Michael Hasenstab (Franklin Templeton): “Todavía seguimos esperanzados con la trayectoria de largo plazo de América Latina”


México ha sido una de las principales fuentes de ideas macro para Michael Hasenstab – gestor y director de inversiones de renta fija de Franklin Templeton Investments- a lo largo del último año y medio. A pesar del brutal impacto sobre el peso mexicano de la elección sorpresa de Donald Trump en EE.UU., Hasenstab afirma que “gran parte de las preocupaciones ya estaban puestas en precio, muchos participantes del mercado estaban fuertemente bajistas sobre el peso antes de las elecciones y posicionados para nuevas caídas”. Por tanto, afirma que “el mercado ya estaba muy sobrevendido y algunas de las pérdidas iniciales tras el resultado electoral después fueron recuperadas”.

El experto afirma asimismo que esta reacción del mercado “también reconoce el hecho de que hay controles y equilibrios en el sistema”, en referencia a que, a pesar de los agresivos mensajes en contra del comercio con México durante la campaña electoral de Trump, “el Congreso tiene muchos intereses establecidos de mantener el comercio con México”. Además, afirma que “muchos trabajadores y empresas estadounidenses son muy dependientes del intercambio comercial”. Por tanto, la visión de Hasenstab sobre la polémica es que “la estructura de ese intercambio comercial puede ser ajustada a lo largo del tiempo, pero el comercio no va a llegar a un punto final”.

Lecciones del populismo

El director de inversiones observa que las ventas y posterior recuperación también se extendieron por el resto de mercados latinoamericanos. De hecho, afirma que en la gestora “hemos estado cada vez más positivos con Sudamérica, y muchos países allí han padecido un experimento de más de una década con el populismo que fracasó abismalmente”.

Hasenstab alerta de las consecuencias de la aplicación de esta clase de políticas para las economías, especialmente “la fuerte intervención gubernamental, políticas comerciales introspectivas y proteccionismo”. “Estos esfuerzos dieron finalmente como resultado inflación, no crecimiento, un alto nivel de desempleo e inestabilidad social. Durante el último año, sitios como Argentina o Brasil han rechazado ese populismo, un populismo que, desafortunadamente, está resurgiendo en EE.UU. y Europa”, reflexiona el experto.

Éste recalca la paradoja de que, mientras que las políticas de corte populista están empezando a ganar aceptación en el mundo desarrollado, en cambio ahora muchos países de Sudamérica han emprendido una senda diferente, “con una postura más favorable al mercado, un acercamiento fiscal conservador, política monetaria creíble, un entorno proactivo para los negocios y políticas comerciales hacia el exterior”. Por estos motivos, el gestor se declara constructivo: “Aunque nos preocupa el alza del proteccionismo en EE.UU. y Europa, todavía nos sentimos esperanzados por la trayectoria de Latinoamérica en el largo plazo”.

Hasenstab concluye su análisis con otra reflexión: “Creo que hemos aprendido mucho de la reacción del mercado posterior a las elecciones en EE.UU. Supimos qué mercados son vulnerables, cuáles estaban sobrevendidos y, en líneas generales, vimos algunas dislocaciones del mercado que representan oportunidades de inversión en el largo plazo”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas