“Los sólidos balances corporativos y las bajas valoraciones son un gran apoyo para la bolsa”


Aunque la Cumbre celebrada por los líderes de la UE superó las expectativas de los inversores, el debilitamiento de los datos macroeconómicos y los beneficios empresariales siguen siendo una fuente importante de preocupación. Así al menos lo asegura ING Investment Management en el informe elaborado por su equipo de economistas y asignación de activos, en el que se recogen las perspectivas de la gestora holandesa sobre la situación económica y la distribución de activos que aplican en sus carteras.

ING IM asegura que por ahora los sólidos balances corporativos, las bajas valoraciones y el cauteloso posicionamiento de los inversores en el mercado es una ecuación que ofrece apoyo a la renta variable. Aunque desde la entidad se muestran convencidos de que los resultados de la Cumbre aún a pesar de ser positivos no suponen el final de la crisis, en un proceso de asignación de activos de cara a esta semana sitúan a las acciones en ligera sobreponderación. En este sentido, desde ING IM consideran que el riesgo a sufrir deterioros adicionales dependería de una continuación de la crisis de deuda soberana europea que provocase una recesión global.

A su juicio, “este escenario reduciría sustancialmente los ingresos de las empresas en 2012 e impediría una recuperación de las valoraciones. Una potencial subida de las bolsas estaría sustentada en una solución global a la crisis del euro, lo que conduciría a una relajación de las primas de riesgo de los países periféricos”. En lo que respecta a otra clase de activos, en ING también sobreponderan esta semana la deuda soberana y el real estate, al considerar en este último caso que “el sector inmobiliario estadounidense podría estar tocando fondo”. Dentro de renta fija, también sobrepondera productos de ‘spread’.