Tags: Negocio |

Lucía Catalán (Goldman Sachs AM): “La única forma de sobrevivir en este negocio a largo plazo es con diversificación de producto”


Goldman Sachs AM no es una casa mono-producto. Los 1,2 billones de dólares que la firma americana gestiona a nivel global se reparten de manera muy equilibrada entre estrategias de renta variable (20%), renta fija (44%), alternativas (12%) y fondos monetarios (24%). En España, la gestora también tiene el patrimonio muy diversificado: “Muchos inversores piensan que somos una casa de renta fija y, sin embargo, una proporción significativa de los activos está en renta variable y alternativos”, afirma Lucía Catalán, responsable de distribución de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica.  “Este es un negocio cíclico y la única forma de sobrevivir a largo plazo es con diversificación de producto. Con un único fondo estrella es muy difícil aguantar los vaivenes y los ciclos”. Esa diversificación no solo se refiere a la distribución patrimonial, sino también a las capacidades globales de la firma y a la experiencia en las diferentes clases de activos y estilos de inversión. Actualmente, la gestora cuenta en España con 13 fondos con algún sello Funds People. Seis son estrategias de renta fija, cinco de renta variable, uno es un producto mixto y el otro una estrategia alternativa.

Esta última es una de las clases de activo que más están demandando actualmente sus clientes. “Los inversores españoles están dando un mayor peso en sus carteras a las estrategias alternativas. Este ha sido un proceso gradual iniciado hace dos años. En nuestro caso, este año estamos viendo demanda por el GS Strategic Macro Bond. Es la versión UCITS de un hedge fund de Goldman Sachs con 15 años de track record que sigue estrategias de valor relativo en renta fija y divisas. “Los inversores aprecian la diversificación que este producto, sin exposición a crédito, aporta a una cartera de renta fija tradicional”.

En 2016, desde la gestora también están observando una vuelta a fondos de renta fija flexible, como el GS Global Fixed Income Plus. “Al principio los inversores se centraron en productos de retorno absoluto, pero no todos lo han hecho bien, lo que ha provocado una vuelta a estrategias de corte clásico”. Por otro lado, la responsable aprecia actualmente una actividad creciente en torno a los países emergentes. “En España, por la exposición natural que el mercado doméstico tiene en Latinoamérica, esta tendencia no ha sido tan acusada como en otros países europeos, que desde marzo están comprando con fuerza. Es cierto que algunos inversores prefieren esperar a ver lo que hace la Fed, pero nosotros pensamos que 2016 será el punto de inflexión para los emergentes”.

En estos momentos, Goldman Sachs AM se está centrado en mejorar su servicio en España y ha lanzado recientemente una serie mensual de retransmisiones en vivo para sus clientes a través de la web. La primera sesión se dedicó precisamente a los mercados emergentes. Otra de las novedades ha sido el lanzamiento de la web en español. Para Lucía Catalán se trata de una herramienta muy eficaz para conectar con los clientes.

También ha sido clave el reforzamiento del equipo, con la incorporación de Evaristo Moliné para cubrir el canal de agentes y entidades independientes, que se une a Antonio Losada. “Es un segmento donde vemos potencial de crecimiento. El modelo de agente profesional es muy sofisticado. Entienden los mercados y quieren lo mejor para sus clientes. Hay que tratarlos bien y ser muy exigentes a la hora de ofrecerles un buen servicio. Estar cada vez más cerca de ellos es parte de nuestra estrategia. No solo es importante la diversificación por producto, también por cliente”. El compromiso de Goldman Sachs AM con el negocio de distribución no se limita a España, se extiende a Latinoamérica, región de la que Catalán también es responsable. “Hemos empezado a cubrir Latinoamérica de la mano de aquellas entidades con las que ya teníamos relación. A partir de ahí hemos firmado nuevos acuerdos en Chile, México, Perú y Uruguay”.

En su opinión, el crecimiento en el área de la gestión de activos va a continuar. “Si miras más allá de los ciclos bursátiles, la tendencia es que la industria solo puede crecer. Por ejemplo, por razones demográficas, las pensiones que han tenido las generaciones anteriores no serán las mismas que en el futuro, lo que hará necesario ahorrar”. Para las entidades, la gestión de activos es cada vez más importante. En el caso de Goldman Sachs, la gestora aporta al grupo un 18% de los beneficios y la tendencia es al alza. “Es un área que desde la dirección del banco se ve como una oportunidad clara de crecimiento”.

Desde la gestora destacan dos vías de crecimiento: aumentar cuota de mercado y entrar en nuevos negocios. En este apartado, Goldman Sachs AM se está mostrando últimamente muy activa con la compra de una compañía fintech estadounidense, que ayuda a las personas que no están respaldadas por un plan de pensiones a decidir sus inversiones a través de su teléfono móvil, y de otra empresa que ofrece soluciones de inversión siguiendo criterios ISR.

En lo que respecta a ganar cuota de mercado, eso solo se consigue con fondos innovadores que logren ofrecer buenos resultados. Lo han visto con las entradas registradas en su gama de renta variable CORE, compuesta por seis productos que, con un bajo tracking error, han logrado batir sus índices a tres y cinco años. El proceso de inversión incorpora el uso de tecnología big data para identificar anticipadamente las tendencias del mercado. “Sus resultados no son fruto de la casualidad, sino de la precisión y exhaustividad del proceso de inversión. Son fondos gestionados por el equipo de gestión cuantitativa, fundado por Robert Litterman, que de manera agregada representan la gama de productos más vendida en España. Los inversores los compran como posición estructural en sus carteras para asegurarse de que tienen la parte del índice cubierta. Estas estrategias las combinan con otros fondos con sesgo hacia alguna temática o con mayor tracking error. Tener únicamente en cartera fondos con mucho tracking error ha demostrado ser una estrategia muy arriesgada. En EE.UU. hemos visto casos de comportamientos de hasta 6 y 7 puntos por debajo del índice”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído