Mejora el sentimiento hacia Europa, pero no a la economía global


La confianza de los inversores en el crecimiento económico global y en la habilidad de las compañías para mejorar sus beneficios se ha erosionado de forma significativa pero el sentimiento acerca de Europa y las perspectivas sobre el euro han mejorado en junio, según la encuesta mensual de BofA Merrill Lynch, en la que han participado 207 gestores con 606.000 millones de dólares en activos.

Así, sólo en 24% del panel cree en un fortalecimiento de la economía en los próximos 12 meses, desde un 42% en mayo y un 61% en abril, y el 28% apuesta por la mejora de los beneficios corporativos, frente el 47% de hace un mes y el 67% de hace dos. De hecho, la proporción que espera una mejora de los márgenes operativos durante este año se ha reducido a la mitad en dos meses, hasta el 19%.

Los inversores se muestran además más preocupados por las condiciones de liquidez del mercado, con el 42% describiéndola como “pobre”, frente al 22% que lo hacía en abril. Sin embargo, los balances de cash medios cayeron incluso ligeramente desde el 4,3% de mayo al 4,1% este mes y el apetito por el riesgo permanece estable, con un 38% del panel asegurando que la renta variable se encuentra infravalorada, la mayor lectura desde marzo de 2009. “Las expectativas de crecimiento global se han reducido y las posiciones son más defensivas, pero los inversores muestran pocos signos de pánico”, dice Michael Hartnett, responsable de estrategia de renta variable global en BofA Merrill Lynch Global Research.

De hecho, el negativo sentimiento de los inversores hacia Europa, que vivió su peor momento en la encuesta de mayo, parece haberse suavizado y los consultados se muestran más esperanzados con respecto al futuro de la renta variable del continente y de la moneda única. El 19% del panel predice una apreciación del euro en el próximo año, desde sólo el 7% de mayo, mientras el atractivo del dólar se enfría, pues los gestores son neutrales tan sólo un mes después de que el 29% lo viera como una divisa infravalorada.

Además, en mayo el 30% identificó la eurozona como la región con más probabilidades de infraponderar, una cifra que ha caído hasta el 12%, en paralelo a la reducción de la infraponderación de su renta variable desde el 34% hasta el 27%. De hecho, el porcentaje de gestores que señalan a la eurozona como la peor región de cara a los beneficios corporativos ha caído del 41% al 33%.

“Los inversores empiezan a ver las bases para una rehabilitación de Europa sustentada en una visión más constructiva del euro”, afirma Gary Baker, responsable de la estrategia de bolsa europea de BofA Merrill Lynch Global Research. En contraste, los propios europeos se muestran más desconfiados, con el sentimiento más pesimista en más de un año. De hecho, sólo el 7% espera una mejora de la economía el próximo año, frente al 23% del mes pasado, según indica la encuesta regional, donde además el 20% predice una mejora en las ganancias frente al 74% que lo hacía en abril.

Salida de sectores cíclicos

Donde se muestran más defensivos los inversores globales es la hora de escoger los sectores. Así, han reducido posiciones en energía (sólo el 7% se los asset allocators mantiene una posición sobreponderada en el sector, desde el 37% de mayo, la mayor caída registrada en la encuesta) y en los sectores más cíclicos, como materiales, que cuenta con la asignación más baja desde marzo de 2009. Estas salidas han sido compensadas por la apuesta por sectores más defensivos y con dividendo asegurado, como los bienes básicos (con un 15% del panel sobreponderándolos, desde el 4% de mayo y el mayor nivel desde marzo de 2009, lo que hace reemplazar a la energía como segundo sector más favorecido tras la tecnología), las utilities y farmacéuticas.

Menor confianza en China

Esta tendencia también se hace visible a la hora de valorar la confianza en los emergentes y en las materias primas. La de China ha caído a su menor nivel desde enero de 2009, pues el 27% de los gestores espera que la economía del país se debilite en los próximos 12 meses, lo que supone un contraste frente a abril, cuando el 21% consideraba que se produciría una mejora. Las materias primas, correlacionadas fuertemente con la evolución del país, también sufren, pues sólo el 4% de los inversores globales permanece sobreponderado en esta clase de activo, frente al 17% de un mes antes.

En lo referente a los temores inflacionistas, cayeron al punto de que el 80% del panel descarta un incremento de tipos por parte de la Fed durante este año.

Lo más leído