Merrill Lynch Wealth Management, en defensa de la renta variable


Merrill Lynch Wealth Management acaba de publicar el informe Year Ahead 2010, en el que Bill O’Neill, director de Inversiones y estrategia de esta unidad para Europa, Oriente Medio y África (EMEA) prevé que la renta variable se impondrá a la renta fija privada y la deuda pública en 2010, mientras los gobiernos esperan que los consumidores les sustituyan como motor del crecimiento económico tras la recesión.



“Consideramos que será un buen año para la renta variable”, comenta O’Neill. “Esperamos que el crecimiento no venga acompañado de riesgo de inflación y que la renta variable se imponga a la renta fija privada y a la deuda pública en 2010.” La renta variable se beneficiará del crecimiento acelerado de los mercados asiáticos. En opinión de O’Neill, los valores con exposición a China, India, Malasia, Indonesia y Corea ofrecerán rentabilidades atractivas en 2010. En consecuencia, la renta variable de los mercados emergentes debería batir a la de las economías desarrolladas. Este entidad prevé una rentabilidad superior de los valores cíclicos de sectores como petróleo y gas, recursos básicos e industriales. Los activos cíclicos lideraron la recuperación de los mercados en 2009 y la renta variable mundial generó una rentabilidad estimada superior al 26%. A juicio de O’Neill, los valores defensivos de los sectores farmacéutico y utilities, así como automóvil y química, podrían encontrarse entre los rezagados del año 2010.Está previsto que la economía mundial crezca un 4,3% en 2010 – después de una contracción próxima al 1% en 2009 – con un aumento del gasto y endeudamiento de los consumidores al disminuir el desempleo y recuperarse los ingresos de los hogares, en opinión de Bill O’Neill. "Los gobiernos han gastado billones de dólares en la reactivación de la economía. Los bancos centrales han recortado los tipos de interés casi a cero. Las empresas se han reestructurado, han desinvertido y se han fusionado y endeudado para prepararse para la recuperación”, apunta O’Neill. “En 2010 cederán a los consumidores el testigo del impulso del crecimiento y a mediados de año veremos si esa transferencia ha tenido éxito”.

Según el informe Year Ahead 2010, China e India encabezarán la recuperación económica mundial con un crecimiento cercano al 10% y 7% respectivamente. “Esperamos que el consumo chino estimule el crecimiento interno”, dice O’Neill. Las previsiones para Estados Unidos y la zona euro apuntan a unas tasas de crecimiento más modestas en 2010, del 3% y 2% respectivamente. También se espera que la economía japonesa experimente un crecimiento del 3%, tras sufrir una contracción estimada del 6% en 2009. En cuanto a las materias primas, este estratega espera que se beneficien en 2010 del crecimiento económico mundial y que el crudo alcance un precio medio de unos 85 USD/barril. El precio del gas natural debería seguir recuperándose, según O’Neill. Sin embargo, cree que la rentabilidad total para los inversores obtenida en el sector de la energía será insignificante en comparación con la generada por la renta variable de energía.Merrill Lynch Wealth Management resalta la importancia de los metales, especialmente los metales preciosos - oro y plata - en las carteras de materias primas. Entre los metales básicos, el cobre podría ofrecer una rentabilidad atractiva debido a la demanda de los mercados emergentes.Según Merrill Lynch Wealth Management, España no muestra signos claros de reactivación económica. El sector industrial y de servicios tan sólo parece estabilizar su caída, mientras la alta tasa de desempleo y los déficits fiscales y externos continúan siendo un lastre. Por otro lado, la actividad de construcción y el mercado inmobiliario no encuentran aún un suelo evidente, lo que probablemente implicará en 2010 un incremento en las pérdidas por créditos morosos y un retraso en la reactivación de la concesión de nuevos créditos. Para España, 2010 debe ser un año decisivo de estabilización en el que su crecimiento económico será inferior al de la mayor parte de países desarrollados.

Lo más leído