México: nueva subida de los tipos de referencia frente a los riesgos de inflación y a la rabieta de Trump


TRIBUNA de Thuy Van Pham, economista de Mercados Emergentes, Groupama Asset Management. Comentario patrocinado por Groupama AM.

En México, el banco central continúa con su ajuste monetario. El tipo de interés de referencia se subió, el pasado 9 de febrero, en 50 puntos básicos, hasta el 6,25%. En el espacio de un año, las autoridades monetarias han llevado a cabo cinco subidas de tipos por un total de 325 puntos básicos. En su comunicado oficial, las autoridades monetarias se han centrado en dos puntos concretos:

  • Los evidentes riesgos inflacionistas debido a la abundancia de la masa monetaria, del aumento de los precios de la gasolina (20%) y del diésel (16,5%) aplicados a partir del 1 de enero 2017 y de la fuerte depreciación del peso. Acelerándose desde julio, la inflación se situó en el 4,7% en enero, muy por encima del límite autorizado (objetivo del 3% +/- 1%);
  • La necesidad de actuar para evitar el impacto en las expectativas de inflación futuras.

El aumento de los tipos de referencia ha tenido lugar en un contexto en el que la desaceleración de la actividad industrial, que comenzó a finales de 2014, se está acentuando. Las incertidumbres ligadas al eventual programa proteccionista de Donald Trump no hacen más que acentuar las dificultades domésticas en curso teniendo en cuenta la fuerte dependencia del país respecto de los Estados Unidos:

  • En lo referente a una posible renegociación de los principios de libre comercio y la puesta en marcha de los aranceles a la importación: México sería el gran perdedor en la medida en la que las exportaciones de México a Estados Unidos representan el 27% del PIB mexicano;
  • En cuanto a la pregunta sobre la inmigración: México también sería el más penalizado en la medida en la que de 11 millones de inmigrantes no autorizados en suelo estadounidense, más del 56% son de México. Una devolución de estos inmigrantes ilegales a México, casi el 7% de la población total de México, causaría un impacto negativo considerable en el mercado laboral, y, por lo tanto, en la confianza de los hogares ya en niveles muy bajos.

Teniendo en cuenta los riesgos sobre el peso y la inflación, es posible un mayor endurecimiento de la política monetaria este año. Sin embargo, el deterioro de las perspectivas de crecimiento complica la tarea de los banqueros centrales. En cualquier caso, la llegada de Donald Trump y las incertidumbres sobre su programa proteccionista simplemente ponen en evidencia, una vez más, los desequilibrios de un modelo de crecimiento demasiado dependiente de los Estados Unidos. Se necesitan reformas estructurales, pero se necesitará tiempo para ponerlas en práctica.

Captura_de_pantalla_2017-02-23_a_la_s__12

 

MEX2

Profesionales
Empresas

Lo más leído