Tags: Selectores |

Los selectores reclaman al regulador unificar las clases de los fondos


La figura del selector de fondos ha ganado protagonismo tras la entrada en vigor de MiFID II, que obliga a muchas gestoras a buscar alternativas de fondos de terceros que ofrecer a sus partícipes. En este marco, su labor también ha cambiado en los últimos años.

Jonás González, Selector de Fondos de Mutuactivos, asegura que “se ha sofisticado bastante el proceso de selección. Por un lado, por el factor investing, ya que se han introducido factores como momentum, quality, etc. Y por otro, la regulación también ha provocado que cambie nuestra metodología. Ahora tenemos que mirar si un fondo es traspasable, las clases limpias, fondos de fondos, etc.” Sin embargo, para González sigue habiendo algo tedioso: “El regulador no consigue homogeneizar que todas las letras sean iguales para todos los fondos”, ha criticado.

Una opinión que comparte con Fernando Sánchez Santidrián, responsable de selección de fondos de gestión alternativa de CaixaBank AM, que opina que “el regulador tenía que da un paso más para unificar clases”.

Para Juan Hernando, responsable de selección de fondos de Morabanc, el principal cambio es que “cada vez se pone más énfasis en la due diligence y esto va a limitar más los riesgos. Las gestoras han entendido que tenemos que tener un conocimiento extenso de los gestores. Ahora son conscientes de que con la debida confidencialidad, el selector tiene que conocer hasta el último detalle”, ha explicado.

Desde el punto de vista cuantitativo, César Ozaeta, director del equipo de Gestión de fondos de Inversión de Abante, destaca que “antes los fondos se medían con un índice y ahora ese índice es invertible, por lo que tu convicción en el fondo debe ser mayor”. También las categorías de fondos han cambiado: “se han sofisticado mucho, antes había un cajón desastre que era el hedge fund y ahora hay distintas categorías, más desagregadas”, apunta Ozaeta.

Con respecto al auge de los ETF, González, de Mutuactivos, reconoce que “la gestión pasiva está teniendo un fabuloso resultado este año”. Ahora bien ¿sustituirá a la selección de fondos? En su opinión, y aunque la ventaja en costes es importante, ambas formas son complementarias: “Hay mercados donde tiene todo el sentido tener gestión pasiva como la bolsa estadounidense y, para otras, hay más capacidad para generar alfa a través de la gestión activa”, afirma. Un punto de vista que también defiende Hernando, de Morabanc: “No es competidor nuestro”.

Otros aspectos

A la hora de seleccionar un fondo de inversión hay muchos aspectos a tener en cuenta, entre los ya mencionados: track record, gestor, volatilidad, estilo de inversión, etc. Ahora bien, ¿cómo distinguir la capacidad de un gestor para generar alfa? Ozaeta, de Abante, apunta al performance atribution para ver “si ha acertado con la selección de títulos”; además “se suelen mirar periodos de cómo mínimo los tres años”. Para Sánchez Santidrián, de Caixabank AM, lo importante es “conocer la estrategia, al gestor, y analizar cuanto más track record mejor”.

Al contrario, la decisión de salir de un fondo se toma, normalmente, “cuando el gestor cambia su estrategia, la concentración excesiva de pocos partícipes, o el tamaño es excesivo (es más difícil de gestionar y sacar alfa consistente y porque no nos gusta tener fondos de mucho tamaño porque así conseguimos diferenciarnos)”, ha explicado González, de Mutuactivos.

Hernando, de Morabanc, señala que “un fondo sale cuando cambia al estilo de gestión”. También “cuando se marcha un gestor”, según Ozaeta, de Abante. Aunque para  Sánchez Santidrián,  de Caixabank AM, “no necesariamente significa que vendas el fondo, es una alarma para ponerlo en revisión”.

 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído