Los secretos del Renta 4 Global Allocation, el fondo más rentable de los últimos 12 meses


Ha pasado ya más de un año desde aquella situación de stress donde algunos activos, especialmente los relacionados con España, tenían unas valoraciones que ahora parecen ridículas. Luis Bononato, asesor del fondo Global Allocation de la gestora de Renta 4, hace un repaso de cómo han cambiado los mercados y como la flexibilidad de su estrategia les ha permitido colocarse en los últimos 12 meses, según datos de Morningstar, como el fondo con la rentabilidad más alta, superando al resto de fondos comercializados tanto españoles como extranjeros, y acumulando ya en este periodo un 71,35%. Este dato, a largo plazo, es también muy positivo, con una rentabilidad anualizada del 7,83% y el 12,86% a 3 y 5 años.

“Buena parte de la rentabilidad de este año se debe a que la política del fondo es absolutamente flexible”, explica Bononato. Aunque también toma exposición a renta fija, el objetivo del fondo es superar la rentabilidad de las bolsas europeas a medio y largo plazo. Para ello toma exposición al mercado de renta variable a través de derivados, básicamente futuros sobre el Eurostoxx 50, el Ibex, o eventualmente como ahora, de algún índice sectorial como el de bancos europeos.

Este tipo de estrategia hace que sea extremadamente fácil salir del mercado de renta variable en momentos de sobrecompra o posibles correcciones, y dejar la exposición incluso a cero. Hace dos semanas lo hizo, basándose en la rápida subida de los tipos de interés de referencia a largo plazo tanto de EEUU, como últimamente de Europa. Una semana después, demostrándose así la flexibilidad del fondo, volvió a comprar situándose su exposición actual cerca del 40%. “Como siempre, estamos en un equilibrio inestable, y hay que tratar de aprovechar las caídas para volver a comprar más barato”, explica el asesor.

Visión global

“La ventaja de tener una visión global, no solo de renta variable, sino especialmente de la renta fija en su conjunto, y en especial de la evolución del riesgo de crédito, hace que se puedan ver y aprovechar los movimientos relativos entre estos activos, que deben de tener en muchos casos una correlación mucho más alta de lo que a veces ocurre”.

Bononato se muestra cauto frente a una posible desaceleración en algunos sectores que están impulsando el crecimiento, como por ejemplo el residencial en EEUU, o sobre las dificultades en el ritmo de desapalancamiento, especialmente de algunas compañías en Europa. Pese a ello, ve pocos problemas serios en el horizonte, y entiende que la renta variable sigue estando, especialmente en Europa y en España, por debajo de los precios a los que debería cotizar.

Sin embargo, matiza que “en mercados como el americano o alemán hay que tener especial cuidado” en comparación con las bolsas de España, Italia o incluso Francia. La recuperación tanto económica como de los mercados en EE. UU. ya lleva tiempo e incluso ahora mismo, los bonos del Tesoro están dando mayores rentabilidades que el dividendo de las compañías del S&P. En Alemania, los tipos de interés también están repuntando de manera llamativa, y la renta variable lo lleva haciendo mucho mejor los últimos años.

Además, ve ciertas posibilidades de que se repita en Europa un programa al estilo de la compra de bonos en EE.UU., lo que podría provocar un repunte en las bolsas europeas como hemos visto recientemente en Japón.

Le preocupan las subidas de los tipos de interés, aunque realmente no piensa que estemos ante una crisis de crédito, sino todo lo contrario. “Siempre y cuando los tipos suban y los diferenciales de riesgo se contraigan, no hay problema”. El problema vendría, aclara el asesor, de una situación en la que los niveles altos de tipos supongan un problema para la recuperación económica, pero estamos lejos de ver subidas en los tipos oficiales. “En Europa hay incluso margen para bajadas adicionales”, especifica Bononato.

En cuanto a sus perspectivas sobre inflación, el asesor contesta que: “ni está, ni se la espera. Quizás veamos algunos repuntes durante el año que viene, aunque en principio este hecho debería apoyar subidas adicionales de la renta variable como activo “refugio”.

Cedulas Hipotecarias: Principal activo de renta fija en la cartera

Las valoraciones del año pasado, tras la situación de stress vivida, dejo a los activos, especialmente los de renta fija, en valoraciones que ahora parecen ridículas. Además, se creó una sensación de inseguridad jurídica enorme a comienzos de 2012, derivado de las decisiones políticas que se tomaron, particularmente en España con el cambio de las leyes con efectos retroactivos, como es el caso de los cambios normativos aprobados para llevar a cabo la reestructuración del sistema bancario.

Hechos como este, hicieron que activos como las cédulas hipotecarias, según Bononato, salieran fortalecidas. “Las cedulas cuentan con una garantía superior a la deuda senior o los depósitos bancarios y se llegaran a poner en duda por parte de los principales inversores institucionales extranjeros, principales tenedores de esta clase de activo, generándose una gran cantidad de ventas forzadas, que consiguieron generar a la postre una oportunidad histórica.”

El asesor indica que se trata de un activo muy seguro: “no hablo de la volatilidad que puedes sufrir, en especial si tienes bonos a plazos por encima de los 15 años, como es nuestro caso, sino al riesgo real de sufrir una quita. Con las garantías que cuentan, creo que deberían tener rentabilidades incluso por debajo de la deuda pública, y en algunas emisiones, en especial de cajas, las puedes encontrar bastante por encima.”

“Es cierto que las garantías dependen del emisor y de la calidad de la cartera hipotecaria con la que cuentan, pero incluso en el peor de los casos, comprando estas emisiones a precios de 70-80%, como están actualmente, y siendo la garantía mínima del 125% de cobertura sobre el nominal, no parece que puedan tener muchos problemas. Si vemos sufrir pérdidas en esta clase de activo, lo que menos nos va a importar es cuanto dinero nos queda” destaca el asesor.

“Realmente no tengo claro si a la renta variable se le podrá sacar una media de retorno en torno al 7% para los próximos 15 años, pero en este caso no me cabe ninguna duda, es una cuestión de sumar el cupón cada año”. Para el inversor de largo plazo, como es el caso del fondo Global Allocation, Luis Bononato considera que es una base estable de retorno que además debería equilibrar el riesgo de otras inversiones, como la renta variable.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído