Tags: Negocio |

“Los selectores se están dando cuenta de que tener los mismos fondos que todo el mundo no aporta valor”


Un selector de fondos en un mundo de ventas. Tras una década como analista y gestor de fondos de fondos, Gonzalo Thomé, ex Inversis, ha dado el salto al otro lado de la mesa para liderar el desembarco de Liontrust en España. La boutique británica apuesta por un perfil técnico en un momento muy competitivo para las gestoras internacionales. La pugna por la atención de los selectores en una industria más consolidada, pero con cada vez más oferta es más feroz que nunca. Y Thomé está convencido de que Liontrust puede hacerse un hueco. 

La gestora ha decidido reforzar su compromiso con el mercado ibérico ante el crecimiento del interés por sus fondos UCITS. Según Thomé, hay demanda por jugadores especializados, por firmas más boutique.  “Los selectores se están dando cuenta de que tener los mismos fondos que todo el mundo no aporta valor”, asegura el responsable comercial en Iberia. “Les pediría que sean valientes para mirar fuera de las grandes gestoras”.

La decisión de nombrar a un responsable comercial exclusivo para en España, Portugal y Andorra se produce casi seis años después de que registrasen su primer producto en España, en 2014. ¿Y qué pone sobre la mesa Liontrust? La mayoría les conocerán por su buque insignia de renta variable británica: el Liontrust GF Special Situations Fund. Este fondo con Sello FundsPeople por su calificación de Consistente (por tercer año consecutivo) es la réplica en UCITS del mítico fondo de Anthony Cross y Julian Fosh, dos gurús de la gestión en Reino Unido.

Es una estrategia con un sello muy personal, como el resto de los fondos de la gestora. De hecho, Liontrust no tiene visión de la casa, ni siquiera director de inversiones. Los equipos operan de manera muy independiente. Eso sí, con un enfoque principal: la generación de alpha con un estricto control de riesgos como su máxima prioridad.

Esa independencia para plasmar sus apuestas se respalda con una amplia experiencia en los equipos (15-30 años de media) y una estricta alineación de los intereses con los partícipes. Según cuenta Thomé, todos los gestores están invertidos en los fondos que gestionan. Además, un 10% del capital de la gestora está en manos de los empleados.

Un crecimiento apalancado en la ISR

Esa cuasi obsesión por la generación de alpha se canaliza también en su manera de gestionar con criterios de sostenibilidad. Al igual que el resto de los equipos, los gestores de los fondos ESG (el Liontrust GF Sustainable Future Pan European Growth, el Liontrust GF Sustainable Future Global Growth y el GF Sustainable Future European Corporate Bond Fund), el antiguo equipo ISR de Aviva, llevan 18 años demostrando que se puede batir al mercado apostando por la sostenibilidad como tendencia. 

Son productos que compiten al mismo nivel que sus homólogos en clases de activos core de las carteras como lo es la bolsa global y europea y la renta fija corporativa.

Y ahí reside el motor del crecimiento de Liontrust. En los últimos 2 años la boutique británica ha duplicado su patrimonio, de los 10.000 millones a los 20.000 millones que gestionan actualmente. Gran parte de esa expansión responde al apetito por sus estrategias ESG, de renta variable inglesa y de renta fija global flexible.

En España, Thomé empujará tanto su buque insignia como las estrategias de sostenibilidad, pero no se olvida de que el inversor español necesita renta fija. Por ello, también trae al mercado nacional propuestas en renta fija flexible y en alternativos.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído