Lucas Monjardín: “El inversor de bolsa, más que equivocado, está manipulado por el BCE”


¿Presenta la renta fija aún oportunidades? ¿Están las valoraciones de la renta variable ajustadas? A la primera pregunta, la respuesta de Capital at Work es sí, aunque, como matizan sus expertos, “no podemos descartar una subida de tipos prematura”. En cuanto a la segunda cuestión, los especialistas de la firma creen que también. “El BCE seguirá impulsando las bolsas, pero… ¿hasta cuándo?”, reflexiona en voz alta la entidad.

En opinión de Lucas Monjardín, consejero delegado y director de Inversiones de Capital at Work, “los bancos centrales han manipulado la economía como nunca en la historia y ahora sus cartuchos empiezan a ser escasos”. Hoy por hoy, advierte, “hay alguien que se equivoca, o el inversor de renta fija o el inversor de renta variable”, sobre todo el segundo, que, “más que equivocado, está manipulado por el BCE”.

Las políticas de flexibilización monetaria (QE, por sus siglas en inglés) implementadas por la Fed, el BoJ y el BoE han impulsado las cotizaciones de sectores con sesgo cíclico. Sin embargo, los inversores deben elegir ahora bien qué compañías incluir en sus carteras, más en un entorno en el que “los mercados han subido pero los fundamentales económicos siguen débiles”. La estrategia de Capital at Work pasa por seguir fiel a su filosofía de comprar compañías poco endeudadas y con generación de caja.

Buenos ejemplos de estos dos requisitos son valores como Mota Engil -“la Ferrovial portuguesa”, según Monjardín-, Amadeus, Apollo Global, Danieli o CTT. A priori, parecería raro escoger a esta última, Correos de Portugal. No obstante, justifica el consejero delegado y director de Inversiones de la firma, “aunque se reduce el volumen gestionado de cartas, ellos suben el precio porque tienen el monopolio”.

Por el contrario, en Capital at Work evitan entrar en empresas que acusan falta de ideas para renovar su negocio y que, utilizando lo que ellos denominan “maquillaje financiero”, impulsan su cotización a través de fuertes recompras de acciones y pagos desmesurados de dividendos, algo que les deja poco espacio para la inversión y que, es más, en algunos casos les obliga a utilizar los tipos casi al 0% para endeudarse y pagar la diferencia entre el beneficio que logran y la recompra de acciones y el pago de dividendos que llevan a cabo, donde éstos superan al primero. “Es lo menos productivo que puede existir”, defiende Monjardín.

En la actualidad, las diez compañías que más llevan a la práctica este tipo de modelo empresarial y bursátil y que, por tanto, Capital at Work mira con recelo son Exxon Mobil, Microsoft, IBM, Cisco Systems, Procter & Gamble, Hewlett-Packard, Walmart, Intel, Pfizer y General Electric.

A un inversor de largo plazo que realice una correcta selección de valores, la próxima corrección bursátil no debería preocuparle. “Este tipo de inversores deben aguantar las acciones que tengan e, incluso, comprar más si la bolsa cae, porque, aunque no sepamos cuándo, la bolsa caerá próximamente”, augura Monjardín, que apoya su idea en la sobrevaloración del mercado de renta variable norteamericano que apunta The Buffett Indicator.

Noticias relacionadas

Lo más leído