Lyxor AM apuesta por el arbitraje en crédito y los eventos corporativos


Los mercados comenzarán a diferenciar entre ganadores y perdedores y las estrategias de arbitraje y de valor relativo funcionarán mejor que las direccionales. Esta es la visión de Lyxor AM para los próximos meses. La gestora alternativa de Société Générale apuesta por el arbitraje y los fondos que toman posiciones largas y cortas en renta fija privada, por las estrategias de eventos corporativos (o Event Driven) y por los CTA de muy alta frecuencia. Entre las estrategias menos favorecidas para el año destaca la de arbitraje de volatilidad.

Los mercados comenzarán a diferenciar entre ganadores y perdedores y las estrategias de arbitraje y de valor relativo funcionarán mejor que las direccionales. Esta es la visión de Lyxor AM para los próximos meses. La gestora alternativa de Société Générale apuesta por el arbitraje y los fondos que toman posiciones largas y cortas en renta fija privada, por las estrategias de eventos corporativos (o Event Driven) y por los CTA de muy alta frecuencia. Entre las estrategias menos favorecidas para el año destaca la de arbitraje de volatilidad. “En este año esperamos más dispersión. La correlación no será tan alta. Habrá ganadores y perdedores en todos los activos y mercados. Nuestra estrategia es recoger beneficios y reducir la beta en renta variable y crédito, rotando de estrategias direccionales a otras de arbitraje y valor relativo, que serán buenas fuentes de rentabilidad. Ya hace algún tiempo que estamos recogiendo beneficios de las posiciones abiertas que se han aprovechado de la normalización de los mercados durante el año pasado”, explica Stefan Keller, estratega y gestor de Lyxor AM. En el mundo de la renta fija corporativa, Lyxor AM apostaba ya por los fondos de arbitraje y ha elevado también en este trimestre su exposición a los Long Short de crédito. Keller señala que las finanzas corporativas están en mejor forma que las públicas. “Las empresas han hecho sus deberes. Hay mucho potencial para que se estrechen los diferenciales en los tramos de menor calidad del mercado de renta fija privada”, comenta. Keller considera que las estrategias Event Driven pueden capitalizar las diferencias que recogerá el mercado entre ganadores y perdedores. “Los fondos de situaciones especiales han sido los más flexibles y han captado el rally incluso más que los Equity Long Short”, afirma. Lyxor AM también muestra su confianza en el desempeño de los fondos que invierten en arbitraje de fusiones y adquisiciones. “Hay empresas ganadoras con mucho dinero y parece que puede empezar una nueva ola de movimientos corporativos. Serán operaciones menos apalancadas, pero más rápidas. El problema hoy es que hay pocas operaciones y hay riesgo de concentración”, dice Keller. La gestora, que maneja cerca de 20.000 millones de euros en inversiones alternativas, considera que también ha llegado ya el momento de apostar por los fondos distressed. “Llevamos dos meses elevando la exposición a estos fondos. La tasa de impagos, que está en el 14%, es ya más alta que en el pico de la crisis de 1991. Los gestores distressed puede aprovechar bien la fase de recuperación”, razona Keller. En agosto, Lyxor AM incorporó dos gestores distressed dentro de su plataforma de cuentas gestionadas: los estadounidenses Marathon y Apollo. No replican fondos existentes, sino que invierten sólo en la parte más líquida del universo, puesto que tienen la obligación de ofrecer liquidez mensual. En CTA, Lyxor AM sobrepondera los fondos con estrategias de alta frecuencia, en detrimento de los que siguen tendencias de más largo plazo. “Esta fue la estrategia estrella en 2008, pero sufrió en 2009. Un tercio de nuestra cartera estaba en CTA en 2008. Ahora estamos en un periodo de transición, con pocas tendencias claras. Es más un ambiente de traders que de seguidores de tendencia. El trading activo ha sido una fuente de buenos resultados y esperamos que lo siga siendo”, afirma Keller. En cuanto al panorama macro, Lyxor AM espera que los tipos permanezcan sin cambios durante el año en Estados Unidos y Europa, lo que no implica que las autoridades monetarias no vayan retirando las medidas no tradicionales. “La recuperación ya está descontada en los precios y el crecimiento económico mundial será lento. Pensamos que la renta variable aún tiene recorrido. Pero para que suba necesitará algo más que sólo momentum; los beneficios serán clave. En cuanto a los flujos, el dinero ha salido de los fondos monetarios, pero ha ido a renta fija y no a renta variable”, dice Keller. El estratega de Lyxor AM considera que el futuro es prometedor para los hedge funds. “Hay menos riesgo sistémico. El universo de hedge funds se recompone y el ambiente de trading se normaliza. A pesar de todos los malos presagios de hace un año, no creemos que la promesa de los hedge funds se haya roto. Entre 1990 y 2009, la rentabilidad de los hedge funds es de un 8% anual, en línea con la de la renta variable; pero con una volatilidad del 6%, similar a la de la renta fija”, señala.

Empresas

Lo más leído