Materias primas: ¿sembrando el próximo gran rally?


Tras la implacable escalada en precios de las materias primas durante la primera mitad de 2008, que hizo que se alzaran las voces de aquellos que pensaban que las MMPP eran uno de los pocos activos capaces de salir ilesos de la crisis financiera en la que nos encontramos inmersos, los acontecimientos que tuvieron lugar durante los últimos meses del pasado año han hecho que la percepción anterior cambie de manera radical.

Como se puso de manifiesto, las MMPP como clase de activo no han sido capaces de resistir los acontecimientos que han ido teniendo lugar, especialmente tras la quiebra de Lehman Brothers, que motivó una venta masiva de activos de riesgo, incluyendo las MMPP.

Lo que había comenzado como una corrección tardía de precios, tras un comienzo del verano de valoraciones excesivas, se convirtió en un desplome sin precedentes de los precios de algunas materias primas. Esta caída de precios se ha visto acentuada por el simultáneo empeoramiento de la situación económica mundial y la “ruptura” de los mercados financieros internacionales, que ha traído consigo una parada en seco de las transacciones internacionales, y, por consiguiente, un colapso en la demanda de MMPP. Mientras que en la primera parte del año los inversores se centraban en los cuellos de botella de la oferta, de repente toda su atención se centró única y exclusivamente en la debilidad de la demanda.

El hecho de que el precio del petróleo haya caído más de 100$ desde los máximos de 147$/barril nos lleva a pensar lo siguiente: la subida de precios, ¿ha estado basada en fundamentales, o realmente estamos ante otra burbuja financiera que ha estallado? ¿Será que los precios actuales son los que verdaderamente reflejan el valor real de este tipo de activo?

Huelga decir que las perspectivas de crecimiento global se han deteriorado sustancialmente durante los últimos meses, lo que ha afectado de manera sustancial a la demanda de MMPP en general, y a la de energía y metales industriales particularmente. Pero, justifica esta situación la caída de más del 75% en precio de algunos de estos activos? Cabe esperar una caída aún mayor en algunos precios? Podemos decir que, hasta que no se aclaren los nubarrones que acechan sobre el crecimiento y la crisis de crédito no empiece a desaparecer, los fundamentales de las Materias Primas no serán los factores más relevantes a la hora de vaticinar la tendencia de las mismas.

Pero en algún momento esta situación debería comenzar a despejarse y tendremos que ver un suelo, momento en el cual los participantes del mercado deberíamos volver a prestar atención a los aspectos específicos de esta clase de activo.

A pesar del actual debilitamiento de la demanda, los problemas de escasez y falta de recursos no se han solucionado repentinamente. Quizá en el momento actual no sean tan acuciantes, especialmente con una demanda tan deprimida. Pero en el momento en que el crecimiento global cobre fuerza de nuevo, la tendencia de las MMPP será claramente alcista. Recogiendo las palabras de Schlumberger, el aumento de inversión de los últimos años no ha sido suficiente para obtener los recursos necesarios que establezcan el equilibrio entre las fuerzas de oferta y demanda.

Teniendo en cuenta que con unos precios del petróleo entre 45$ y 100 $/barril durante los últimos cuatro años la inversión qe se ha realizado no ha sido suficiente, cuesta creer que a 35$/barril se generarán los suficientes recursos para establecer el consabido equilibrio necesario en unas condiciones de mercado, y crecimiento, normales.

Diariamente leemos noticias de compañías llevando a cabo fuertes recortes de presupuesto en sus inversiones en capex, lo que lleva a pensar que la situación de la oferta se puede deteriorar aún más en los próximos años. Esta reflexión basada en los precios del petróleo no es muy distinta de la que podríamos hacer con, por ejemplo, los metales industriales.

Resumiendo, podríamos decir que la crisis actual no va a mejorar las condiciones en el mercado de materias primas, pero cada día que pasa es, en cierto modo, un día más de siembra para lo que podría ser el próximo rally en los mercados de Materias Primas



Sandra Ebner, Gestora de Deka Commodities
 

Lo más leído