Más del 40% de las aseguradoras aumentarán el riesgo de la cartera en 2013


Aunque el entorno de inversión sigue presentando retos, la percepción general entre los inversores es que los riesgos de cola se han reducido y por eso se muestran más optimistas con respecto a 2013. Según la última encuesta de GSAM Insurance Asset Management, el impacto de las políticas monetarias expansivas ha desplazado a la crisis de deuda europea como el principal riesgo macroeconómico, y los bajos tipos de interés representan el principal riesgo de inversión, por lo que los directores de inversiones se están preparando ante la subida de tipos. Además, en el actual entorno de bajos tipos preocupa mucho más la inflación que la deflación.

La encuesta de GSAM de este año recoge las opiniones de 252 directores de inversiones y directores financieros de aseguradoras de todo el mundo. Los resultados indican que los primeros son cada vez más optimistas con respecto a las oportunidades de inversión y más del 40% tiene intención de aumentar el riesgo total de la cartera, mientras que tan solo un 10% piensa reducirlo. Los directores financieros, por el contrario, se muestran más conservadores con respecto a los niveles de riesgo de las inversiones.

Las aseguradoras son conscientes de que cada vez resulta más difícil generar buenas rentabilidades con carteras que solo contengan inversiones de la máxima calidad y elevados balances de efectivo. Los directores de inversiones encuestados tienen intención de aumentar sus asignaciones a clases de activos con un alto potencial de rentabilidad (como la renta variable y las inversiones alternativas), los menos líquidos y aquellos que se comportan bien en un entorno inflacionista o con tipos de interés crecientes. Se trata de un cambio importante con respecto a 2012, cuando la prioridad era aumentar las asignaciones a crédito de alta rentabilidad.

El fuerte rally de la renta fija y las políticas monetarias expansivas están reduciendo el apetito por el efectivo, los instrumentos a corto plazo y la deuda gubernamental y de agencias, mientras aumenta la preocupación por el futuro de los tipos de interés. Se espera que las inversiones más líquidas generen bajas rentabilidades y los directores de inversiones anuncian que reducirán sus asignaciones a esas clases de activos.

Los balances de las aseguradoras han vuelto, por lo general, a los niveles anteriores a la crisis. La menor rentabilidad de las inversiones amenaza la capacidad del sector para generar sólidas rentabilidades sobre recursos propios (ROE) y presiona las valoraciones. Los directores financieros se muestran conservadores sobre los niveles de riesgo de las inversiones y han moderado sus expectativas de ROE para 2013 a entre un 5% y un 15%. La mayoría considera que la capitalización del sector es adecuada o excesiva pero tienen opiniones diferentes sobre si el excedente de capital debería guardarse o repartirse entre los accionistas.

Noticias relacionadas