Tags: Negocio |

Massimo Greco (J.P.Morgan AM): “No podemos pedir a la gente que ahorre más, pero sí que lo que ahorre lo invierta mejor”


Massimo Greco tiene claro que la industria de gestión de activos se enfrenta a importantes retos que no puede obviar. Uno de los más importantes es el que el sector ha estado tratando de encarar a lo largo de los últimos años: el de transformar al ahorrador en inversor para lograr que alcance sus objetivos vitales. A juzgar por el importante volumen que todavía existe en depósitos bancarios y cuentas a la vista, podría decirse que las gestoras han tenido, por ahora, un escaso éxito en el cumplimiento de este objetivo. “Tenemos la obligación como industria de contribuir a que los ahorradores hagan una gestión más eficiente de su dinero. No podemos pedir a la gente que ahorre más, pero sí que lo que ahorre lo invierta mejor”, afirma el responsable de J.P.Morgan AM para Europa Continental.

En una entrevista con Funds People durante el Media Summit que cada año realiza la entidad en Londres, Greco reconoce que, para una gestora, este trabajo es muy laborioso y requerirá tiempo para que dé sus frutos. “Los hábitos de los ciudadanos no van a cambiar en cuestión de meses, ni siquiera en años. Es cuestión de ir mejorando poco a poco la educación financiera de la sociedad. Para el sector, esto ha significado pasar de un negocio de productos a un negocio de soluciones. A muchos de nuestros clientes ya no les interesa tanto el vehículo en sí, sino si ese producto le servirá para lograr sus objetivos”. Pone, como ejemplo, el boom de los fondos multiactivos, los cuales suelen ser utilizados por muchos inversores como fuente de generación de rentas, una de las grandes necesidades que existe en Europa.

Greco tiene claro que la mejor estrategia para invertir en los mercados pasa por dos cosas que los inversores no siempre cumplen: permanecer invertido y diversificar el capital. De hecho, es el consejo que le lanza a sus clientes. “Nadie sabe cuándo va a producirse una corrección. Llevamos ya cuatro años en los que se viene pronosticando una crisis económica y de mercados... y nada de esto ha sucedido. Los inversores esperaban una entrada en recesión de las economías que nunca llegó. No trate de hacer market timing. Nunca funciona. Es imposible hacerlo bien. Los inversores tienden a sobrerreacionar. La clave está en permanecer invertido con un horizonte de largo plazo”, indica.

Actualmente, en J.P.Morgan AM están destinando importantes recursos al reforzamiento de varias áreas del negocio. La primera de ellas es la tecnología, donde están invirtiendo con una doble finalidad: por un lado para hacer más eficiente la gestión de los fondos que comercializan; por el otro, para conectar mejor con sus clientes utilizando todas las herramientas digitales que puedan optimizar esa comunicación. La segunda es la ESG, que esperan tener plenamente integrada a finales de año y donde están lanzando fondos sostenibles, siendo en muchos casos la versión socialmente responsable de vehículos ya existentes, como es el caso del JPM Global Macro Fund con la creación del JPM Global Macro Sustainable.

Una tercera área en la que están invirtiendo es en todo lo relacionado con el mundo de los ETF. La mayoría de los inversores los entienden como un vehículo de gestión pasiva que se limita a replicar un índice. Para este tipo de cliente J.P.Morgan AM dispone de los beta builder. Sin embargo, en la casa también ven los ETF como una estructura a través de la cual poder aportar alfa. “Un ejemplo de ello es nuestra familia de ETF de deuda emergente, que no se limita a replicar un índice, sino que hacen una gestión activa eliminando del subyacente algunos emisores. Últimamente, estos productos han registrado un mejor comportamiento que sus pares al no tener a Argentina en cartera. En un índice de bonos, los emisores más endeudados son los que tienen un mayor peso. Si a través del análisis puedes eliminar activos con elevado riesgo de default, estás optimizando beneficios”.

A su juicio, la mayor ventaja de J.P.Morgan AM frente a sus competidores es la solidez de la marca y la robustez de la calidad de la gama que comercializa. “La entidad pertenece a un grupo muy grande y rentable. Esto hace que sea una firma en la que el inversor puede confiar, tanto en los buenos como en los malos momentos. El cliente no tiene que temer una reducción de capacidades como consecuencia del entorno imperante. En cuanto a la gama, cubrimos todo el universo tanto a nivel geográfico como por clases de activo, con profesionales trabajando sobre el terreno, lo que nos permite crear carteras de alta calidad y bien diversificadas”. Otra de las áreas donde –según Greco- la gestora es muy fuerte es en el middle office. Y, en un entorno en el que existe en Europa una tendencia hacia los mandatos, esto lo ve como una ventaja.

“Las necesidades del cliente son cambiantes y ahora existe esta demanda por la constitución de mandatos. Es un negocio en el que estamos presentes que abre un escenario nuevo, en el que estamos felices de jugar. La vida del mandato requiere grandes capacidades en todas las áreas (ventas, servicio al cliente, gestión, conocimiento del mercado local…) y aquí disponemos de una gran fortaleza y ventaja competitiva. Las entidades con escala serán las grandes beneficiadas de esta tendencia hacia la constitución de mandatos. Como gran reto tenemos a MiFID II, que exige un plus a nivel de reporting. En algunas partes de Europa, el nuevo marco regulatorio está generando reconstrucción de la proposición de valor. Crea riesgo de fragmentación en la oferta y no siempre es escalable para la industria”, asevera.

La escala es otra de las ventajas que –según Greco- permitirá a J.P.Morgan AM navegar con éxito en un entorno, el actual, en el que existe una gran presión de márgenes y también de comisiones. “La presión en comisiones continuará y estamos preparados para ello. Seguimos reduciendo el coste de nuestros fondos. Hace tres años lo hicimos y lo continuaremos haciendo lanzando clases más baratas”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas