"Me ha sorprendido la resistencia de las compañías europeas en 2012"


Eric Bendahan, gestor del Oyster European Opportunities, uno de los fondos favoritos de los selectores españoles, está sorprendido por lo bien que las compañías europeas han aguantado el año 2012. La economía todavía atraviesa una situación crítica a pesar del empujón que muchos indicadores han experimentado desde el verano pasado a raíz de las palabras de Draghi. No ha sido un año extraordinario pero ha sido mejor de lo esperado a nivel de resultados. 

A Bendahan le siguen gustando las compañías familiares por su capacidad para pensar y planificar en el largo plazo. En su opinión, este tipo de compañías no es que tengan una perspectiva diferente de los mercados, pero sí piensan más en cómo aprovecharse de las circunstancias de los mercados con acciones corporativas, en muchos casos como compradoras, identificando precios de entrada interesantes. Y la caída de la volatilidad genera un entorno más propicio a la actividad corporativa y a las fusiones y adquisiciones, algo en lo que Bendahan no invierte por el hecho de estar invertido en este tipo de operaciones, sino porque las empresas de su cartera detectan buenas oportunidades.

Sobre los últimos episodios de volatilidad tras las elecciones italianas, Bendahan cree que los mercados han reaccionado con realtiva calma y destaca que en su opinión en las economías centrales de la zona euro son conscientes de que los periféricos han tomado muchas medidas y de que pedir un mayor esfuerzo de austeridad frenaría la mejora del déficit por lo que de momento no se pedirán nuevos sacrificios y esperarán a que las medidas sigan produciendo efectos.

Este cambio en la visión de las economías centrales, hace que Bendahan se sienta más optimista sobre el crecimiento del PIB de la zona euro hacia finales de año y en algunas economías periféricas como España. Eso le ha llevado a apostar por compañías más sensibles al crecimiento interno como Caixa Bank y Banco Popular al tiempo que mantiene alguna de sus favoritas de siempre, como OHL.

La guerra de divisas no le preocupa demasiado en la medida en que le euro no supere el nivel de 1.40 frente al dólar, un nivel demasiado fuerte para el euro. Su exposición internacional se centra en la exposición de las compañías de su cartera a los mercados emergentes, que representan ya un 45% de las ventas y un 37% de los beneficios totales de media para muchas empresas europeas.

Noticias relacionadas

Lo más leído