Menor crecimiento, menos inflación y relajación monetaria, lo esperable para BNY Mellon


Para 2012 se espera una desaceleración del crecimiento mundial, bajos niveles de inflación y una relajación de la política monetaria. Al menos, así lo augura Richard Hoey, economista jefe de BNY Mellon, matriz de BNY Mellon Asset Management, quien asegura que las tres preocupaciones principales son la tensión del sector financiero europeo, el mercado inmobiliario chino y el de oriente medio, principalmente debido a la vulnerabilidad del suministro de petróleo.

 

''La relajación de la política monetaria en muchos países es la razón clave gracias a la cual esperamos que la economía global evite una recesión a gran escala en 2012'', afirma Hoey. A diferencia de muchos otros países, la economía estadounidense probablemente crecerá más rápidamente en 2012 que en 2011."Creemos que la Reserva Federal trata de alcanzar el desapalacamiento gradual del sector inmobiliario a través de ajuste del crecimiento nominal. Manteniendo tal ajuste durante varios años, podría ayudar a superar la resaca en el sector inmobiliario a largo plazo", señala este experto. 

 

Las consecuencias económicas, de por si negativas, de los altos niveles de déficit presupuestario estadounidense están siendo aplazadas para los próximos años," señala Hoey. "Una consecuencia potencialmente negativa sería si los déficits excesivos provocaran una subida dramática de los tipos de interés reales (tipos de interés relativos a la inflación); este no es el caso a día de hoy. Los elevados déficits presupuestarios deberían permanecer durante muchos años, pero por el momento son fáciles de financiar debido al entorno de bajos tipos de interés'', concluye.

Lo más leído