“Los últimos datos chinos son una llamada de atención a las autoridades del país”


"Los recientes datos conocidos sobre China han inyectado el pesimismo sobre la región, lo que hace pensar que las autoridades tendrán que acelerar sus políticas de relajación monetaria con el objetivo de tratar de evitar un aterrizaje brusco de su economía". Esta es la visión de Simon Ward, economista jefe en Henderson Global Investors, quien considera que, a pesar de que las perspectivas macro para la segunda economía del mundo parecían mejorar en 2011, “los últimos indicadores de producción industrial han vuelto a ser decepcionantes”.  

 

Pero no ha sido la única mala noticia procedente del lejano Oriente. Según indica Ward en un comentario titulado Chinese downside risks rising again, el indicador económico líder de China también arroja cierta preocupación a los mercados tras haber caído a mínimos de 2008. “Tomando como válido esta referencia, el índice PMI manufacturero de China debería seguir deteriorándose” –cabe recordar que el índice se contrajo en los últimos dos meses de 2011 y que en enero se mantuvo estable pero en niveles de debilidad. 

 

“Si bien relajar la política monetaria generó cierto optimismo ante la posibilidad de que las autoridades sería capaces de gestionar con éxito la necesaria ralentización de la economía china, el hecho de que no se introdujesen nuevos estímulos adicionales ha sido un error”, asegura el experto. Pese a ello, “existe la esperanza de que los últimos datos conocidos sirvan como una llamada de atención que fuercen un cambio de política”, señala Ward.

Lo más leído