Los tipos de interés y los microcréditos, un asunto polémico


Los microcréditos son vistos por el gran público como un medio eficaz para sacar a la gente de la pobreza, sin embargo lo que mucha gente no sabe es que estos créditos acarrean unos tipos de interés en la mayoría de los casos superiores al 30%, ¿es esto justificable?, ¿si lo es, cómo podrían reducirse?

 

 

En el siguiente gráfico se descomponen los tipos de interés que cobran las IMFs (Instituciones de Microfinanzas) a sus clientes en los distintos factores que los explican, tomando como forma de financiación la de un fondo de inversión:

 

(Ver fig.1)

 

En el gráfico se muestran los últimos datos medios de la web de Mix Market (del Banco Mundial), que corresponden al análisis de 1.148 IMFs de todo el mundo:

 

El interés nominal que se cobra en todo el mundo es de aproximadamente el 28%. Los gastos operativos representan un 13,71%. Los gastos financieros son el 4,80%. Y las provisiones del 1,25%. Por último, el margen de ganancia del 8,46%. (Ver información)  

 

De todo lo visto, observamos que el factor que contribuye en mayor medida al aumento de estos tipos son los costes operativos, seguido del margen de beneficio de las propias instituciones IMFs. En relación con este último dato no podemos olvidar que las IMFs buscan ser autosuficientes y crecer para poder alcanzar más clientes y ser más eficientes.  

 

¿Y por qué son tan altos los costes operativos? Para explicarlo, vamos a basarnos en un documento publicado por el CGAP (Consultative Group to Assist the Poor), centro independiente de investigación relacionado con el Banco Mundial. Según este estudio las razones por las que estos costes son tan altos respecto a los tipos de los bancos son: que los costes fijos de conceder un préstamo pequeño son proporcionalmente mayores que los de un préstamo grande; que los clientes de las IMFs no suelen contar con un historial de crédito, ninguna garantía colateral y que muchos de ellos son analfabetos y viven en áreas de muy difícil y costoso acceso.  

 

Una vez vistas estas razones, podríamos preguntarnos ¿y cómo sabemos que el alto tipo de interés se debe exclusivamente a estos factores y que no hay de por medio ineficiencias injustificables o una ganancia desproporcionada con los fines de autosuficiencia y crecimiento? Para ello, el documento nos presenta una herramienta: el Micro Banking Bulleting (MBB), como la fuente pública principal de ratios financieros comparativos para las microfinanzas. Mediante esta herramienta es posible comparar la eficiencia de las IMFs que forman parte del estudio y así identificar cuáles cobran un tipo injustificable. Además, las agencias de rating especializadas en el sector[1] emiten un rating social, a parte del económico, en el que analizan estas variables de coste y precio desde la perspectiva del impacto social que las IMFs tienen en las sociedades donde desarrollan su actividad. Y por último, hay estudios específicos que han realizado comparaciones muy acertadas para analizar el "Premium" que cobran las microfinanzas frente a la banca comercial, como es el caso del Global microscope on the microfinance business environment 2010, de The Economist Intelligence Unit, que muestra una tabla analizando dicha comparativa para varios países de Sudamérica: (Disponible en Internet: www.iadb.org/document.cfm?id=35379430)  

 

Por último, ¿qué se puede hacer para reducir estos tipos? Desde finales del año pasado muchos gobiernos empezaron a tomar medidas para poner topes a los tipos de interés que las IMFs de sus estados cobran. Esto ha sucedido por ejemplo en India y en Bangladesh, donde los topes se han colocado en el 26% y 27% respectivamente. En el corto plazo, estas medidas han supuesto una dura adaptación por parte de las IMFs, poniendo en graves escenarios de solvencia a numerosas instituciones, y de hecho en Andhra Pradesh, un estado al sureste de la India, una medida de esta naturaleza, junto con otras, han supuesto prácticamente la desaparición del sector en ese estado. Por lo que, al menos en este caso, parece una medida demasiado agresiva. Aunque en plazos más largos todavía está por verse su efecto.  

 

Otra medida que está empezando a desarrollarse en el sector es la implementación de las nuevas tecnologías como los móviles e internet para reducir los costes operativos. Concretamente está habiendo un gran desarrollo de la tecnología móvil, que puede ser el futuro de la penetración financiera para hacer llegar los servicios financieros elementales a los más pobres.   

 

 

    Sitios Relacionados:Artículos para profundizar; www.microfinenza.com; Documento de CGAP; El MBB   [1] Por ejemplo: Planet Rating o MicroRate

Lo más leído