Maxime Carmignac se vuelve más neutral


Maxime Carmignac es más que la hija del fundador de Carmignac Gestion; es una profesional que desborda entusiasmo por su trabajo y que se marca un solo objetivo para el futuro cercano: construir un buen historial de rentabilidad con su fondo, el Carmignac Market Neutral.

El fondo, que gana un 7,26% en el año, ha generado alfa tanto con sus posiciones largas como con las cortas. Sin embargo, ha sufrido por su exposición al dólar, algo que Maxime Carmignac ha decidido corregir de cara al futuro. “Nuestra intención es tener un fondo verdaderamente neutral. Así que no tendremos más exposición a divisas. Este año, la caída del dólar afectó mucho la rentabilidad del fondo. Fue un error y en octubre decidimos que en adelante reducíamos drásticamente la exposición a divisas. Hemos mejorado el manejo de las divisas y constantemente implementamos mejoras en todo el proceso. Manejar la beta, la exposición al mercado, es más un arte que una ciencia perfecta”, asegura.

El fondo, aunque puede llegar a moverse en un rango de exposición neta de entre un menos 30% y un más 30%, se suele situar con una exposición neta de entre un -10% y un 10%.

El proceso de inversión sigue una aproximación dual. Se centra en la selección de valores para tomar posiciones largas y se apoya fundamentalmente en su visión macro para elegir las posiciones cortas.

Para las posiciones largas, cuenta con sus propias previsiones de beneficios y busca compañías con capacidad de sorprender al mercado. El fondo analiza también las valoraciones absolutas, relativas e históricas. Se fija también en el potencial que tiene una empresa de ser adquirida o de entrar en algún movimiento corporativo. “Es algo que me gusta mucho. Este año, siete compañías de la cartera han sido adquiridas”, afirma Maxime Carmignac.

Ella cubre directamente el sector energético, el de consumo y servicios públicos. Y se apoya en el resto de analistas de la entidad. “Sólo invertimos en sectores que seguimos y que conocemos bien”, dice.

En cuanto a las posiciones cortas, que toma a través de CFD, intenta que ninguna de ellas represente más de un 3% del total de la cartera. “No nos queremos ver atrapados en una compañía”, destaca. “En enero de 2010, por ejemplo, conocimos que había un exceso en la oferta de gas en Europa y en EE.UU. Para expresar nuestra visión negativa sobre el sector, tomamos posiciones cortas sobre 10 compañías distintas al mismo tiempo”, explica.

Al tomar una posición corta, busca que haya un catalizador. “Puedo ser oportunista. Me muevo rápido y de manera táctica. Intentamos aproximarnos a las posiciones cortas desde muchos puntos de vista para evitar vernos atrapados”, comenta. La cartera está muy diversificada. El fondo no puede tener una exposición neta superior al 20% en ningún sector ni país.

La gestora habla con pasión de sus ideas de inversión y de los mercados. “Otra idea, por ejemplo, surgió al ver que Procter & Gamble apostaba por incrementar a cualquier precio sus cuotas de mercado en el mercado de dentífricos de Latinoamérica o en el de detergentes en los EE.UU. Inmediatamente me puse a buscar quiénes podrían ser los principales perdedores con esa tendencia”, resume.

Por regiones, Maxime Carmignac considera que algunos mercados emergentes seguirán exhibiendo un mejor comportamiento. En segundo lugar, ve potencial en Estados Unidos. Tiene una exposición neta positiva en emergentes; ligeramente positiva en Estados Unidos y corta en Europa.

“La belleza del fondo es que puedes ganar dinero en cualquier escenario de mercado”, afirma. De cara al próximo año, se propone ser más decidida. “Este año no fui del todo valiente. Estaba empezando y he sido algo tímida en algunas ocasiones. He tomado algunas posiciones muy pequeñas en algunas compañías en las que tenía una gran convicción”, explica.

El fondo, lanzado en diciembre de 2006, se reconvirtió en UCITS en marzo de 2009. En 2007, todavía con Maxime como co gestora del producto, ganó un 10,47%. Entonces, ella se marchó a Nueva York y Londres, donde trabajó en dos gestoras especializadas en situaciones especiales. “Necesitaba experiencia internacional y mejorar mi formación en gestión alternativa”, reconoce.

En 2008, el fondo perdió un 6,62% y en 2009 cayó un 0,74%. Carmignac retomó la gestión del producto en enero pasado. “Ahora necesitamos consistencia en la rentabilidad. En lo que va de año, el fondo ha ganado dinero en cada trimestre y puede hacerlo bien en cualquier tipo de mercado. El fondo no tiene apalancamiento en la porción que se invierte a largo. Es transparente, ofrece liquidez diaria y publica íntegramente su cartera de inversiones largas cada trimestre. No se trata de un hedge fund al uso”, destaca.

La gestora del fondo cree que estar al frente del primer producto alternativo de Carmignac supone una ventaja. “Es algo bueno para mi desarrollo en Carmignac. No hago lo mismo que los demás, pero estoy muy cerca de ellos. El fondo, de baja volatilidad, está muy poco correlacionado con el mercado y con el resto de productos de Carmignac. Se trata, por tanto, de un producto complementario a nuestra gama actual. Si la rentabilidad es buena, podríamos desarrollar más productos alternativos. Estamos viendo una convergencia entre hedge funds y gestión tradicional. Es una tendencia muy interesante y queremos beneficiarnos de ella”, comenta.

La entidad acaba de empezar a realizar algunas presentaciones del fondo, aunque el esfuerzo comercial es aún limitado. El patrimonio del producto supera los 140 millones de euros.

 

Lo más leído