Lucía Catalán (Goldman Sachs AM): “La clave para el inversor será pensar cómo será el mundo post COVID-19”


Estamos en medio de una crisis sanitaria sin precedentes en la historia moderna de Occidente, que ha hecho que muchas entidades se hayan volcado en actividades solidarias de todo tipo. Una de ellas ha sido Goldman Sachs, que en España está ayudando a varios hospitales con productos de primera necesidad. Afortunadamente, tal y como asegura Lucía Catalán, esta crisis pasará y, cuando lo haga, muy probablemente estemos en un lugar muy diferente. “Sus consecuencias deben analizarse desde un punto de vista multi-dimensional porque no solamente abarca una crisis sanitaria, sino también geopolítica, económica y de mercados”, afirma la directora general de Goldman Sachs AM en una entrevista con FundsPeople.

El equipo de profesionales que trabajan en la gestora americana ha incrementado notablemente las webcast con sus clientes, para tratar de ayudarles en la difícil tarea de vislumbrar el futuro, detectar oportunidades y también riesgos. Y esto es muy importante porque, según Catalán, “la clave para el inversor será pensar cómo será el mundo post COVID-19”. Si reflexionamos sobre las consecuencias que nos han dejado crisis pasadas en el mundo de la gestión de activos se puede observar cómo, tras episodios de fuertes turbulencias económicas y financieras, se han abierto paso nuevas tendencias que han pervivido durante años. Y esta vez todo apunta a que no será una excepción.

“Al igual que sucedió en la crisis de 2008, es muy probable que veamos nuevas tendencias que surjan en la industria de la gestión de activos. Lo que sabemos de lo ocurrió post 2008 es que asistimos a un crecimiento de la gestión pasiva en renta variable, así como a un auge de la gestión cuantitativa. Ambas van de la mano. Si la primera crece, la segunda también, ya que son estrategias beta plus. Tras la crisis financiera también vimos el ascenso de la renta fija emergente como clase de activo dentro de las carteras, así como un gran incremento del peso de las inversiones alternativas. Ahora, la pregunta que debemos hacernos es cómo será el mundo tras esta crisis”, subraya.

Catalán asegura que, el hecho de pertenecer a un banco como Goldman Sachs es una ventaja en momentos como este, ya que permite a los profesionales que trabajan para la gestora tener una perspectiva global de los mercados financieros, la cual pueden transmitir a sus clientes. “Lo que nos da el valor añadido es que podemos ofrecer a los inversores una visión mucho más amplia que otras entidades. Tenemos a nuestra disposición todos los recursos de Goldman Sachs. En momentos de dificultad los clientes acuden más a nosotros”. Y en esa visión del mundo post COVID-19 la gestora tiene muy claras cuáles son las tendencias que van a marcar el futuro.

En su opinión, algunas que ya existen se van a consolidar. Es el caso de la temática ESG y de sostenibilidad, las cuales considera pueden ser una buena oportunidad de inversión mirando hacia adelante. Es algo que están apreciando de una forma cada vez más intensa. De hecho, actualmente, dentro de la renta variable las conversaciones con sus clientes se están centrando en fondos temáticos, en especial, en aquellos que se presume se van a beneficiar del cambio hacia un mundo más online, como su producto de millenials, que invierte en empresas con un negocio muy expuesto a los nuevos patrones de consumo de esta generación.

Otra de las tendencias en las que Catalán augura una consolidación importante es en el ámbito de las inversiones alternativas, donde están apreciando un cada vez mayor interés.

“En los últimos tres años muchas entidades españolas han ido incluyendo activos de este tipo en sus carteras. Las conversaciones con nuestros clientes más sofisticados se centran en analizar las valoraciones actuales y dónde van a estar las mejores oportunidades de inversión en el mundo de los ilíquidos. Nuestra fortaleza parte de nuestro posicionamiento y tamaño, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de mercados donde no existen cotizaciones diarias. Como banco, Goldman Sachs es uno de los mayores inversores del mundo en mercados privados, en estrategias como real estate, infraestructuras, private equity y deuda privada”, destaca.

Al igual que ocurriera en las crisis de 2008 y 2012, en esta ocasión en Goldman Sachs AM han apreciado una fuerte demanda por sus fondos monetarios, tanto en euros como en dólares. “Los clientes buscan seguridad y diversificación a través de productos de gran tamaño, que les permitan resguardarse en activos seguros y esperar. Cuando estás en medio de la crisis es difícil ver más allá, pero si analizas las cosas con perspectiva podrías encontrar buenos puntos de entrada”.

En este sentido, en la gestora han percibido cómo los clientes europeos y americanos se están mostrando más moderados, mientras que en Asia y Oriente Medio están siendo más agresivos a la hora de ir a capturar las oportunidades que han dejado al descubierto los mercados. “Es algo muy similar a lo que ocurrió en 2008. Los bancos centrales han actuado rápidamente inyectando liquidez al sistema y eso ha transmitido mucha confianza”, afirma Catalán.

A su juicio, “son periodos de estrés y mucha volatilidad, pero para un cliente que quiera construir una cartera a largo plazo podría ser un buen momento para invertir. Lo que está claro es que 2020 pasará a la historia como un año que supuso un nuevo test de estrés para las carteras”.

Transformación del negocio

Desde el punto de vista del negocio, la directora general de Goldman Sachs AM para Iberia y Latinoamérica también se muestra convencida de que la crisis del coronavirus marcará un antes y un después. “La tendencia hacia la externacionalización de distintas funciones dentro de la gestión de patrimonios irá a más debido fundamentalmente a los márgenes. Podrá abarcar desde mandatos específicos hasta construcción de carteras, asset allocation o selección de activos. Para un banco, se trata de una forma muy eficiente de gestionar su negocio”.

En lo que respecta a la industria de gestión de activos, la digitalización será, casi con toda seguridad, una de las grandes transformaciones que experimente el sector. “Hemos pasado de trabajar en la oficina a hacerlo desde casa. Y en un tiempo récord. En el caso de Goldman Sachs, el 98% de los empleados del grupo continúan desempeñando su labor desde sus hogares. No todas las entidades han podido hacer esta transición con tanta agilidad. El siguiente paso en esta transformación será tener la posibilidad de poder hacer todo tu trabajo a través de los dispositivos móviles”, vaticina.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 3 4 Siguiente