Middle y Back Office: Una Carrera por la eficiencia forzada por los cambios regulatorios y de la industria


En estos momentos, todo gira alrededor de la gestión de costes y la asignación de recursos. Como industria, tenemos que controlar, y muy frecuentemente, reducir nuestros costes y hacer un uso inteligente de nuestros recursos limitados, pero al mismo tiempo nunca nos enfrentamos a  tantos cambios al mismo tiempo. La industria se enfrenta a retos que vienen de todas partes, la reforma del mercado español, la penetración de los MTF, T2S, EMIR, Dood-Frank, CRD IV, del Reglamento CSD, GFIA, Mifid II... ¿Hay quien dé más?

Además, todos estos desafíos están cada vez más interconectados, si no en su aplicación directa, al menos en sus consecuencias. Por otro lado, no sólo afectan a los servicios de middle y back office, sino que influyen también en las estrategias de front office, en los inversores y, en cierta medida, en la economía real.

Por eso, es muy difícil anticipar el impacto individual de cada nuevo elemento  de regulación o cambio en la industria a  escala global, lo que a su vez hace más complicado tomar decisiones correctas para adaptase a dichos cambios.

Vamos a repasar algunos de los retos y qué tipo de preguntas estratégicas pueden surgir.

Negociación, compensación y liquidación:

Para la mayoría de las instituciones financieras españolas, la reforma del mercado español es, sin duda, un tema muy discutido por los departamentos de back office y los equipos dedicados al proyecto. La introducción de la contrapartida central (CCP) para el mercado de renta variable (prevista para 2015) es todo un reto que requiere importantes inversiones. Algunas instituciones empiezan a preguntarse si este es el mejor uso de sus recursos y cuáles son los beneficios para sus clientes. Después viene la cuestión de si es realmente esencial tener acceso directo a las estructuras de compensación y liquidación en el mercado local. O bien podría simplemente ser considerado como un mercado más, por lo que es mejor limitarse a contratar un proveedor de servicios que proporcione los servicios de compensación y liquidación.

Hay que recordar aquí que, cuando hablamos de  CCP, hablamos de  gestión de garantías. Volveremos a esto más adelante y veremos que la gestión de garantías se está convirtiendo en una función crucial, tanto en el front como en el back office.

En realidad, el futuro CCP español no será el primero en liquidar operaciones de renta variable española. BME no es ya el único mercado secundario para negociar acciones del IBEX35. Desde el comienzo del año, los sistemas de negociación multilaterales (MTFs) han logrado alcanzar una cuota de mercado nada despreciable. Según BATS-Chi-X Europe, su cuota de mercado ha aumentado a más del 15% de media diaria en julio de 2013, y, en varios casos, con mejores márgenes que el mercado principal. Es cierto que hasta el momento el volumen proviene principalmente de brokers internacionales, pero para los inversores que buscan alternativas, los MTF han alcanzado un nivel que no puede ser ignorado.

Por lo tanto, nosotros esperamos que los inversores españoles más sofisticados empiecen a solicitar muy pronto el acceso a los MTF más relevantes. ¿Cómo acceder a los MTF? ¿Vale la pena dedicar recursos para acceder a ellos directamente? ¿O es mejor concentrarse en unos pocos brokers (si no sólo en uno) y tener acceso a todos ellos a través de una ventana única, lo que reduce los costes de conexión e incluso beneficiarse de sus sofisticados sistemas de enrutamiento de órdenes? Hay que recordar que MIFID requiere ofrecer la mejor opción de ejecución para los clientes.

BATS-ChiX y Turquoise, otro MTF, ya liquidan sus operaciones a través de entidades de contrapartida central, a saber EMCF y EuroCCP (en proceso de fusión a finales de 2013). Esto significa que, de no tener las entidades españolas un CCP, pasarían a tener que gestionar dos. No hay duda, tomando como ejemplo otros mercados europeos, que los jugadores españoles tendrán pronto que considerar la opción de negociar en los MTF. Y esto probablemente sucederá antes de que la CCP española vaya en vivo en 2015. Lo que también significa otra corriente de gestión de garantías.

En la carrera por la eficiencia, hemos visto no sólo que la decisión de negociar a través de menos brokers ha sido adoptada por varias entidades financieras españolas, sino que, en los últimos años, varios jugadores han puesto en marcha un modelo integrado que combina la ejecución, compensación, liquidación y custodia. Este modelo, que en Citi llamamos E2C (Execution to Custody), permite a los clientes reducir tanto sus costes de transacción como los riesgos operacionales, dado que las operaciones de liquidación se crean y administran en el mismo proveedor de forma automática (lo que permite, por lo tanto, reducir el número de transferencias de mercado entre los diferentes liquidadores y depositarios, como sucede en el modelo tradicional). Nosotros hemos estimado que el paso de un modelo multi-agente al modelo E2C ha ayudado a nuestros clientes a reducir sus costes entre un 20% y un 25%.

Nosotros pensamos que reconsiderar el modelo es la mejor manera de reducir los costes de forma significativa, ya que hay poco espacio para exprimir aún más los precios. Algunas instituciones pueden ser reacias, debido a usar la reciprocidad para generar negocio adicional, pero ahora estamos en un momento en que el ahorro, a través de las mejoras en la  eficiencia, suele ser más grande que los ingresos por reciprocidad (probablemente, los chicos de ventas no estarán de acuerdo!). No obstante, en la práctica hemos visto que los clientes que han abrazado el modelo E2C han tenido mucho éxito en atraer negocio de las entidades que utilizan el modelo tradicional

T2S

Por lo que se refiere a Target2Securities (T2S), no debería ser un motivo importante de preocupación, dado que hay muchas maneras de hacerle frente. Se puede tomar un enfoque proactivo, pero también se puede adoptar un enfoque de esperar y ver, siempre y cuando se tenga un buen custodio global que pueda lidiar con ello. Para los que quieran tomar un enfoque proactivo, ya sea a través de un acceso directo a T2S o a través de su CSD doméstico, por ejemplo, todavía hay muchas incógnitas. Especialmente, en relación con el procesamiento de acciones corporativas y todo el servicio de activos en general. Uno podría preguntarse por qué molestarse y si no es mejor dejar la aplicación de T2S a su custodio, evaluar el impacto de T2S una vez esté en funcionamiento y considerar cuál es la mejor opción.

Dada la presión sobre los recursos, parece aconsejable quitar este tema de la lista de prioridades; por una vez, un cambio de la industria no tiene por qué ser tratado directamente. Sin embargo, es importante continuar centrándose en los cambios en los procedimientos de liquidación que van a ser introducidos por T2S ( por ejemplo, cambios en el periodo de liquidación o en la gestión de la liquidez/garantías), así como estar al tanto de nuevas iniciativas de armonización a escala comunitaria, que tratarán de abarcar de forma gradual todo el conjunto de servicios de post-negociación de valores.

EMIR

En mi opinión, el desafío más importante, con diferencia, es EMIR, ya que es difícil trabajar y planificar sin tener la foto final. Aunque las líneas principales están ahora muy claras, estamos todavía a la espera de varias normas técnicas que definan la aplicación exacta de EMIR. Sin embargo, algunos requisitos ya se aplican y no nos podemos permitir el lujo de esperar a ver la imagen completa. Hay trabajo que hacer, tanto en la parte de derivados OTC como en el lado de la gestión de garantías. El reporting a los registros de operaciones empezará a estar vigente a principios del próximo año. Todas las entidades tienen que planificar también la confirmación, la valoración independiente, la reconciliación, la reducción  de la cartera disponible, el proceso de resolución de conflictos y la gestión de márgenes en relación con transacciones de derivados OTC no liquidados. Hay que tener en cuenta que algunos de estos requisitos son ya aplicables. La pregunta es si una institución quiere dedicar recursos financieros y humanos para adaptarse a los nuevos requisitos, o bien elegir un proveedor de servicios que lo haga por ella, pudiendo así concentrar sus recursos en su negocio principal.

Por lo que se refiere a la obligación de liquidar algunas de las operaciones de derivados OTC, las entidades financieras tendrán que planificar la forma de acceder a los CCP. Es verdad que todavía pasará algún tiempo para poder tener una imagen clara, debido a que ESMA todavía tienen que escribir la norma técnica que defina concretamente qué operaciones deben ser liquidadas, pero sin duda va a ser una realidad demasiado pronto para muchas instituciones, que todavía no han comenzado a pensar seriamente en ello. Aunque todavía no se ha decidido el CCP autorizado, la compensación de derivados OTC no es nueva, y ya existen muchos CCP, que liquidan derivados OTC hoy en día. Por tanto, es relativamente evidente cuales van a ser los CCP finalmente autorizados.

Collateral Management

La obligación de liquidación impondrá la gestión de la garantía inicial como un nuevo estándar en el campo de los derivados OTC. Hasta el momento, no se han requerido garantías iniciales a los derivados OTC, pero se van solicitar una vez que los CCP empiecen a estar involucrados. Las garantías iniciales serán también obligatorias para la mayoría de los derivados no liquidados. Hay varias voces que alertan de una posible contracción de garantías disponibles. La gestión de garantías tendrá que ser extremadamente sofisticada para dar respuesta a una mayor demanda que debe ser atendida con una cantidad limitada de activos elegibles. Una capacidad de gestión de las garantías más dinámica y flexible va a ser necesaria para gestionar el efectivo y los títulos en garantía, el control de matrices de colaterales más complejos, hacer frente a las operaciones financieras relacionadas con los títulos depositados como colateral, gestionar más activamente valores que pertenecen a carteras menos estables (que requieren sustituciones más frecuentes)...

Con la esperada escasez de colateral, habrá una necesidad de optimizar activamente las carteras de colateral; aprender a hacer más con menos. Y la capacidad para transformar rápidamente activos  no elegibles en colateral elegible se va a convertir en un requisito clave. En Citi, hemos decidido conectar nuestra mesa de préstamo de valores a nuestro servicio de gestión de garantías con el fin de ofrecer esta opción a nuestros clientes.

Como he mencionado anteriormente, la gestión de garantías ha pasado de ser una actividad secundaria a convertirse en una función central. Por tanto, es importante gestionar de forma centralizada las garantías con el fin de gestionar todas las necesidades (ya sean por derivados negociados en bolsa, derivados OTC liquidados en CCP, derivados OTC no liquidados en CCP o repos) y el control de los activos disponibles como garantía (ya sea efectivo, valores, dinero en efectivo recibido como garantía o títulos recibidos como garantía), a efectos de garantizar una asignación óptima. El colateral se ha vuelto tan importante que algunos sistemas, antes de enviar una transacción al mercado evalúan los escenarios de "qué pasaría si" con el objetivo de estimar el impacto de las garantías exigidas en la rentabilidad de las operaciones.

La gestión de garantías se ha vuelto tan sofisticada que es necesario preguntarse si merece la pena dedicar recursos financieros y humanos para desarrollar esa capacidad. La gestión de garantías no supone sólo la compra de un sistema sofisticado. El desafío radica en la integración de este sistema con todas las conexiones necesarias, internas y externas, para que funcione de forma óptima. El mejor sistema del mundo no va a rendir la mitad de su potencial si las conexiones no están automatizadas y no son eficientes. Hoy en día, sólo los proveedores de servicios con un mínimo de escala son capaces de ofrecer una solución de gran alcance que permita optimizar los activos utilizables como garantía, reducir el coste de las garantías, limitar el riesgo operacional y reducir los costes operativos. También en este caso, la misma lógica se puede aplicar a una entidad financiera: los recursos escasos es mejor utilizarlos en las áreas que realmente añaden valor a sus clientes.

En resumen, la elección de dónde asignar los recursos escasos es lo que va a hacer ahora que una entidad sea competitiva. Hay decisiones importantes que deben tomarse y la decisión equivocada puede llevar un coste competitivo inmediato e importante. Centrarse en la actividad principal y elegir los socios adecuados para cumplir con tareas no esenciales, pero obligatorias, es donde radica la diferencia competitiva. Ya sea por negociación, compensación, liquidación, préstamo de valores, gestión de derivados OTC o la gestión de garantías, la consolidación de dichas funciones a través de “business partners”, es el secreto de la eficiencia y la garantía de ser capaces de prestar servicios de alta calidad a sus clientes. La asignación de los recursos adecuados al proyecto adecuado, teniendo en cuenta el valor añadido que aporta a sus clientes, y decidir lo que debe hacerse internamente y lo que debería ser externalizado, son decisiones estratégicas clave que marcarán la diferencia. Hoy en día, la eficiencia tiene que ver con la gestión de costes y la asignación adecuada de recursos.

Noticias relacionadas