M&G reta al gurú de Pimco y apoya las inversiones en bonos británicos


Las respuestas al Anillo de fuego que fijó la semana pasada el gurú de los bonos Bill Gross no se han hecho esperar. Richard Woolnough, gestor de renta fija de M&G Investments, ha sido el primero en poner en duda la visión del rey de los bonos, que señaló a algunos países como EEUU, Japón, Francia, Italia, Irlanda, España, Grecia y Reino Unido como destinos a evitar. Y especialmente este último, debido a que “su deuda pública duerme sobre una cama de nitroglicerina”, un comentario que Woolnough acepta para la renta fija a corto plazo, pero rechaza para la de largo. Pese a los argumentos de Pimco, que advirtió de los riesgos que supone para los bonistas la alta deuda británica combinada con la posibilidad de devaluaciones en su divisa, en M&G creen que no todo es negativo. Así, según las estimaciones, la deuda bruta de Reino Unido se situó en el 68,7% del PIB en 2009, un porcentaje menor al de EEUU y Alemania, cercano en ambos casos al 80%. Además, considera que el Gobierno británico ha respondido agresivamente a la crisis, una medicina que, de funcionar, se aplicará únicamente a corto plazo, o en un segundo escenario, el aumento de la deuda podría verse reducido con un régimen fiscal más disciplinado en 2010, año electoral. “El país tiene muy poca deuda exterior y ha sido prudente adoptando el mayor rango de vencimiento del G-7”, asegura el gestor, que no teme la devaluación de la libra esterlina, que ya ajustado el 22% desde julio de 2007. “Una divisa flexible y el control sobre los tipos de interés internos sitúan a Reino Unido en una buena posición para solucionar los problemas de deuda”, asegura Woolnough, convencido de que el consenso exagera los riesgos que el mercado británico afronta. “Estoy de acuerdo en que demasiada oferta nueva será negativa a corto plazo. Sin embargo, a largo plazo Reino Unido tiene la oportunidad de ajustarse a la crisis a través de estímulos fiscales, reformas financieras y una devaluación de la divisa que proveerían de la medicina requerida. La opinión de que una cama de nitroglicerina es un lugar peligroso para descansar debería revisarse. No olviden, lo que la enferma economía británica necesita podría ser exactamente una cama de nitroglicerina, una de las drogas más ancestrales y más usadas para curar a pacientes con enfermedades del corazón”, apostilla.

Empresas

Lo más leído