MiFID II considerará a algunos fondos UCITS productos complejos


El texto a consulta de MiFID II trae un cambio importante para los fondos UCITS. Hasta ahora estos productos se habían considerado productos no complejos y ofrecidos sin problemas a todos los inversores. El borrador existente, sin embargo, considera que ciertos UCITS se han convertido en productos más complejos. En particular, los UCITS estructurados, que pueden "utilizar ciertas estrategias de inversión más complejas lo que puede crear dificultades adicionales para que los inversores comprendan como funcionan", según explica la propia Comisión Europea.

 

Los productos UCITS, fondos y sociedades armonizados por la normativa europea, se encuentran bajo la normativa MiFID. Según la Comisión, la distinción entre producto complejo y no complejo es importante a la hora de establecer la aplicación del régimen de execution-only. Este régimen de execution only sólo se aplica a los instrumentos financieros no complejos. Según el mismo, los bancos que venden ciertos instrumentos financieros están sujetos a reglas menos restrictivas para la protección de los clientes minoristas. En concreto, no están obligados a evaluar si los clientes tienen conocimientos suficientes para comprender el instrumento financiero y no aplican el denominado test de idoneidad.

 

Hasta ahora, todos los productos UCITS se consideran instrumentos no complejos y no es necesaria la aplicación del test de idoneidad. Pero el nuevo test de MiFID II decide considerar, como regla general, que los UCITS se consideran como no complejos, aunque en determinados casos, como en los UCITS estructurados, pasarán a la categoría de complejos y deberá realizarse este test previo al cliente para que pueda invertir en ellos. "La consecuencia es que que las firmas de inversión deberán aplicar el test de idoneidad cuando vendan UCITS complejos", explica el texto de la Comisión.

 

Según los expertos de este organismo, uno de los argumentos que podría utilizarse en contra de la clasificación de algunos de estos productos como complejos es el daño a la buena imagen de la marca UCITS, muy extendida en todo el mundo. Sin embargo, en su opinión, "se trata de dos asuntos bien diferentes". En realidad, "cualquier posible cambio que traiga MiFID sólo afectará a las reglas de venta de ciertos fondos por parte de los bancos y no a la clasificación de los UCITS estructurados bajo la legislación UCITS".

Lo más leído