Tags: Legal | Europa | Negocio |

¿MiFID II vs UCITS?


UCITS ha cumplido 30 años. La normativa europea sobre el pasaporte de los fondos de inversión inicia su cuarta década con casi 10 billones de euros bajo gestión, tras haber convertido a Europa en el centro mundial de la distribución transnacional.

El aniversario se ha cruzado con la llegada de MiFID II, y ante esta coincidencia, el informe de la consultora Broadridge , “From big bang to a galaxy of stars: An assessment of Ucits after 30 years of evolution”, se pregunta qué efectos puede tener la nueva normativa en distintos segmentos de la industria europea de gestión de activos. Ante el previsible impacto de MiFID 2 en la cadena de valor, la presión sobre los márgenes y la necesidad de tener que cumplir con unos requerimientos legales y de reporting mucho más exhaustivos, la consultora anticipa algunas posibles reacciones.

1. Presión en los precios y mayor enfoque en la gestión pasiva.

Los vientos de cola a favor de la gestión pasiva de bajo coste han soplado con fuerza desde hace años, sobre todo desde la crisis de 2008, pero MiFID 2 parece haberles dado un nuevo impulso. De acuerdo con el informe de Broadridge, la exposición de Europa a la gestión pasiva supone un 15,8% del total de los activos a largo plazo, muy por debajo del 38% de EE.UU. Ahora bien, si se mira su peso en la distribución de terceros, de la que depende fundamentalmente la distribución trasnacional de UCITS, el porcentaje sube hasta un 22%, y en países como Holanda, pioneros de la prohibición de las comisiones de distribución, alcanza ya un 40%. La cifra es inferior en otros mercados, pero se espera que vaya en aumento.

2. Reducción del número de proveedores.

Las presiones regulatorias en todo lo referente al reporting pueden hacer que algunas unidades de selección reduzcan el número de grupos con el que trabajan. Según el informe de Broadridge , si en 2014, el número medio de proveedores se situaba en 42, en 2017 se había reducido a 38, aunque también ha habido varias fusiones que pueden haber tenido efecto en esta cifra.

Esta tendencia puede variar, como apunta la consultora americana, según el canal de distribución, ya que mientras los bancos minoristas prefieren tener listas cortas, entre las aseguradoras, el número proveedores ha ido al alza.

Captura_de_pantalla_2018-11-05_a_las_20

3. Nuevos modelos de distribución

Entre estos nuevos modelos Broadridge cita el que los distribuidores lancen fondos con sus propias marcas, algo relativamente común en Europa continental, pero que hasta recientemente no había ocurrido con los IFA del Reino Unido.

Y también están los roboadvisors. Gracias a la tecnología, determinadas plataformas de ejecución podrían evolucionar hacia la obtención de perfiles y la venta de productos empaquetados, o bien otras entidades podían probar esta solución para determinados segmentos de su clientela.

De acuerdo con el último estudio de Techfluence, en Europa hay 98 roboadvisors, mientras que en abril de 2017 había unos 37. Su patrimonio ascendería a los 2.500 millones de euros, una cantidad todavía simbólica pero que puede crecer más si logra atraer a un tipo de público desencantado con los modelos más tradicionales. Nutmeg en Reino Unido es el mayor con unos activos de 1.000 millones de euros, seguido por Scalable Capital en Alemania (€600m) y Moneyfarm en Italia (€375m).

Por último, la opción por la gestión discrecional puede ser otra de las tendencias en la distribución.

4. Concentración

Con el aumento de la presión sobre los márgenes y los precios, muchos esperan una consolidación en la industria europea de fondos.

A pesar de que ya hay precedentes entre diversas gestoras europeas, (Aberdeen y Standard Life en Reino Unido, Amundi y Pioneer de Francia e Italia), según el estudio de Broadridge, los selectores europeos esperan que el grueso de los procesos de fusión se produzcan entre gestoras de tamaño medio que ganarían en eficiencia y cuota de mercado al unirse.

5. ¿Nuevos productos?

La cuestión es pensar qué tipo de productos pueden aguantar mejor la presión de la gestión pasiva. Los multiactivos han tenido mucha demanda y en 2017, una tercera parte de los nuevos lanzamientos fueron de este tipo de productos.

Los alternativos basados en modelos cuantitativos relativamente baratos, ya sea vía UCITS o AIMFD también podrían aguantar relativamente bien el embate de la gestión pasiva.

En resumen, más gestión pasiva, listas más reducidas, menos proveedores y más empaquetamiento…

Noticias relacionadas