M&G Optimal Income: revisión, posicionamiento, estrategia y novedades del fondo


El M&G Optimal Income es actualmente uno de los fondos de inversión más populares del mercado español. Cuenta en estos momentos con un patrimonio en España de más de 2.500 millones de euros, lo que le convierte en el producto mixto con un mayor volumen de activos bajo gestión en nuestro país. El año pasado consiguió ofrecer una rentabilidad del 7,3%. Ana Gil, especialista en Inversión de Renta Fija de M&G Investments, cimenta este favorable comportamiento en la gestión de la duración realizada por el equipo el año pasado. “La gestión de la duración en 2013 ha sido clave para evitar las sangrías en el mercado. Empezamos 2013 con una duración de 2,2 años. Durante el verano alargamos hasta 3,5 aprovechando la corrección registrada en los mercados y a finales de octubre volvimos a reducir ligeramente hasta 3,2. Durante los últimos meses Richard Woolnough ha estado alargando gradualmente la duración de la cartera, hasta situarla en los 3,6 años, un nivel todavía por debajo del que marca el índice de referencia (5,5 años)”.

Además de la gestión de la duración, Gil destaca que han existido otros dos factores que han sido decisivos para la buena marcha del fondo. El primero ha sido la posición que mantiene en crédito. “Tenemos un 10% en el índice americano de high yield, lo cual nos ha beneficiado. También nos han ayudado nuestras posiciones en deuda con grado de inversión. En este sentido, gran parte de la rentabilidad ha venido por el lado del sector financiero. Woolnough siempre ha sido muy cauto con respecto a este segmento del mercado. Considera que el sector bancario anglosajón (Estados Unidos y Reino Unido) está en mejor forma que el de Europa continental”, explica Gil. Actualmente, el 15% de la cartera está invertida en deuda emitida por entidades financieras. “La posición mayoritaria corresponde a bancos ingleses, que ocupan más de la mitad de este porcentaje”.

La otra pata de la rentabilidad ha venido por el lado de la renta variable. En el segundo semestre de 2013, la exposición a las acciones se situaba en máximos históricos al alcanzar el 12,3%. “Esta posición se ha reducido en dos puntos con respecto a dichos niveles y actualmente se sitúa en el 10,3%. En renta variable hemos ido aumentando paulatinamente el riesgo, al elevar el peso de compañías cíclicas, sobre todo de nombres del sector financiero, que hoy ocupan el 4% del total. Al mismo tiempo, hemos ido deshaciendo posiciones en valores más defensivos, como Roche, Microsoft o incluso Apple, compañía esta última que compramos cuando tocó mínimos en abril en 390 dólares y hemos vendido por encima de los 500 dólares”. 

Estrategia de cara a 2014

Gil asegura que, de cara a 2014, no hay grandes cambios en la visión general del entorno, aunque sí ligeras variaciones en la estrategia. “En primer lugar, la mejora del crecimiento económico nos hace ser más constructivos con respecto a Europa continental, mercado en el que hemos sido hasta ahora relativamente cautos. La política monetaria actúa con un desfase de 12-18 meses. En Estados Unidos y Reino Unido estamos viendo crecimiento económico y recuperación del mercado inmobiliario gracias a las políticas puestas en marcha hace año y medio. Este va a ser el año de Europa; hoy somos más optimistas. Nuestra posición en deuda corporativa europea 'core' ronda hoy el 19% y no estamos comprando periféricos”, revela.

En lo que respecta al mercado de deuda pública en general, la especialista en Inversión de Renta Fija de M&G Investments explica que siguen infraponderados en esta clase de activo (su posición actual es del 22%, frente al 33% del índice). “Cuando la tir del bono inglés a 10 años se sitúe en el entorno del 3/3,5%, será buen momento para elevar exposición”. En el mercado de crédito, en cambio, están positivos tanto en deuda high yield como en investment grade. “Los spreads se han estrechado, pero continúan por encima de los niveles históricos. Vemos que puede haber un potencial para ver una comprensión adicional de entre 80 y 100 puntos básicos. No hay espacio para encontrar muchísimo valor, pero todavía hay espacio para rascar más”.

En el caso de Europa, Gil reconoce que el equipo del M&G Optimal Income ve más valor en el mercado de CDS. “Los spreads en Europa están más comprimidos. La tendencia es mantener exposición a través de CDS, mientras que en Estados Unidos preferimos hacerlo a través del mercado de bonos”.

Las novedades

La novedad en esta ocasión viene por el lado de la deuda emergente. “Hemos empezado a añadir deuda emergente a la cartera. La incorporación de Claudia Calich al equipo de renta fija emergente de M&G Investments nos ha traído una perspectiva más fresca y constructiva sobre esta clase de activo. El hecho de que hayamos añadido a la cartera del M&G Optimal Income títulos de deuda emergente ha sido gracias a ella. Aunque las valoraciones en este segmento del mercado vuelven a ser atractivas, nos mantenemos cautos. Actualmente, el peso de la deuda emergente en la cartera es del 2,5%, siendo México (títulos de deuda soberana o bonos corporativos de Pemex) el mercado que ocupa la mayor parte de una posición que se completa con títulos de deuda de países como Sri Lanka o Indonesia”, revela. 

En cuanto al mercado de divisas, la posición que mantenían abierta en dólares, que ocupaba cerca del 10% de la cartera, ha sido cerrada.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído