Lyxor migra a réplica física tres de sus ETF, uno de ellos su fondo sobre el Ibex 35


Lyxor ha decidido cambiar a réplica física tres de sus ETF, concretamente los que recogen el comportamiento del Ibex 35, el CAC 40 y el Dax. Hasta ahora, estos productos realizaban una réplica sintética de los principales índices de las bolsas de España, Francia y Alemania. Según explican desde la entidad, el motivo principal para hacerlo en este momento es que ahora los fondos franceses pueden recuperar el 100% de los dividendos pagados por las compañías galas y el 99% de los pagados por empresas españolas. Por tanto, consideran que no hay necesidad de seguir utilizando la réplica física más un swap, como venían haciendo hasta ahora, para el Lyxor ETF Ibex 35 y el Lyxor ETF CAC 40.

“El efecto final para los inversores únicamente será un mayor performance del ETF, debido a que el 99% de las retenciones se devolverán directamente al fondo y, por tanto, tendrán impacto directo en el valor de la participación”, afirman. Para los ETF que replican índices globales, emergentes o americanos, Lyxor sigue pensando que la réplica física más un swap sigue siendo la mejor alternativa en términos de eficiencia, de ahí que en estos casos la firma siga manteniendo la estructuración actual.

¿Estamos ante un cambio sustancial en la estrategia de Lyxor? Hasta ahora, la entidad francesa se había caracterizado por su apuesta por ETF de réplica sintética, al considerar que ésta ofrecía mejores resultados en términos de tracking error y tracking difference. De hecho, el 75% de su gama corresponde a productos que hacen una réplica sintética, mientras que el 25% son de réplica física. Según Arnaud Llinas, máximo responsable de Lyxor ETF, "el cambio no se debe a que estos ETF hayan decepcionado", sino a ofrecer la mejor solución en cada caso. "En estos tres fondos, la réplica sintética aportaba escaso valor, en parte porque hace referencia a índices-país. En los índices que cubren más regiones y países, creo que los ETF sintéticos ofrecen mejores resultados en términos de tracking error y tracking difference", afirma en declaraciones a Funds Europe.

No es la única entidad que en los últimos meses ha dado el paso y migrado parte de su gama de sintética a física. El pasado mes de marzo, Deutsche Asset & Wealth Management cambiaba a réplica física su ETF sobre el Ibex 35, concretamente el db x-trackers Ibex 35 UCITS ETF. Este movimiento daba continuidad al proceso iniciado por la gestora en enero, cuando la entidad migraba cuatro ETF que recogen el comportamiento de los índices de las bolsas de París, Milán y Londres. Concretamente, se trata del db x-trackers CAC 40 UCITS ETF, el db X-trackers FTSE MIB UCITS ETF, el db x-trackers FTSE 100 UCITS ETF y el db x-trackers FTSE 250 UCITS ETF.

Sin embargo, los argumentos esgrimidos por DeAWM para justificar esos movimientos fueron otros, concretamente la mayor demanda de ETF de réplica física que estaban apreciando por parte del inversor. “Este cambio se da como resultado de nuestra observación de una clara preferencia inversora por productos que hacen una réplica física”, afirmaba César Muro, especialista de producto de gestión pasiva en España y Portugal de DeAWM. La estrategia llevada a cabo tanto por DeAWM, primero, como por Lyxor, ahora, ha sido un factor que ha hecho que la oferta de productos de réplica sintética se haya visto reducida en Europa, una tendencia que se ha empezado a apreciar ya en 2013, cuando su número pasó de 801 a 761 (leer más).

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído