Mario come confeti


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Han pasado demasiadas cosas esta semana, demasiadas y de todo orden y consideración. Nos gustaría haber podido encontrar un patrón, un punto de conexión, un hilo conductor, pero no se nos ocurre nada que pueda relacionar el lanzamiento de la campaña presidencial de Hillary Clinton con el affaire “León come gamba”. Tendremos que esperar a noviembre de 2016 para ver quién se come a quién. De momento ni siquiera se conocen todos los candidatos a desayunar, comer y cenar en la Casa Blanca, pero les recomendamos que se pongan en contacto con los habitantes de la isla griega de Icaria, o con los de las tierras altas de Cerdeña,  o de la península Nicoya en Costa Rica, o de Okinawa en Japón. Resulta que según la National Geographic Society en estas zonas hay muchísimo centenario y además centenario en buen estado. Aire libre, comida fresca, vida social y mucho paseo. Hay un quinto núcleo que está en California, en un lugar llamado Loma Linda, pero este no lo recomendamos tanto porque se trata de un grupo de adventistas del séptimo día que no pueden beber, fumar ni bailar. Y tampoco se trata de llegar a los 100 sin algún que otro día de juerga, ¿no?

Y luego está lo de Ben. Primero se hizo bloguero y a continuación se ha hecho asesor de un hedge fund. Y ahora es cuando viene nuestra ración semanal de victimismo y sana indignación. Llevamos ya cerca de 60 entradas en este blog y no nos ha llamado ni un solo hedge fund para que lo asesoremos. Es tremendo porque creemos que sabemos lo que hay que saber. Podemos distinguir perfectamente entre un Jaguar y un Aston Martin y sabemos cuál es la parte buena de los Hamptons y que hay que ir en helicóptero. Y si hace falta algo más, pues ya lo iremos aprendiendo. En cualquier caso Ben, sigue este consejo: no aceptes nunca nunca ningún puesto en el FMI. Aunque no podrías presidirlo porque eres americano, los últimos súperjefes que han pasado por allí han caído en una desgracia muy grande, algo que no te deseamos a ti, paladín del QE y de los tipos bajos, azote de los austericidas y de los rentistas. Un blog, de momento, parece un refugio más seguro, aunque ya sabemos que los activos libres de riesgo pueden esconder a un cisne negro en el jardín.

Entremos en materia macroeconómica. EE.UU. y Europa parecen jugar a  intercambiarse los papeles desatando sus correspondientes relaciones inversas. Los datos americanos flojean respecto a lo esperado, siendo el mal tiempo de principios de año el objeto de culpa. Wall Street sube ante la expectativa condescendiente de la Fed.

Mientras, en Europa el QE, la caída del precio del petróleo y la debilidad del euro, especialmente, van animando la actividad. Y con ello se activan las sensibilidades que empiezan a preguntarse para cuándo el fin del QE. Señores, primero que termine de arrancar, ¿no creen?

Pero Mario Draghi es de ir a lo suyo, y moderadamente satisfecho sobre su criatura y sus efectos sobre la economía se presentó en la última reunión del BCE. Afirmó que la compra de deuda durará, como mínimo, hasta que termine: septiembre de 2016. Y claro, esto no gusta a todos por igual. Como un dardo enviado desde el mismísimo Bundesbank o Ministerio de Finanzas germano llegado en forma de susto y confeti, la rueda de prensa contó con el efecto mediático que pareció acompañar a la actualidad y entretenimiento durante toda la semana, sea una patata felina o un obsequio real. Pero una cosa aprendimos aquí, para hacer la revolución hay que tener fuerza, agilidad y pantalón de talle alto.

En fin, que en Alemania las cosas van bien. El Dax lleva en el año más de un 26%, los futuros del bono a 10 años ya conocen el terreno de las tasas negativas, sube el precio de la vivienda y repuntan los salarios, el consumo y las ventas minoristas. Pero ojo, con desequilibrios: balanza por cuenta corriente del 8,5% este año y el próximo. Mensaje al pueblo alemán: Torremolinos y sangría.

¿Algo nuevo sobre Grecia? Un grupo de estudiantes griegos ganaron el premio BCE Generation Euro Students Award 2015. Bonito, ¿verdad?. Esperamos que lo reciban antes de finales de abril.

-"Salvad a las ballenas". -"No, lo otro". -"Al león gamba". -"No, lo otro". -¿A Rato?

 

Buena semana

Lo más leído