M&G: “Estamos en unos niveles de inflación tan bajos que la gente está empezando a retrasar sus decisiones de compra”


La conferencia de prensa que M&G Investments celebra anualmente en sus oficinas londinenses estuvo marcada en esta ocasión por dos acontecimientos que sucedieron en las vísperas. El primero, la inauguración del Mundial de Brasil. El segundo, “mientras que todos veían el fútbol” ironiza Jim Leaviss, fue el anuncio del Banco de Inglaterra de que probablemente adelantará a este año la subida de los tipos de interés. Así, el gobernador Mark Carney ha posicionado a la Vieja Dama como el primer banco central del mundo desarrollado que, previsiblemente, elevará primero los tipos de interés, adelantándose a la Reserva Federal. 

Leaviss, responsable de renta fija retail de M&G, analiza los movimientos de estos dos bancos centrales pero sobre todo los del BCE. “Lo más que se puede hacer para que crezca la UE es debilitar al euro, lo necesita desesperadamente”, constata el experto. Éste considera que, más que el último recorte de tipos efectuado por la autoridad monetaria europea el pasado 5 de junio, la medida más eficiente para conseguir debilitar a la moneda única ha sido llevar la tasa de depósito a terreno negativo. “Es una medida más poderosa que comprar deuda”, añade, y recurre a la efectividad demostrada por el Banco de Dinamarca en 2009, cuando tomó esta misma medida y consiguió frenar la escalada de la corona. 

Apelando a la historia reciente, Leaviss hace notar que el nuevo LTRO (o TLTRO) anunciado por el BCE está inspirado en el esquema de préstamo a compañías del Banco de Inglaterra. “Una medida que no funcionó demasiado bien, pero que contribuyó a disminuir los costes relativos de financiación, por lo que es bueno que lo haga en vez de un nuevo LTRO”, apostilla. 

Leaviss considera muy real el peligro de deflación en la zona euro: “Estamos en un nivel en el que la gente empieza a cambiar su forma de pensar y a retrasar sus decisiones de compra”, afirma… una situación que recuerda demasiado a lo que ha vivido la economía nipona en los últimos 20 años. Dicho esto, el representante de M&G muestra su convencimiento de que el BCE seguirá reaccionando con contundencia para evitar que la tasa de inflación llegue a cero. El problema vendrá si no consigue frenar la caída del coste de la vida. “El efecto psicológico de llegar a cero será muy dañino”, advierte Leaviss. 

El experto considera que la situación es especialmente compleja dado que “distintas áreas de la UE necesitan distintas soluciones para combatir la inflación (o la ausencia de ella)”. Así, contrapone dos ejemplos. Por un lado, explica que Alemania se ha vuelto excesivamente competitiva, y sus sueldos “probablemente están demasiado bajos”, por lo que sería conveniente elevarlos y generar así algo de inflación. En cambio, España debería seguir con el proceso de ajuste salarial y laboral para ganar más competitividad, por lo que “un incremento de los salarios no va a ser la solución para acabar con el paro juvenil”, constata Leaviss. “Siempre va a haber desequilibrios dentro de la unión monetaria europea, quizá no se ha hecho un mecanismo que funcione bien”, reflexiona. 

Maradona y la forward guidance

“Vivimos en un mundo de dos direcciones. Eso no es malo en sí mismo, pero el BCE va tres años por detrás de la Fed”, continúa. Leaviss habla en pasado de la estrategia de comunicación conocida como forward guidance: “Fue necesaria, porque estamos saliendo del mayor shock financiero de la historia, pero también ha causado otros problemas, como las burbujas o el endeudamiento”. Al hilo de la actualidad deportiva, el experto pone un ejemplo sencillo de entender. ¿Recuerdan el gol que marcó Diego Maradona a la selección inglesa en el Mundial de México’86? En realidad, el futbolista recorrió una línea recta esquivando a todos los rivales, algo aparentemente sencillo pero en el que el factor sorpresa fue crucial para marcar aquel gol memorable. “Los bancos centrales deberían ser como Maradona: no deberían decirle a la gente cuál es el plan, sino actuar directamente”, sentencia Leaviss. 

El responsable de renta fija minorista considera que los bajos niveles actuales de volatilidad también son una consecuencia de la forward guidance. “Necesitamos decirle a los mercados que pueden empezar a perder dinero por comprar ciertos activos”, concluye el experto. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído