Mikel Navarro (Alpha Plus): “En renta variable, hay más potencial en Europa pero menos margen de error en España”


Mikel Navarro, Antonio Manzano y Beltrán Palazuelo son, junto a Diego Salvador, las nuevas voces expertas en renta variable del grupo santalucía. Analistas, en primera instancia, y gestores, después, Navarro, Manzano y Palazuelo llevan las riendas de los fondos de renta variable del grupo asegurador desde Alpha Plus Gestora, a quienes les apoya Salvador desde Aviva Gestión. Una vez estas dos gestoras obtengan la autorización pertinente para fusionarse y dar lugar a la nueva santalucía Gestión, los cuatro trabajarán en bloque.

Mientras, son los tres primeros los encargados de establecer el nuevo proceso de inversión de los cuatro fondos puros de acciones que se gestionan a través de Alpha Plus y Aviva: Alpha Plus Ibérico Acciones, Alpha Plus Europa Acciones, Aviva Espabolsa y Aviva Eurobolsa, estos dos últimos asesorados desde Alpha Plus. Según Navarro, responsable de este equipo, se autodefinen como analistas fundamentalistas long only de largo plazo. “El contacto con las empresas y conocer el sector es básico para nosotros. El 90% de nuestro tiempo lo dedicamos al análisis cualitativo de las compañías”, asegura.

Entre sus criterios de inversión principales, hay puntos irrenunciables, como que sean empresas poco endeudadas, con free cash flow por encima del 5% en ventas o con crecimiento y generación de valor, como mínimo, a tres años vista. “No nos gustan las pérdidas permanentes de capital”, y gracias a la correcta implementación de estos criterios, la selección de compañías toma la forma inicial. Por regla general, invierten en compañías de alta calidad -reúnen las condiciones anteriores- que están baratas, pero no siempre tiene porqué ser así. “En ocasiones tomamos posiciones en empresas con PER más alto que el mercado siempre que su retorno sobre el capital empleado sea superior a su coste de capital, lo que nos proporciona cierto margen de seguridad”, puntualiza Palazuelo. En estos momentos, el PER de sus carteras está por debajo de 12 veces.

El largo plazo y el minucioso conocimiento de las compañías están en la cúspide de su mentalidad inversora. Y tener al propio grupo santalucía como inversor ancla en sus fondos reafirma ese mandato, que será la esencia de la futura santalucía Gestión. “No estamos presionados por los resultados y los flujos a corto plazo”, hecho que les permite conocer mejor a las compañías en las que invierten. “El invertir a largo plazo da confianza al management de las empresas. Vamos a acompañarlas y a aprender día a día de su negocio”, señala Manzano.

Las carteras ibérica y europea y la herencia recibida

En la actualidad, este equipo es responsable de cerca de 700 millones de euros en activos bajo gestión o asesoramiento, distribuidos entre los fondos puros de renta variable de ambas marcas. Tanto su cartera ibérica como su cartera europea tienen hoy un claro sesgo hacia compañías industriales -sobre todo, la ibérica- y de consumo. Abiertos a toda clase de capitalización bursátil -el valor más pequeño en los fondos es ahora Alantra-, también invierten en empresas portuguesas, en nombres como Sonae, Nos, Navigator, CTT Correios de Portugal o Galp.

Navarro reconoce que, con los precios actuales del mercado y las valoraciones propias que ellos realizan de las compañías, el gran potencial de rentabilidad reside en Europa. “Hay empresas de más calidad con una mayor infravaloración”, indica. Algunos de sus casos de inversión recientes son Dignity, Boskalis o Danieli. Pero el acercamiento a los grupos españoles es una ventaja competitiva que ningún gestor español puede obviar. “La cercanía con las empresas españolas y el gran conocimiento que tenemos de ellas hace que nos equivoquemos menos”, por eso, concluye, en general “hay más potencial en Europa, pero menos margen de error en España”.

La meta de estos tres gestores es que los fondos contengan menos de 50 posiciones en cartera, con entre 25 y 30 compañías como media. El fondo con el que más tiempo llevan trabajando es con el Alpha Plus Ibérico Acciones, del cual aproximadamente un 50% de la cartera coincide con la del Aviva Espabolsa, heredada su gestión del anterior equipo gestor junto al Aviva Eurobolsa. “Hemos mantenido posiciones del equipo previo, pero hemos ido rotando la cartera y disminuyendo pesos en ciertas empresas por fin de ciclo en su sector”, apunta Navarro. A su juicio, en condiciones normales, “se tarda entre tres y seis meses como mínimo en rotar la cartera y hacer el fondo a tu gusto”. Justo ahora, seis meses después de su aterrizaje en Alpha Plus, es cuando comienza su puesta de largo, con la estrategia ibérica ya rodada y la europea en plena fase de desarrollo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído