“Me quita el sueño que empiecen a comprar small caps inversores sin experiencia”


Andrew Neville es el gestor de uno de los fondos que más va a impulsar Allianz Global Investors este año, el Allianz Global Small Cap Equity. Este fondo ha suscitado tanto interés entre los inversores que su patrimonio se ha incrementado desde los 100 millones de dólares hasta los 900 millones en tan sólo un año, indica Neville. A diferencia de otros gestores de fondos de small caps que han recalado en España recientemente, el enfoque de Neville es global, no centrado exclusivamente en Europa, y no tiene un equipo a su cargo, sino que más bien se aprovecha de la red mundial de expertos de Allianz Global Investors para establecer contactos con compañías a nivel local.

“Cada sede invierte de forma individual porque así el trabajo es local, en la lengua y cultura locales”, resume Neville, quien añade que “la mayor ventaja de ser global es que da una visión más completa”. “Todas las regiones tienen años buenos y años malos; de este modo, no te sobreexpones a una única área geográfica”, concluye al respecto. 

El universo de inversión de este fondo es muy vasto: abarca 16.000 compañías. Además, el porcentaje de rotación de valores en cartera es de entre el 70% y el 100% anual, pues de media se mantienen las posiciones sobre una compañía entre un año y año y medio. Los valores que terminan en la cartera deben reunir las siguientes características: crecimiento, capacidad de financiación, capacidad de fijación de precios, pertenencia a un nicho del mercado, ventajas competitivas y/o tecnológicas y un equipo digno de confianza. 

Una vez se tienen todas las compañías que cumplen con estas características, Neville explica que una de las maneras que tiene de cribar valores es en función de su exposición a temáticas macro de inversión. Son temas variados que pasan de lo específico a lo concreto, por ejemplo han estado expuestos al auge de la biotecnología en Estados Unidos, y ahora está posicionado para beneficiarse de la recuperación doméstica en Europa, en donde observa que “las compañías exportan con mejores resultados y el consumidor es más fuerte de lo que piensa la gente”. “La gente quiere compañías expuestas a Europa que exportan a otras regiones, pero ahora que los emergentes están cayendo y Europa está al principio de la recuperación, tiene más sentido invertir en small caps”, añade. 

El experto apunta como drivers a favor de la renta variable europea que todavía se está cotizando un 35% por debajo de los beneficios de 2007, que las valoraciones están justo por debajo de la media y que, si persiste el bajo crecimiento en este entorno de recuperación, los inversores pagarán por cualquier activo que genere crecimiento “y las small caps dan crecimiento, entre un 20% y un 25% desde 2007”. “Puedo demostrar que las small caps pueden batir a las grandes a 10 años vista”, afirma con rotundidad el gestor. 

Neville también se muestra muy claro a la hora de identificar cuál es su mayor preocupación en estos momentos: “Puedes perder un 20%, un 25% ó un 30% al año en small caps, pero eso no me va a mantener despierto de noche. Sí me puede impedir dormir que empiece a invertir en estas compañías alguien sin experiencia”. Otro aspecto que le da dolor de cabeza es la posibilidad real de deflación en Europa, puesto que “las pequeñas capitalizadas te dan poder para fijar precios”. No obstante, su visión al respecto es que “la inflación acabará más alta que baja”. 

Una cuestión de confianza 

Otro de los elementos del proceso de selección de Neville es la aplicación de otra criba consistente en “intentar comprender los hábitos de los clientes y de los proveedores”. Ésta es una de las informaciones útiles que se pueden conseguir exclusivamente reuniéndose con los equipos gestores de las empresas. El experto presume de que en la gestora mantienen hasta 200 reuniones al año con los equipos de gestión de pequeñas compañías localizadas en Estados Unidos, Europa y Asia-Pacífico. “Reuniéndote con los equipos directivos sabes cosas que los bróker no saben y saber si puedes confiar en ellos o no”, afirma Neville. No invierten en Sudamérica, África ni Europa del Este por razones de liquidez, dado que uno de los requisitos para añadir valores a la cartera es que el volumen de contratación de los valores sea al menos de un millón de dólares al día. En la actualidad la diversificación geográfica de la cartera está en línea con el índice: Estados Unidos pondera un 58%, Europa un 24%, Japón un 11% y Asia un 6%. 

Luego está el factor familia. Tradicionalmente los gestores de small caps suelen percibir a los negocios que cuentan con el respaldo de una familia como más fuertes, pues se tiende a cuidar más el modelo de negocio y se introducen valores como la estabilidad y la reputación. Neville no lo tiene tan claro, pues hace notar que en este tipo de empresas lo habitual es que el consejero delegado también sea accionista de referencia: “Los inversores tienen que asegurarse de que el consejero delegado quiere invertir de una forma amigable con los accionistas. Que haya una familia en el consejo directivo puede ser muy poderoso o un desastre, si hacen lo contrario de lo que quieren los accionistas”. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído