Mariano Arenillas (Deutsche AM): “El enfoque de puramente precio que se está dando actualmente a las inversiones no es el adecuado”


Mariano Arenillas de Chaves es el nuevo responsable de Deutsche AM para Iberia desde hace cinco meses. Es un hombre de la casa, pues ha desarrollado su carrera profesional en la oficina española desde 2006. “He pasado de ver una parte de la foto, como ventas, a ver una foto más global de la empresa. No es un cambio disruptivo, es un paso natural”, afirma. Esta es de hecho su primera entrevista desde que está en el cargo.  

La promoción de Arenillas llegó en un momento delicado para el grupo Deutsche Bank, debido a las dudas sobre su solvencia y la multa impuesta por EE.UU. “La actividad de la gestora en España ha sido bastante robusta y resistente porque se percibe que los activos que gestiona están fuera del balance del grupo”, recuerda Arenillas. Éste admite que, si bien se percibió inicialmente cierta preocupación por parte del cliente retail, “se han resuelto gracias a los mensajes que ha lanzado el grupo de liquidez y capacidad de generar negocio de forma sostenida”. “Hemos recuperado la velocidad de crucero que tenemos a día de hoy y que es la continuación del año 2015”, declara.

El año pasado terminó con reembolsos para la entidad. “En 2016 tuvimos salidas de dinero, pero no nos sorprendieron demasiado. Tuvimos un 2015 francamente fabuloso, en el que incorporamos 4.000 millones de gestión de activos en España”, puntualiza Arenillas. El catalizador de los reembolsos fue la fuerte corrección de principios de 2016, durante la que vendieron “aquellos clientes que no estaban correctamente posicionados en nuestros fondos, porque tenían un perfil de riesgo inferior”.

Este año está siendo más benigno, con entradas importantes de dinero. Los multiactivos flexibles y fondos de renta variable europea y alemana han despertado el interés de los inversores. “Aún así, observamos que la renta fija sigue siendo muy atractiva para los inversores, particularmente la de duración más baja”, detalla.

Arenillas ha heredado de su predecesor en el cargo, Luis Ojeda, una entidad que según datos de Inverco se sitúa en el tercer puesto por volumen de activos en España, con 8.377 millones de euros. Esta cifra se refiere exclusivamente a los fondos y ETF de la gestora internacional; se excluye a la gestora local, las sicavs y los mandatos, que juntos suman otros 14.100 millones de euros, aproximadamente.   

El objetivo de la oficina española de Deutsche AM es aumentar su cuota de mercado y mantenerse en el top 5 de firmas internacionales. “Quizá pueda parecer un objetivo poco ambicioso, pero queremos permear cada vez más en las redes de nuestros distribuidores, que nos dejen de ver simplemente como proveedores y nos incorporen a sus plantillas como un input adicional a la hora de buscar soluciones en España y Portugal”, explica. Arenillas añade que, frente a la tendencia de crecimiento vía adquisiciones de otros competidores, la apuesta de Deutsche AM es por “el crecimiento orgánico y ordenado, con una evolución muy clara”.

De la oficina española, subraya la estabilidad del equipo actual: “Llevamos funcionando juntos muchos años. El cliente lo percibe como algo muy positivo, porque aporta mucho valor ver siempre al mismo interlocutor, con el que tiene confianza y que conoce sus necesidades”. Admite que “el incremento de la regulación y de los activos bajo gestión en España seguramente nos llevará a incrementar la plantilla a futuro”, pero también para “adaptarnos a una mayor demanda de información por parte del distribuidor”.

El experto señala dos elementos diferenciales respecto a la competencia: la implementación regulatoria y el ADN europeo. “Algunos temas que introduce la nueva regulación ya se estaban aplicando de facto en la gestora desde hace algunos años”, comenta sobre el primero. Sobre el segundo, afirma: “Ese perfil europeo que tenemos respecto a otras casas nos hace un interlocutor más válido de cara al inversor español. Desde nuestros gestores, que piensan en euros, hasta nosotros, que pensamos en la regulación común, el apalancarnos en Alemania para poder tener soluciones que operen en toda la zona euro es muy positivo”.

Objeciones a la regulación

El gran reto que afronta la industria a ojos del experto es precisamente esa adaptación regulatoria. Arenillas considera positivo que “haya nuevas regulaciones que protejan al inversor final”, pero con una objeción: “Necesitamos un tiempo de adaptación algo más amplio y con mayor concreción de la que estamos teniendo a día de hoy”. 

El experto aprovecha para criticar el énfasis sobre los costes que ponen las nuevas regulaciones: “El enfoque que se está dando actualmente a las inversiones de puramente precio no es el adecuado. El enfoque adecuado viene por la rentabilidad que obtiene el inversor final y por la gestión del riesgo. Ahora mismo solamente se está valorando el precio, cuando para mí lo más importante sería ver el comportamiento integral de ese producto no sólo per se, sino también dentro de mi cartera”. “Puedo estar de acuerdo en que hay determinados productos que se consideran de gestión activa cuyo tracking error es muy bajo, y por lo tanto realmente no hay una verdadera gestión activa. Pero de ahí a demonizar que la gestión activa no funciona, es demasiado simplista”, afirma.

“En aquellos campos donde la gestión activa sea capaz de aportar algún valor que no tenga que ser exclusivamente rentabilidad, el inversor debería estar dispuesto a pagar. En aquellos activos donde lo que el inversor quiere es la pura réplica, el ETF es una solución perfecta”, sentencia el experto sobre esta polémica. Recuerda asimismo que no todos los inversores tienen las mismas necesidades: “El private equity, la gestión inmobiliaria, la gestión de infraestructuras… son activos más caros, y no por eso no tienen cabida en el mercado. Hay que darle a cada cliente su producto”.

Demandas y propuestas

En la entidad han observado que la mayor preocupación actual del cliente es el perfil de rentabilidad/riesgo de los productos en los que invierte. El responsable cree que la gestora juega con ventaja gracias a una gama que se adapta al entorno de tipos bajos y falta de rentabilidad de los activos de renta fija. El origen alemán juega un papel relevante: “La situación de tipos bajos que empezamos a percibir en la periferia en 2014-2015 ya se vivía en Alemania desde 2012, donde el bund estaba mucho más bajo al ser un activo refugio. Por tanto, esa demanda de producto con algo más de rentabilidad respecto al activo libre de riesgo ya se producía en Alemania”. La firma efectuó una serie de lanzamientos para el cliente alemán. “Esa gama de producto ha sido luego la que nos ha permitido tener entradas de inversores en España, son productos que ya tienen un track record importante”, resume.

En esta línea, se ha detectado una mayor demanda de deuda híbrida, high yield europeo y bonos flotantes. Para Arenillas, esta tendencia de búsqueda en los compartimentos menos convencionales de la renta fija se va a mantener: “No es sólo que el activo libre de riesgo ya no dé rentabilidad, sino que, dentro de un perfil de riesgo conservador, la única manera de obtener rentabilidades positivas es combinando diferentes activos y permitiendo al gestor tener un grado de flexibilidad. Se trata de buscar carteras más diversificadas – que combinen acciones, renta fija y divisas- y que puedan obtener retornos positivos en diferentes momentos de mercado, con una volatilidad muy contenida”.  

En cuanto al futuro, el experto detalla que la estrategia a cinco años seguirá centrándose en el desarrollo de producto en gestión activa, gestión pasiva y gestión alternativa. En la gestión activa, apostará por “productos con clara separación del benchmarck y una clara aportación de valor”. En la pasiva, por un incremento de la gama de ETF, que actualmente supera los 300 productos. Para Arenillas, la gestión alternativa juega actualmente un papel clave, por el entorno de tipos bajos; se refiere al negocio inmobiliario, de las infraestructuras y del private equity. “El componente de esta clase de activo es más alto en las carteras institucionales, pero cada vez también está más presente el componente de gestión alternativa en carteras más pequeñas o carteras menos sofisticadas”, aclara.  

La última tendencia destacable ha sido la identificación de una mayor demanda de información por parte de los inversores. La respuesta de Deutsche AM ha sido la Visión del CIO. Arenillas califica la elaboración y posterior difusión a través de diferentes soportes digitales de este documento, que recoge la visión macro y sobre clases de activo de Stefan Kreuzkamp, director de inversiones, como una gran “innovación a la vez que evolución dentro de la casa”.

La visión del CIO es trimestral y se complementa con revisiones mensuales y quincenales. La gestora está desarrollando soluciones automatizadas que se basan en este conocimiento generado, mediante el diseño de carteras que se actualizan automáticamente cuando el CIO introduce cambios en su visión. “Para nosotros es muy relevante, porque estamos muy convencidos de que el millenial de hoy será el inversor del mañana. Cuando antes consigamos adaptarnos al sabor que nos demanda este millenial, más éxitos tendremos en el futuro. Esto es la sostenibilidad de la empresa”, declara Arenillas. Estas carteras están disponibles en España, aunque por el momento son soluciones muy institucionales.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído