionales
Empresas

Lo más leído