Los tiempos están cambiando


El otro día una agente de policía confundió a Bob Dylan con un mendigo, y lo que es peor aún, una vez que se identificó, la joven policía no sabía quién era ese pequeño hombrecillo que atendía al nombre de Bob Dylan (“The times they are a-changin” que diría el propio Dylan). Hay algo evidente: las cosas cambian y cada vez más deprisa.

En esto de los fondos las cosas cambian también de forma irremediable y lo que antes era válido, enseguida queda caduco. Este nuevo curso tiene encima de la mesa temas abiertos que hacen de esta industria algo en constante evolución y no permiten el acomodarse ante la necesidad de adaptarse a las nuevas condiciones y a una configuración cada vez más dinámica del mercado. Existe un dicho argentino que dice: “Cocodrilo que se duerme…Cartera!!”…y hay mucha razón en él. Hay muchos temas que sin duda marcarán el devenir de los próximos meses y debemos de estar atentos si no queremos quedarnos fuera, si no queremos ser funda de cartera.

Transparencia (“Transparencia=Confianza”): continuará la incipiente necesidad de los inversores por conocer en detalle y de forma exhaustiva la composición de sus inversiones, algo a lo que las gestoras tendrán antes o después que adaptarse. Mayor transparencia es sinónimo de mayor confianza.

Consolidación (“Menos y mejores”): seremos testigos de nuevas fusiones entre gestoras tanto nacionales como internacionales en busca de una mayor eficacia corporativa. Los costes fijos de la gestión deben diluirse en estructuras más compactas y eficientes.

Externalización (“Outsourcing=Reducción de costes”): en un entorno como el actual en el que se quieren reducir costes fijos e incrementar el beneficio, la externalización pasa por ser la mejor medicina. Plataformas de distribución como Allfunds Bank cobran mayor sentido aportando mayor eficacia en la distribución.

Racionalización de las gamas (“Darwinismo-puro): continuará la fusión y liquidación de fondos fruto de la evidente sobre oferta que existe; sólo los fondos con suficiente masa crítica y con el interés del mercado resistirán.

Arquitectura guiada (“Gamas recomendadas”): abandonada la senda de la distribución totalmente abierta y siendo evidente la ineficacia de la distribución cautiva, la arquitectura guiada se consolida cada vez más entre las instituciones españolas como la mejor solución a la hora de combinar criterios técnicos y comerciales. Sin duda, este proceso continuará.

El formato fondo de inversión como instrumento ha ganado peso en los últimos meses y continuará ganando adeptos en el futuro (“Bueno, seguro y líquido”): La seguridad jurídica que ofrecen y los eventos ocurridos en los últimos tiempos hacen que cada vez más se creen soluciones financieras líquidas (estructuras, hedge funds…etc.) entorno a fondos de inversión regulados (UCITs III).

Mayor presencia mediática (“solo hay algo peor que hablen mal de ti, y es que no hablen”): gracias a publicaciones como ésta y la labor promocional de las gestoras continuarán popularizándose los fondos de inversión obligando a las entidades financieras a sumarse a este esfuerzo incluyendo un amplio abanico de posibilidades dentro de su gama de productos financieros.

Internacionalización (“Españoles por el mundo”): veremos como más gestores españoles emigrarán al extranjero, física o metafóricamente hablando, buscando expandir la base de inversores a falta de una competitiva regulación local y europea (UCITs IV¿?) que no acaba de llegar.

Hedge Funds (“Los Otros”): veremos como después de la tormenta siempre llega la calma, y como los resultados positivos de estos fondos reavivarán el apetito entre los inversores, movidos por ese extraño impulso en busca de rentabilidades históricas. Sin duda, fraudes como Madoff y compañía han reforzado la existencia de los Fondos de Fondos de Hedge Funds.

Éste será un año lleno de nuevos retos, nuevos problemas, nuevas olas que tendremos que surfear; pero, no olvidemos nunca que las olas son como son y no como uno quiere que sean.

Empresas

Lo más leído